Uniformando la educación para "un cambio tranquilo"

viernes, 13 de noviembre de 2009 ·

Noticias de Gipuzkoa 13/Noviembre/2009
Jon Moñux, Belen Arrondo y Josu Zalbidea STEE-EILAS


Quienes querían hacer un "cambio tranquilo", introduciendo mejoras en el ámbito de la educación, nos han sorprendido estos días. Por fin, el Departamento de Educación ha explicado sus planes. Tras la comparecencia de la consejera de Educación ante los medios de comunicación, ya no queda ninguna duda. Las declaraciones suenan más a aires de reconquista que a búsqueda de consenso, salvo que éste sea con el PP.

Hasta ahora tratábamos de entender la transversalidad que pregonaba el PSE, intentábamos comprender en qué consistía, cómo se podría llegar a acuerdos consensuados en materia de educación, qué tratamiento unificado se debería dar a las lenguas, etc. Todo esto se ha terminado en un abrir y cerrar de ojos, sin posibilidad de discusión.

Es inaceptable la forma en la que se ha actuado. Los agentes educativos, centros y profesionales del sector hemos sabido de estos cambios por los medios de comunicación. No ha habido ninguna relación, reunión, ni debate. ¿Dónde están los planteamientos basados en el consenso y el ofrecimiento para lograr amplios acuerdos? ¿Es éste el nuevo estilo que tantas veces se nos ha repetido? Gobernar a golpe de decreto tiene nombre: autoritarismo. Inevitablemente, nos viene a la mente el despotismo ilustrado de otra época: "Todo para la escuela, pero sin la escuela".

Es inadmisible la acusación dirigida a todas las personas que formamos parte del sistema educativo. Decir que "el sistema educativo practica un sistema de adoctrinamiento nacionalista" es absurdo y carece de sentido. Quizás, quien ha hecho estas declaraciones muestra inconscientemente sus verdaderas intenciones de adoctrinar, es decir, lo que le gustaría.

Una ofensa así es dolorosa, a la vez que tramposa. De una forma u otra nos convierte en personas sospechosas y colaboradoras en una supuesta operación de adoctrinamiento. Y una de dos: o somos tontos porque adoctrinamos sin saberlo, o somos muy perversos y adoctrinamos a niñas, niños y jóvenes aun sabiéndolo.

Ni lo uno ni lo otro; antes que nada somos educadores y profesionales. Cualquier tipo de manipulación, sea de carácter político, religioso o cual fuere, va en contra de nuestros principios y nuestra práctica educativa. Queremos educar a nuestro alumnado como personas libres y críticas. Así hemos actuado hasta ahora y así actuaremos de aquí en adelante, sea el departamento de un color u otro.

Respecto a los contenidos de los nuevos decretos curriculares, queremos comentar algunas cuestiones de carácter general. Para empezar, hemos escuchado perlas como ésta: "Necesitamos un bilingüismo equilibrado". Aunque parezca mentira, nos vemos en la obligación de repetir otra vez una verdad incuestionable. Resulta evidente que en nuestra sociedad el euskera y el castellano no gozan del mismo estatus. Dada la situación diglósica que vive el euskera -siendo el castellano la lengua hegemónica-, quien no prioriza la lengua minorizada, de hecho favorece a la lengua mayoritaria, el castellano. No es exagerado decir que actúa cínicamente quien, en nombre de una supuesta neutralidad, propone en los currículos el mismo tratamiento para las dos lenguas.

Para que el alumnado logre un bilingüismo real, como dice la Ley de la Escuela Pública Vasca, para asegurar el conocimiento de las dos lenguas oficiales que existen en esta comunidad, el euskera necesita un especial impulso en nuestros centros, esto es, un tratamiento prioritario. No está de más recordar los estudios del ISEI-IVEI y los diferentes informes del Consejo Escolar de Euskadi, que reflejan las carencias que muestra nuestro alumnado en la competencia relativa al euskera.

Aunque la mayoría de nuestro alumnado estudie en modelos en euskera, esto no le crea problemas a la hora de llevar a cabo sus estudios. Según el informe PISA, y aunque los resultados deban ser mejorados, nuestros jóvenes están por encima de la media del Estado, incluso en las pruebas realizadas en castellano. Es increíble que los responsables de Educación no quieran ver lo que la mayoría de la sociedad tiene tan claro. Como muestra, en el curso 2009-2010, el 71% de los padres y madres ha elegido el modelo D para sus hijos e hijas, mientras que sólo el 5% ha optado por el modelo A.

Por otra parte, han suprimido en la práctica el término Euskal Herria en los nuevos decretos, pero inútilmente. Querer ocultar la palabra Euskal Herria no va hacer que ésta desaparezca. Querer tapar una realidad no va a cambiar nada. Hay que recordar que en la tradición vasca el término Euskal Herria es más antiguo que el de Eu(z)skadi. Aunque no exista una estructura político-administrativa, Euskal Herria es una realidad lingüística, social, cultural e histórica que aglutina a un pueblo o nación. Y obviamente, como todas las sociedades actuales, la sociedad vasca es plural, compuesta por diversos orígenes e identidades que la enriquecen.

¿Cuál es entonces el problema? ¿Por qué cuando el partido socialista estaba en el Gobierno Vasco, hace 15 años, autorizaba libros de texto donde figuraban mapas de Euskal Herria, con sus descripciones y demás? ¿Quién se obsesiona ahora con la identidad? En nuestra opinión, resulta necesario que el proceso de enseñanza-aprendizaje se desarrolle en la educación en valores, ya que es una cuestión fundamental. Valores que tienen que estar basados en el principio de "todos los derechos humanos para todas las personas". La pluralidad, la convivencia, la igualdad, la solidaridad, el respeto… valores que no sólo deben ser aceptados, sino que deben integrarse en el día a día, tanto en la escuela como en la sociedad. Igualmente, el diálogo sin recurrir al uso de la violencia debe ser la vía de resolución de conflictos.

El reconocimiento y el respeto hacia todas las víctimas originadas por violencias de distinto signo, no debe suponer que las mismas, sólo algunas, deban estar presentes en las aulas. Este es un tema muy complejo (violencia de ETA, violencia de Estado, violencia de género…) y entre todas y todos debemos buscar las formas para orientar este reto de un modo correcto en los centros. Cuando ni tan siquiera la sociedad vasca ha superado esta cuestión, la escuela no puede asumirla de cualquier modo. Por otro lado, ¿no es adoctrinar el hecho de que se nos diga en el nuevo currículo que el concepto de la ciudadanía democrática debe "estar inspirado en la Constitución española y en el Estatuto de Autonomía", cuando se sabe que este es otro tema muy complejo en nuestra sociedad? Y para terminar, querríamos hacerle un ruego a la consejera de Educación. El sistema educativo no merece este alboroto. Necesita menos ruido y más sosiego. Los centros requieren de un clima escolar tranquilo en su día a día, sin zarandeos. Tanto los profesionales de la enseñanza como los demás agentes educativos merecemos más respeto, y los centros educativos más recursos y menos intenciones uniformizadoras.

0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak