Urtarrilaren 2an denok Bilbora!!

lunes, 30 de noviembre de 2009 · 0 comentarios













Urtarrilaren 2an Bilbon Euskal preso politikoen eskubideen alde manifestazioa, idazleen sostengua jaso du


Egun indarrean dagoen espetxe politikak euskal kulturaren zabaltzea eragozteaz gain euskera bera zigortzen du. Euskal presoek pairatzen duten sakabanaketa bihozgabeak euskal gizarte osoari erasoten dio.

Legeak baimentzen ez badu ere, bizi osorako zigorra indarrean dago Espainian euskaldunontzat, nahiz eta presoek gaixotasun larri eta sendaezinak nozitu. Isolamenduak eta jipoiak, komunikazio bortxatuak, leku-aldatze justifikaezinak presook beren jatorrizko inguru sozial eta afektibotik aldendu nahian, eta euskera bera ere jazarria dago, gizabanakakoaren birrinketa helburu duen jazarpen latz horren menpean.

Bada garaia espetxe politika hori behingoz eten dezagun: kultur langileok ezin diogu betebehar horri muzin egin, eta ez diogu egingo...Gizarte ososari luzatu behar zaion deiadarra kultur arlora ere heldu da.

Deiadar honekin bat gatozen euskal idazleok, beraz, “euskal presoak euskal herrira dagozkien eskubideen jabe” datorren urtarrilaren 2an Bilboko kaleetan egingo den manifestazio nazionalean parte hartzera deitu nahi dugu.

Aipaturiko egoera hau amaitzeko, denon elkartasuna eta atxikimendua ezinbestekoa baita....mundu osos bat elkartuko da Bilbon, euskal mundua euskal presoen alde.


La manifestación del 2 de enero en Bilbao recibe el apoyo de escritores vascos

La actual política penitenciaria, además de impedir el acceso a la misma cultura vasca castiga a su nucleo, nuestra lengua..y con ello a todos los vascos. Con la cruel dispersión geográfica que deben padecer presos y familiares es toda la sociedad la que es cruelmente castigada. Incluso por encima de las leyes en vigor, la cadena perpetua es un hecho que se aplica discriminatoriamente a los vascos en el Estado Español, a pesar de sus graves y /o incurables enfermedades.

El aislamiento y las palizas, la violación de las comunicaciones íntimas o los traslados injustificables, no buscan más que alejar al preso de su entorno social y afectivo y, en esa línea, la persecución de la lengua y la cultura vasca, no son sino el corolario de esa crueldad sistemática que no tiene otro objetivo que la destrucción del individuo y sus ideales.

Va siendo hora de acabar con este dislate. Los trabajadores de la cultura no podemos quedar impertérritos ante tamaña y calculada insensatez. Por eso, queremos hacer un llamamiento a toda la sociedad para que se sensibilice y responda.

Es así que ante la llamada a manifestarse en las calles de Bilbao el próximo dos de enero con el lema “Acercamiento de los presos vascos y reparación de sus derechos” los escritores abajo firmantes queremos solidarizarnos tanto con la convocatoria como con la reivindicación que en ella se expresa.

Sabemos que para acabar con esta injusticia todo un mundo deberá reunirse en las calles de Bilbo, y el mundo de la cultura vasca no faltará a esa cita.

Pako Aristi, Joxe Auxtin Arrieta, Joan Mari Irigoein, Antxon Gomez, Josu Iraeta, Rafael Castellano, Abelin Linazisoro, Txillardegi, Juan Ramon Garai, Edorta Agirre, Fito Rodriguez, Joxe Iriarte “Bikila”, Edorta Jimenez, Lucio Urtubi, Iñaki Gil de San Vicente, Iñaki Martinez de San Vicente, Alizia Sturtze, Juan Luis Zabala, Xabier Amuriza, Laura Mintegi, Markos Zapiain, Iñaki Egaña, Asier Serrano, Koldo Alduntzin, Carlo Frabeti, Joxemari Carrere, Alfonso Sastre, Joxe Azurmendi, Oier Guillane, Iñaki Zabaleta, Joxemari Esparza, Edorta Agirre, Ander Iturriotz, Igor Estankona, Castillo Suarez, Ixabel Etxebarria, Gotzon Barandiaran

¿Quién protege a los desprotegidos?

· 1 comentarios

Gara 30 de Noviembre de 2009
Borja Barragué Calvo Investigador de Filosofía del Derecho en la Universidad de Madrid


En un reciente artículo titulado «¿Quién protege a la clase media?», el señor Asier Aranbarri Urzelai, portavoz de EAJ/PNV en las Juntas Generales de Gipuzkoa, sostenía que tanto él como su partido creen «en una sociedad basada en la igualdad de oportunidades» en la que no haya «colas en Cáritas», y cuyo objetivo sea, «entre otras cosas, [que] nuestros mayores tengan la suficiente asistencia domiciliaria, [que] podamos conciliar realmente la vida familiar y la laboral, [que] nuestros hijos e hijas tengan acceso a una formación de calidad o [que] sigamos estando orgullosos de nuestro sistema sanitario público».

Hasta aquí, ningún problema. Todas las personas de izquierdas que sostenemos una concepción igualitaria de la justicia social suscribiríamos sin dificultad los fines sociales que plantea el señor Aranbarri. Las divergencias surgen, empero, con las estrategias que se proponen en su artículo para alcanzar aquellos objetivos. Éstas son de dos tipos: por un lado, una política fiscal orientada a proteger a los «pequeños» ahorradores; y, por otro, medidas de carácter «social» -es una forma de hablar- tendentes a establecer más controles a los colectivos potencialmente receptores de la asistencia pública. Dado que no es el primer artículo que, en el contexto actual de recesión económica y altísimas tasas de desempleo, propone endurecer los requisitos de acceso a las ayudas sociales invocando supuestos motivos de una justicia entendida como igualdad de oportunidades, comenzaré por realizar un par de observaciones sobre esto último.

Es un lugar común en filosofía política sostener que existen, en lo fundamental, dos modelos de bienestar: los modelos basados en el principio del universalismo y los basados en el selectivismo. El universalismo denota una serie de servicios o de beneficios que están disponibles para toda la población porque se juridifican y se ofrecen como auténticos derechos sociales. Un par de ejemplos de ello serían la educación y la sanidad. En cambio, el selectivismo se funda en una idea según la cual los programas y prestaciones solamente están disponibles en función de que exista una necesidad individualizada que debe comprobarse por algún tipo de control o test de recursos, como en la actualidad ocurre, por ejemplo, con los programas autonómicos de rentas mínimas.

Pues bien, si lo que pretendemos es que esa vaporosa clase media reciba servicios públicos acordes con el esfuerzo contributivo realizado y así, y de paso, eludir la quiebra de la legitimidad del Estado con la que amenazaba Joseba Arregi recientemente y sobre la base de similares argumentos, lo razonable sería tratar de convertirla en beneficiaria de prestaciones de las que, por regirse de acuerdo con el principio selectivo, ahora queda excluida. Es de suponer que si la clase media sueca, danesa o noruega se muestra dispuesta a realizar un esfuerzo contributivo aún mayor que la nuestra -y mucho mayor que la norteamericana, por ejemplo-, es porque entienden que la educación pública que reciben sus hijos, la asistencia pública que cuida a sus mayores y la sanidad pública que los atiende a todos justifica aquel esfuerzo. Si, por el contrario, esa misma clase media ha de pagar por la educación de sus hijos, el cuidado de sus mayores y la póliza de salud de todos, entonces, como ocurre en Estados Unidos, a los candidatos a la presidencia se les recomienda usar la palabra «impuestos» si, y sólo si, va acompañada de los términos «bajada de». Y así llegamos al segundo punto.

En lo tocante a las medidas de carácter fiscal, el señor Aranbarri considera «injustos» los «incentivos indiscriminados como los 400 euros», y se pregunta: «¿dónde está la progresividad?». Tengo para mí, aunque sin duda es discutible, que los 400 euros no supondrán un gran incentivo para la economía, digamos, de Emilio Botín. Si nos fijamos, por el contrario, en el caso de un mileurista, supone casi el cincuenta por ciento del sueldo de todo un mes. Ahí es apreciable cierta progresividad. Pero no era esta observación la que me proponía discutir, sino la supresión del Impuesto de Patrimonio, «como una política fiscal que proteja al pequeño ahorrador». Y es que ahora soy yo el que se pregunta, señor Aranbarri, ¿dónde queda la progresividad?

De acuerdo con el artículo 31 de la Constitución Española, «todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad...». Tradicionalmente, la política fiscal se basaba en tres impuestos: uno sobre la renta, otro sobre el patrimonio y un último sobre el valor añadido. Los dos primeros eran progresivos, de modo que a medida que crece la capacidad económica de los sujetos, crece el porcentaje de su riqueza que el Estado le exige en forma de tributos. Pero ocurre que entonces se trataba de gravar más no sólo a los que se iban haciendo más ricos, sino también, y cosa muy importante para quienes, como el señor Aranbarri, creen firmemente en «los valores del esfuerzo, el compromiso, la asunción de riesgos, etc.», a los que ya lo eran. Y es que, en definitiva, cuando nuestro objetivo es alcanzar una sociedad en la que no haya «colas en Cáritas» y que se fundamente en los valores de la justa igualdad de oportunidades y la progresividad fiscal, la solución no puede pasar en ningún caso por endurecer los criterios de acceso a las ayudas públicas y suprimir el Impuesto sobre el Patrimonio -mi intuición me dice que ninguna de estas medidas mejorará sustancialmente la situación de quienes hacen colas en Cáritas-, sino, muy al contrario, por la adopción de políticas que en lo social se orienten a aumentar la cobertura de los servicios y en lo económico se propongan redistribuir los recursos desde los que ganan y tienen más hacia los que ganan y tienen menos. Al menos si lo que nos proponemos es, insisto, mejorar la situación de quienes hacen colas en Cáritas y no en los telesillas de Baqueira Beret.

Nota de la dirección de Gara

· 1 comentarios

Gara 27 de Noviembre de 2009

Ante la insistencia de algunos en señalar y convertir en noticia que GARA se haya negado a publicar un artículo de Joseba Urrosolo y Carmen Gisasola en el que exigen el fin de la lucha armada, queremos transmitir lo siguiente a nuestros lectores:

- Desde su nacimiento, GARA ha tenido un compromiso reconocido con la pluralidad y el debate en su sección de Iritzia.

- GARA no censura a Urrosolo y Gisasola; la prueba es que su anterior carta fue publicada el 16/9/2008.

- El problema se ha suscitado con sus representantes, que llegaron a utilizar incluso la amenaza física para exigir la publicación del artículo. GARA no publicará nada que venga de la mano de la exigencia, el insulto, la coacción y la amenaza por parte de quienes quieren imponer su criterio por encima de cualquier cosa.

- Responsables periodísticos del Grupo Noticias tenían conocimiento de estos hechos, pero algunos de ellos prefirieron obviarlo recogiendo nuestra negativa a su publicación pero no las circunstancias y la motivación de esa decisión

Lucha armada, hablando claro

viernes, 27 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Desde la cárcel de Zuera. Carmen Gisasola y Joseba Urrosolo Sistiaga. Presos políticos vascos.
Esta carta ha sido entregada en los periódicos Berria, Noticias de Gipuzkoa y Gara, negándose este último a publicarla.

Hace cinco años muchos pensábamos que aquel proceso de paz que se iniciaba iba a ser ya el definitivo. Nos equivocamos al pensar que la actitud que algunos aún mantenían en cuanto a la lucha armada y la kale borroka no podrían impedirlo.

Esta vez no puede volver a ocurrir lo mismo. Por eso, ahora que por fin se plantea el debate sobre el cambio de ciclo y de estrategia, conviene recordar que durante el proceso de Loyola, tanto la mayoría de la base social de la Izquierda Abertzale, la mayoría de los presos y hasta la Mesa Nacional de Batasuna, estaban deseando que dicho proceso fuera irreversible. En realidad fueron sólo unos pocos en ETA y otros pocos desde algunos aparatos de la Izquierda Abertzale quienes se empeñaron en seguir con la lucha armada.

Sin poner estas reflexiones encima de la mesa, no se entiende que ahora unos anden empeñados en proponer un cambio de ciclo sabiendo, deseando y planteando en privado que esto sólo será posible sin la lucha armada mientras que los otros siguen manteniendo que van a seguir practicándola. Las dos posturas no sólo son incompatibles sino que están enfrentadas.

En la propuesta de debate se intuye lo que se quiere decir pero no se plantea claramente y el mensaje queda difuso dando pie a que algunos sigan planteando fórmulas que hagan compatible abrir un nuevo proceso con el mantenimiento de la lucha armada. Y esto es imposible.

Hay que hablar claro. Cuando se habla de "cambio de ciclo y de estrategia" se quiere decir, dejar de utilizar la lucha armada y abrir una etapa exclusivamente política. Cuando se habla de "nuevos instrumentos políticos" se está queriendo decir que hay que dejar de utilizar el que ya no sirve: la lucha armada. Cuando se habla de "tomar decisiones de peso y con decisión" se está tratando de decir que hay que tomar la decisión de terminar con la lucha armada. Cuando se está proponiendo que "no hay otras garantías que la acumulación de fuerzas, el cambio de la relación de fuerzas y la construcción nacional" se está planteando que ETA no tendrá ese papel de garante que hasta ahora se suponía.

Cuando se plantean los cuatro pasos a dar hay que decir que no son cuatro pasos sino cinco. Porque falta por mencionar el que se sobreentiende: el primero. Y que es precisamente el fin de la lucha armada el primer paso que hay que plantear, el tema central, la llave que hay que girar para abrir una nueva etapa y empezar a solucionar los problemas.

Por tanto, no se puede seguir planteando vaguedades como que el cambio de ciclo se hará sobre unas bases democráticas previas o que para ello es necesario el compromiso previo de otros sectores políticos. Lo previo, para que otros compartan compromisos a nivel político, es la garantía del fin de la lucha armada. ¿Por qué no se plantea de una vez cómo y cuándo se va a cerrar el ciclo de la lucha armada y abrir una nueva etapa exclusivamente política? Pensamos que eso se tiene que hacer desde ya mismo, conscientes de que se tenía que haber hecho hace años y que dejarlo para más tarde, a unos meses de las elecciones, sonará a electoralismo y no tendrá credibilidad.

Lo deseable sería que ETA decidiera el cierre de la lucha armada, entre otras muchas razones, también porque en torno a la lucha armada se ha fomentado una cultura política, una mentalidad y unas actitudes sectarias, cada día más alejadas de los valores fundacionales de la Izquierda Abertzale y que se hacen insoportables fuera de los ghettos de los "incondicionales".

El problema es que en ETA no ha habido continuidad en los puestos de responsabilidad como ocurría en el IRA; donde la misma gente que comenzó a utilizar la lucha armada en los 60-70, con la experiencia que tenían, fueron los que decidieron y se comprometieron a terminar con la etapa militar y pasar a otra exclusivamente política.

Si en lo que queda de ETA siguen como hasta ahora, es a la Izquierda Abertzale a quien corresponde plantearlo claramente, convenciendo a los que tengan que convencer o imponiéndose de facto. Una situación posible y preferible a que otros sigan imponiéndose y acumulando más frustración porque si el tren por el cambio de ciclo se queda otra vez a medias, el otro, aunque renqueante, destartalado y sin llevar a ninguna parte, seguirá adelante y unos pocos volverán a imponer su criterio a todos los demás.

Pero, dada la situación y lo que se piensa tanto entre los presos como en general en la Izquierda Abertzale, si el tren por el cambio de ciclo sigue adelante con decisión y con la responsabilidad que le corresponde, el otro tren se apartará y se sumará como otro vagón más.

Y si hubiera choque, ocurriría como en Irlanda: la inmensa mayoría de los que han representado la militancia de ETA, de la Izquierda Abertzale y la inmensa mayoría de los presos se posicionaría por el cambio de ciclo y sólo una minoría estaría tentada por continuar como hasta ahora. Algo preferible en todo caso a que sea ésta minoría la que arrastre a todos los demás.

Hay que decir también, que si bien la decisión de lo que queda de ETA de dejar la actividad armada es necesaria, tampoco es suficiente a estas alturas para crear en la sociedad las condiciones, la credibilidad y la ilusión para afrontar una solución acordada. Por tanto, es imprescindible hacer realidad una nueva alternativa de Izquierda Independentista amplia contando con los distintos sectores en los que hoy se siente representada su base social en AB, NaBai, Batasuna, Aralar, EA, ELA, LAB… Llamándoles por su nombre, reconociendo y respetando las diferencias. Ya vale de hablar en abstracto de acumulaciones que no acumulan nada. A partir de ahí, bastaría con que se juntaran de cada sensibilidad política las personas adecuadas que crean en ello. El resto, volver a pasar meses de cháchara entre personas que piensan fundamentalmente lo mismo, es un lujo de aparateros, insoportable en estas circunstancias.

El siguiente paso sería presentar ante la sociedad esa nueva alternativa política, en la cual gente de peso de sensibilidades diferentes ofrecieran la garantía de que ésta vez sí es irreversible. Planteándolo así, sí podría ser creíble y definitivo.

En las cárceles son muchos los presos que piensan como nosotros; a pesar de que unos pocos transmitan otro discurso en los comunicados oficiales en nombre de todos los presos. No es normal que se abra el debate sobre el cambio de ciclo en la calle y que, una vez más, no se cuente con la opinión de los presos, como está ocurriendo en estos momentos. Lo decimos asumiendo que es importante decirlo, porque la gente que lleva tantos años apoyándonos y nuestras familias tienen derecho a saberlo. Y porque no tenemos dudas de que si hubiera habido la posibilidad de posicionarse entre los acuerdos de Loyola o romper aquel proceso, con los datos en la mano y no las versiones interesadas, estaríamos ahora como en Irlanda en una etapa política. Y esto no es politiqueo sino que es demasiado serio.

No representamos más que a nosotros mismos y queremos hacer un llamamiento a esa mayoría amplia de la base social de la Izquierda Abertzale, a todos los que permanecen callados porque hasta ahora era difícil mantener posturas críticas, a que se pronuncien y planteen claramente lo que piensan para que no terminemos dejando a unos pocos que sigan pidiendo más madera y calcinando el propio tren.

Lokarriren konpromisoa finkatzeko bakearen eta akordioaren alde aurrera egiteko aukera

· 1 comentarios


Printzipio bat
Bakea eta bizikidetzaren hobekuntza ahalbidetuko dituzten baldintzak garatzen laguntzea da Lokarri akordioaren eta kontsultaren aldeko herritarren Sarearen eginkizun nagusia.

Arriskuak hartzeko jarrera oinarrizko orientabidea izan da gure jardueran. Horren adibide hoberena da Gernikan egin genuen herri-kontsulta 2008an Auzitegi Konstituzionalak Esuko Jaurlaritzak onarturikoa debekatu zuenean.

Jarrera bat.
Aukerak, oztopoak, aurrerapausoak eta atzerapausoak bata bestearen atzetik gertatzen dira bake prozesu batean. Lokarri sinistuta dago ergainkorragoa dela errealitatean oinarrituriko jarrera itxaropentsua hartzea, zailtasunak begi-bistatik aldendu gabe aukerak baliatzen lagunduko duen jarrera hartzea.

Aukeretarako unea.
Ezker Abertzaleak adierazi du soilik baliabide politikoak eta demokratikoak erabiltzearen alde egingo duela apustu euskal herritarrek askatasunez hartuko dituzten erabakiekiko errespetuan oinarrituriko konponbide prozesu bat garatzeko. Adierazpenak aukera garrantzitsua eskaintzen du azken bake prozesuan zapuztu zen elkarrizketa eta akordioaren aldeko bidean behin betikoz aurrera egiteko.

Itxaropenerako zio honek muga garrantzitsuak ditu aurrez aurre. Lehenik eta behin, ETAren atentatu batek bertan behera utziko luke jarrera honek eskaintzen duen bakerako aukera. Bigarrenik, aurreko porrotek mesfindantza arrastoa utzi dute alderdi eta gizarte eragileengan. Azkenik, Batasunaren ilegalizazioa eta bere buru nagusiek atxiloketak bere proposamenaren garapena oztopatzen dute.

Zehatzago izateko eskaera.
ETAren indarkeria izanik aukeren une honi aurka egiten dion arrisku nagusiena, Batasunak ordezkaturiko Ezker Abertzaleari berariazko eta gaur bertatik indarrean egongo den konpromiso bat eskatzen diogu 1) indarkeriaren erabilerari uko eginez eta 2) indarkeria erabiltzeko edo berau erabiltzeko mehatxuen ahaleginei uko eginez.

Konpromiso honi Sinn Fein alderdiak eginiko atxikimendua, Mitchell Printzipioetan jasoa, momentu erabakigarria izan zen Irlandako bake prozesuan. Gure kasuan, antzeko deklarazio batek konponbide prozesua aurre egiten dabilen oztopo asko mugitzeko gaitasuna du.

Lokarrik ere konpromisoa hartu eta proposamen bat eskaini nahi du
Lokarriren borondatea aukeretarako une honi laguntzeko, Batasunak ordezkatutako Ezker Abertzalearekin lankidetza konpromiso bat hartzean zehazten da, bakea sendotu eta akordio batean bukatuko duen elkarrizketa prozesu bat berrabiarazteko.

1. Lokarrik Ezker Abertzalearekin lan egiteko konpromisoa hartzen du konponbide prozesu batean era aske, baketsu eta demokratikoan adierazitako herri-borondatea erreferentzia bakarra bihurtzeko ahaleginean.

Zentzu honetan Lokarrik proposamen zehatza aurkeztu nahi du herritarrak izan daitezen euskal gizartearen erabakitzeko eskubidearen inguruan elkarrizketa eta akordio prozesua behin betiko bultzatuko dutenak. Horrela, Lokarrik Ezker Abertzaleari tokian tokiko 100 herri-kontsulten antolaketa eta burutzea abian jartzea proposatzen dio, beste eragile politiko, sozial eta sindikalekin batera, euskal gizarteari dagokion etorkizuna erabakitzeko eskubidearen gauzatzearen inguruan.

Epe laburrean garatu daitekeen lehen pauso bat dela deritzo Lokarrik. Euskal gizartearen babes zabal batek alderdi politiko guztiak elkarrizketa prozesu batera bultzatuko lituzke, erabakitzeko eskubidearen gauzatzea ordenamendu juridikoan barneratuko lukeen akordio batekin amaituz.

2 Lokarrik Ezker Abertzalearekin lan egiteko konpromisoa hartzen du nazioarteko instantzia eta erakundeetan beren legez kanpoko egoera eta bazterketa politikoa salatzeko babesaren bilaketan.

El compromiso de Lokarri para afianzar las oportunidades de avanzar hacia la paz y el acuerdo

Un principio.
Lokarri, red ciudadana por el acuerdo y la consulta, tiene como función principal contribuir a que se den las condiciones que hagan posible la paz y la mejora de la convivencia. La disposición a asumir riesgos han sido una orientación fundamental en nuestro trabajo. Su mejor exponente fue la celebración de una consulta popular en Gernika cuando se confirmó la prohibición del Tribunal Constitucional de la aprobada por el Parlamento Vasco en 2008.

Una actitud.
Las oportunidades, los obstáculos, los avances y retrocesos se suceden constantemente en un proceso hacia la paz. El dilema reside en afrontar este proceso subrayando lo positivo o dejándose arrastrar por lo negativo. Lokarri considera que es más eficaz adoptar una posición de esperanza realista, que contribuya a aprovechar las oportunidades sin perder de vista las dificultades.

Un momento de oportunidades.
La Izquierda Abertzale ha manifestado su apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas para desarrollar un proceso de solución basado en el respeto a las decisiones que libremente adopte la ciudadanía vasca. Representa una gran oportunidad para avanzar de manera definitiva por el camino del diálogo y el acuerdo que se frustró en el último proceso de paz.

Este motivo para la esperanza se enfrenta a importantes limitaciones. En primer lugar, un atentado de ETA puede abortar la posibilidad para la paz que representa esta disposición. En segundo lugar, los fracasos anteriores han dejado un poso de desconfianza en partidos y agentes sociales. Finalmente, la ilegalización de Batasuna y el encarcelamiento de sus principales líderes entorpecen el desarrollo de su propuesta.

Una petición de concreción.
Siendo la violencia de ETA uno de los principales riesgos a los que se enfrenta este momento de oportunidades, pedimos a la Izquierda Abertzale representada por Batasuna un compromiso expreso y vigente desde hoy mismo 1) con la renuncia al uso de la violencia y 2) con oponerse a cualquier intento de utilizarla, o amenazar con su uso.

La adhesión a este mismo compromiso, recogido en los Principios Mitchell, por parte del Sinn Fein fue un momento crucial y decisivo en el proceso de paz de Irlanda. En nuestro caso, una declaración semejante tiene la capacidad de remover muchos de los obstáculos
a los que se enfrenta el proceso de soluciones.

Lokarri también se compromete y presenta una propuesta concreta.
La voluntad de Lokarri de contribuir a este tiempo de oportunidades se concreta en un compromiso de colaboración con la Izquierda Abertzale representada por Batasuna, cuyo objetivo es afianzar la paz y retomar un proceso de diálogo que culmine en un acuerdo:

1. Lokarri se compromete a colaborar con la Izquierda Abertzale en el esfuerzo por garantizar que la voluntad popular de la ciudadanía vasca expresada libre, pacífica y democráticamente sea la única referencia de un proceso de solución.
En este sentido, Lokarri quiere presentar una propuesta concreta para que sea la propia ciudadanía quien impulse definitivamente un proceso de diálogo y acuerdo sobre el ejercicio del derecho a decidir de la sociedad vasca. Así, Lokarri propone a la Izquierda Abertzale poner en marcha, junto a otros agentes políticos, sociales y sindicales, la organización y celebración de 100 consultas populares locales en las que se pregunte a la ciudadanía sobre el ejercicio del derecho a decidir su futuro que corresponde a la sociedad vasca.

Lokarri considera que es un primer paso que puede desarrollarse a corto plazo. Contando con un apoyo amplio de la ciudadanía vasca, empujaría a todos los partidos políticos a iniciar un proceso de diálogo que finalice con un acuerdo que incorpore al ordenamiento jurídico el ejercicio efectivo del derecho a decidir.

2. Lokarri se compromete a colaborar con la Izquierda Abertzale en la búsqueda de apoyos para denunciar en instancias y organismos internacionales su situación de ilegalidad y exclusión política.
2009ko azaroak 28

La Izquierda, además de predicar debe dar ejemplo

· 0 comentarios

Entrevista a Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda
La presente entrevista fue realizada por el diario turco Birgün y publicada el pasado 12 de octubre de 2009

REBELIÓN. Andrés Mourenza / L. Dogan Tilic. Birgün
En Turquía no se conoce mucho la experiencia de Marinaleda, pero la gente de izquierda que ha conocido el ejemplo de su pueblo a través de los artículos del New York Times (EEUU) y Birgün (Turquía) ha quedado impresionada. ¿Podría contarnos cómo empezó todo?
En torno al problema del paro de esta zona de Andalucía, (Sierra Sur de Sevilla), que es un paro estructural, organizamos a los trabajadores a través de asamblea y alrededor de un sindicato, el SOC (Sindicato de Obreros del Campo), y planteamos la necesidad de una reforma agraria en Andalucía, ya que el 2% de los propietarios poseen el 50% de la tierra cultivable.
Por otra parte, políticamente nos organizamos en la CUT (Colectivo Unitaria de Trabajadores) y nos presentamos a las elecciones municipales, obteniendo mayoría absoluta en los comicios del año 1979, mayoría que seguimos manteniendo hasta la fecha.
Con esta organización política y sindical entendemos que la lucha por el empleo y la tierra son fundamentales desde la participación activa del pueblo.

¿Cuáles fueron los principales problemas a los que tuvieron que enfrentarse entonces para la construcción de este modelo de administración municipal: trabajo, tierras, vivienda...? ¿Cómo los resolvieron?
El primer problema fue romper con el viejo esquema político de la dictadura de Franco, que no concebía a los Ayuntamientos como instrumentos de lucha, prestación de servicios y solidaridad, sino como vigilantes del poder central.
El segundo problema fue el del paro, que en el mundo rural y en nuestro pueblo llegaba hasta el 70% de la población activa. Fue por eso por lo que desde un principio emprendimos la lucha para obtener el medio de producción, la tierra, para conseguir ese empleo tan necesario.
En tercer lugar necesitábamos la participación del vecindario y no fue una tarea fácil, sobre todo por la negativa de los ho mbres a que las mujeres pudieran participar.
Cuarto, la hostilidad de la extrema derecha y de los terratenientes hacia nuestros planes.
Resolvimos los problemas mediante la constancia y la lucha frente a los gobiernos y la burguesía terrateniente, que en nuestro pueblo estaba representada por el Duque del Infantado, quine posee 17.000 hectáreas en Andalucía.

¿Cómo consiguieron que la gente se implicara y participase en la administración de Marinaleda?
Alrededor del problema principal, el paro. Fue en torno a este problema como se organizaron las primeras asambleas y las primeras movilizaciones.
El sistema asambleario se extendió al terreno político y por esa razón los presupuestos del Ayuntamiento se hicieron públicos, participaron los vecinos y se organizaron asambleas en los diferentes barrios en función de los problemas que había en cada uno de ellos.

¿Podría comentarnos algo más sobre su programa de vivienda y sobre los " ;Domingos Rojos"?
Pensamos que la vivienda debe ser un derecho universal como la educación y la sanidad y que sería necesaria una nueva ley del suelo a nivel nacional e internacional para que el suelo para la primera vivienda fuera público y no se pudiera especualar con él.
Partimos de esta filosofía para hacernos con suelo público en los alrededores de Marinaleda que recalificábamos como urbano y después se lo cedíamos gratuitamente a los jóvenes que querían hacerse su vivienda, también les facilitábamos los materiales y los albañiles. Así hemos construido más de 300 viviendas de 3 habitaciones y 100 m. de patio.
Los "Domingos Rojos" son días de trabajo gratuito en bien de la comunidad. Pretendemos que los trabajadores entiendan que pueden hacerse tareas por otros motivos y valores que no sean el dinero; también representan una manera concreta de convivencia y solidaridad con la comunidad en la que habitamos.
En esos días de trabajo comunitario suelen hacerse trabajos de limpieza, terminación de calles u otras obras menores.

¿Cómo es posible que Marinaleda pueda dar empleo a todos sus habitantes, mientras en el resto de España el paro llega hasta casi al 20%?
Pensamos que para llegar al pleno empleo, en cualquier sociedad, es necesario que los medios de producción estén controlados por la comunidad que crea la riqueza a través de su trabajo. Todas las constituciones y la declaración de los derechos humanos hablan de este derecho, pero desgraciadamente hay 1.300 millones de parados en el planeta. La razón es muy sencilla, el sistema capitalista piensa y organiza la sociedad en función del beneficio de unos pocos a costa de la miseria y el paro de muchos.
En Marinaleda, mediante la lucha, hemos conseguido 1.200 hectáreas de tierra arrebatadas al Duque, hemos creado una industria agroalimentaria y procuramos hacer obras públicas para cubrir el paro en otros sectores productivos com o la construcción.
En definitiva, sólo desde una economía solidaria es posible el pleno empleo.

¿Cuál es el secreto para que un alcalde de izquierdas sea elegido una y otra vez?
Yo creo que la izquierda además de predicar debe dar ejemplo. Cuando ocupan un puesto de responsabilidad, los dirigentes de la izquierda deben vivir igual que los ciudadanos a quienes representan. Deben ser los primeros a la hora de la lucha y los últimos a la hora de los beneficios.
Creo que el propio ejemplo es la mejor propaganda.

¿Marinaleda se podría definir como un “modelo socialista” para la administración municipal? ¿Cuáles son las características básicas de ese modelo?
Creo que este modelo municipal, como tú dices, podría definirse como socialista, pues lo que pretende es que todas las personas alcancen todos los derechos, empezando por las más necesitadas.
Las características esenciales son:
· La lucha continua para alcanza r los derechos que reclamamos
· La participación activa lo más amplia posible del vecindario
· Entender la vivienda y el empleo como derechos
· Promover la igualdad entre dirigentes y dirigidos
· Soñar e intentar que nuestros sueños se conviertan en realidades

¿Qué opina de los que hasta ahora decían que el capitalismo se había convertido en el único sistema político y económico posible para toda la humanidad?
Que se equivocaban. El sistema capitalista es un sistema que se basa en la explotación del hombre por el hombre, en la desigualdad creciente entre las personas y los territorios, y que además necesita la violencia y la guerra para mantener el privilegio desvergonzado de una minoría ridícula a nivel nacional e internacional.
Creo que el capitalismo es paro, violencia, guerra, hambre, desigualdad... por lo que tenemos la necesidad de construir otro sistema que piense en el ser humano y sus necesidades. Ahora, con esta crisis y la caída del mercado como un dios omnipotente e infalible, aparece una magnífica oportunidad para reclamar el papel del Estado y la empresa pública en la economía con un criterio solidario y de respeto absoluto a los derechos humanos.

Hemos leído en el artículo de New York Times que la experiencia de Marinaleda es una respuesta a la locura del capitalismo, ¿es posible que haya ejemplos de un modo de vida socialista dentro del sistema capitalista?
Es muy difícil, pero no imposible. Sabemos que esta experiencia alternativa al capitalismo siempre está amenazada de muerte y que al primer error o debilidad de nuestra comunidad nos aplastarán sin contemplaciones. Por otra parte, la izquierda tenemos la obligación de intentar demostrar aquí y en sitios concretos el modelo de sociedad que queremos para pasado mañana, aun sabiendo que nadamos contracorriente y que nos pondrán infinidad de zancadillas.
El inten to merece la pena y no hay que perder la perspectiva de que hay que suvertir el capitalismo a nivel planetario.

Dentro de Marinaleda también hay algunas voces que critican que usted se ha convertido en un patrón, a su manera, que actúa duramente contra sus oponentes. ¿Qué opina de estas críticas?
Si no hubiera oposición, esto sería el paraíso. No lo hacemos todo perfectamente, cometemos errores, como seres humanos que somos, pero creemos que trabajamos en función de la democracia económica y política que es la verdadera democracia, pues sin igualdad, la libertad y la democracia son mentiras.

¿Ha oído hablar de los movimientos sociales y las experiencias socialistas de Turquía, como la localidad autogestionada de Fatsa entre 1979 y 1980? (posteriormente fue intervenida por el ejército tras el golpe de Estado de 1980)
No tenía conocimiento de que se hizo en Fatsa entre el 79 y el 80, pero de los militares no me extraña nada, en cualquier pa rte del mundo, y hay desgraciadamente demasiados casos, no sólo pueblos pequeños, sino países que han intentado el socialismo, como en Chile del que ahora se cumple aniversario, que fueron aplastados sin contemplaciones.
La burguesía, es una clase social antidemocrática y descaradamente terrorista.

¿Estaría dispuesto el Ayuntamiento de Marinaleda a hermanarse o establecer algún tipo de colaboración con las localidades socialistas de Turquía?
Por supuesto que sí, desde este momento me pongo a su disposición, personalmente y en representación del pueblo del que soy alcalde

Nagore culpable

· 0 comentarios

Lunes lilas. Isabel Alba. Escritora
Acaba de ser juzgada y condenada en la audiencia de Pamplona Nagore Laffage, una joven estudiante de Enfermería de veinte años.

El delito que había cometido y del que la considera culpable un jurado popular formado por seis mujeres y tres hombres fue el de ejercer su derecho a vivir en libertad, a ser respetada como mujer y a decir si o no a los hombres sin miedo.

Nagore no pudo defenderse de los cargos que se le imputaban porque su víctima, Jose Diego Yllanes, un psiquiatra de 27 años que trabajaba en el mismo lugar donde Nagore hacía sus prácticas, obcecado por la actitud beligerante de Nagore a la hora de hacer ejercicio de su derecho a vivir en una sociedad igualitaria y justa, se sintió amenazado e impelido a golpearla salvajemente y después estrangularla con una sola mano.

Por todos estos hechos delictivos, el jurado sentó en el banquillo a Nagore e hizo recaer sobre ella la responsabilidad de su muerte, porque, sin duda, Nagore estaría viva si no se hubiera ido con José Diego Yllanes, al que solo conocía de vista del trabajo, confiando en disfrutar sanamente de su compañía en una noche de San Fermines, con la pasión y alegría de vivir propias de su edad; porque, sin duda, Nagore estaría viva si no hubiera besado en el ascensor a Jose Diego Yllanes confiando en que un hombre de aproximadamente su edad, que había tenido todas las oportunidades en la vida para ser una persona decente, un médico del hospital en el que trabajaba, iba a entender sus besos como lo que eran, ganas de pasarlo bien juntos, jóvenes e iguales, y no que podían ser interpretados como el deseo de una "relación apasionada" que consistía en "quitarle la ropa de forma brusca, rompiendo la trabilla del pantalón, un tirante del sujetador y el tanga por tres sitios"; porque, sin duda, Nagore estaría viva si no se hubiera sentido por ello agredida sexualmente, vejada por la actitud violenta de Jose Diego Yllanes, y si hubiera acatado con docilidad sus deseos en lugar de resistirse y ejercer su derecho a decir no; porque, sin duda, Nagore estaría viva si no hubiera esperado ingenuamente que Jose Diego Yllanes, un hombre joven, médico, con una educación privilegiada, respetaría su decisión en lugar de sentirse amenazado pues, ella, Nagore, "podría destruir su carrera y denunciarle"; porque, sin duda, Nagore estaría viva si Jose Diego Yllanes no se hubiera visto impelido a reaccionar "tapándole la boca para evitar que gritara y a golpearla de manera deliberada y repetidamente en diversas partes del cuerpo"; porque, sin duda, Nagore estaría viva si se hubiera dejado golpear en silencio y no hubiera tenido la desfachatez de intentar defenderse y arañar a Jose Diego Yllanes; porque, sin duda, Nagore estaría viva si no se hubiera rebelado frente a una situación a todas luces injusta y su rebeldía no hubiera obcecado hasta tal punto a Jose Diego Yllanes como para que "presionara con su mano el cuello de Nagore, produciéndole la asfixia y la muerte", ni como para que, después, intentara trocear su cadaver, le cortara un dedo, introdujera su cuerpo en bolsas, limpiara el piso, cogiera el coche de su padre y arrojara el cuerpo de Nagore en un paraje cercano a Pamplona.

Por cometer todos estos delitos, Nagore acaba de ser juzgada y condenada por un una parte de un jurado popular que, pasando por alto las pruebas presentadas por la policía foral y los médicos forenses y las declaraciones de los testigos dio crédito a la versión de Jose Diego Yllanes y consideró que su muerte no había sido un asesinato sino un homicidio con atenuantes. Nagore murió por segunda vez cuando por segunda vez se le negó, ahora con una sentencia legal, su derecho, el de todas las mujeres, a vivir libres e iguales a los hombres, a ser respetadas y a poder decir si o no sin miedo.

Con Nagore, nos sientan a todas en el banquillo. Muchos tertulianos, y también tertulianas, ya lo han manifestado en televisión y radio : "La muerte de Nagore debe servir para enseñar a las mujeres a ser más prudentes". La responsabilidad, recae, una vez más, sobre nosotras. Las mujeres debemos vivir con miedo y educar en el miedo a nuestras hijas para que no las maten, porque si las matan será culpa de ellas y de nosotras, por su actitud y la nuestra, por su aspecto o por su comportamiento y su muerte no será un asesinato, tan solo "un hecho trágico", como definió la de Nagore el abogado de Jose Diego Yllanes, ilustre penalista de la universidad de Navarra. Pero si de verdad las mujeres podemos aprender algo de la muerte de Nagore y de este lamentable e injusto juicio es que tenemos la responsabilidad de ser tan prudentes como para enseñar a nuestras hijas no a vivir atemorizadas sino a luchar por sus derechos, a luchar por ser libres e iguales a los hombres y poder disfrutar del sexo y del amor sin miedo; a luchar por no tener que morir por ello, como Nagore.

Látigo para Cuba, bálsamo para el Magreb

viernes, 20 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Ignacio Cembrero EL PAÍS 17/11/2009
Europa y en especial España y el PSOE actúan con una doble vara de medir en materia de derechos humanos. En América Latina los defienden. En el Magreb les dan la espalda

Cuba tiene hoy en día 58 presos de conciencia. La Unión Europea no le brinda ningún tipo de cooperación y le aplicó incluso, en 2003, unas sanciones inspiradas en una posición común que la diplomacia española desea suavizar cuando, el año próximo, ejerza la presidencia europea. Esa posición estipula que la mejora de la relación con Europa está supeditada a los progresos de Cuba en materia de derechos humanos.

Túnez posee, según la ONG Human Rights Watch, cerca de 800 presos condenados, en su mayoría, por "acciones que responden a motivos políticos" consistentes en preparar viajes a Irak o descargarse vídeos yihadistas, pero no cometieron actos violentos. Túnez es, junto con Marruecos, el socio norteafricano más mimado por la UE. Fue el primero en firmar un acuerdo de asociación, en 1996, y ahora negocia el llamado estatuto avanzado que supone un salto cualitativo.

¿No se puede comprar a Cuba con Túnez porque los reos cubanos son pacíficos mientras que los tunecinos son proclives al terrorismo? Retrotraigamos entonces a 1996 cuando Túnez fue premiado por la UE con el primer acuerdo de asociación. Aquel año había algo más de 400 presos de conciencia en la isla y cerca de 2.000 en el país magrebí. Éstos últimos eran entonces, en su mayoría, militantes de Ennahda (Renacimiento), un movimiento islamista no violento equiparable al marroquí Partido de la Justicia y del Desarrollo, a los que había que añadir un puñado de izquierdistas.

¿Sigue sin ser válida la comparación entre Cuba y Túnez porque, pese a todo, aquellos barbudos encarcelados no eran demócratas? Cotejemos otros episodios recientes en ambos continentes como los golpes de Estado. El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, elegido democrá-ticamente, fue derrocado el 28 de junio y tres días después España y Francia retiraban a sus embajadores arrastrando a toda la UE que, el 20 de julio, anunció la suspensión de su cooperación con el país centroamericano.

El 6 de agosto de 2008 un pronunciamiento militar derrocó en Mauritania al presidente Sidi Ould Cheikh Abdellahi , que acababa de regresar de una visita oficial a España. Había sido elegido por sufragio universal 17 meses antes al término de una transición democrática ejemplar. El Gobierno español condenó el golpe, pero el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se apresuró en declarar que España mantendría "el mejor nivel de relaciones" con Mauritania.

La Unión Africana sancionó a la Junta Militar mauritana, la Administración de George Bush hizo otro tanto y cuando Barack Obama asumió la presidencia apretó aún más las tuercas. EE UU no sólo suspendió la cooperación y la ayuda militar sino que prohibió la entrada en su territorio a los militares golpistas y a los que les apoyaban activamente. Quería preservar la única democracia norteafricana. Washington "sigue proporcionando un apoyo moral y político al presidente democráticamente elegido", reiteraba, en mayo, un comunicado de la embajada estadounidense en Nuakchot. Hasta la pequeña oposición islamista alabó entonces a EE UU.

La UE amenazó con castigar a la Junta, pero no llegó a hacerlo en parte porque Francia y España lo evitaron. Moratinos descartó en el Senado, en octubre de 2008, que España sancionase por su cuenta a los golpistas. Su embajada en Nuakchot fue incluso la que más fácilmente les concedió visados Schengen para viajar a Europa.

Éste y otros muchos ejemplos demuestran la doble vara de las antiguas potencias coloniales europeas, y de la UE en su conjunto, cuando se trata de defender la democracia y los derechos humanos en Latinoamérica y en el Magreb. En la primera región a algunos les puede parecer insuficiente; en la segunda es inexistente.

En la Europa comunitaria sólo dos países muestran gran sensibilidad por el Magreb. El primero es Francia y el segundo es España cuya diplomacia es más activa en la región que la de Italia. Prueba de ello es que de España surgió la idea de la Conferencia Euromediterránea de Barcelona en 1995, y de Francia, la Unión Mediterránea en 2008. A veces surgen piques entre ambas potencias, pero en general trabajan codo con codo sobre todo cuando hay que defender a los amigos magrebíes de las críticas. Los acuerdos de asociación entre la UE y sus socios mediterráneos incluyen una cláusula sobre derechos humanos que los europeos ni siquiera han esgrimido para obtener avances.

Para los miembros escandinavos de la UE y para Irlanda, el Magreb no es prioritario, pero se muestran con frecuencia preocupados por los abusos en materia de derechos humanos. Suecia pidió, por ejemplo, en la reunión preparatoria del Consejo de Asociación de la UE con Marruecos, en noviembre de 2005, que se censurase a Rabat por la falta de libertad de prensa, pero españoles y franceses se empeñaron a fondo, y con éxito, en borrar cualquier crítica del texto común.

Por sorprendente que parezca la España socialista es aún algo más timorata que la Francia del derechista Nicolas Sarkozy a la hora de hacer gestos en apoyo de los demócratas. Los ejemplos abundan. A finales de agosto de 2008 la Junta Militar mauritana nombró un nuevo Gobierno y París lo tachó de ilegítimo en un comunicado. Madrid guardó silencio. Cuando, en agosto pasado, el diario Le Monde fue, por primera vez este año, prohibido en Marruecos, París lo lamentó por boca del portavoz de Exteriores. Cuando dos meses después EL PAÍS fue vetado en Marruecos, las autoridades españolas permanecieron calladas. Tras las elecciones presidenciales amañadas de octubre en Túnez, ese mismo portavoz expresó, con muchos matices, la "preocupación" de Francia por la situación que atraviesan periodistas y defensores de los derechos humanos. Tampoco hubo esta vez comentarios de Madrid.

España ha tenido incluso gestos desalentadores. Así lo interpretó la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) cuando, por ejemplo, el Consejo de Ministros otorgó, en enero de 2005, la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica a los generales Hamidu Laanigri, ex jefe de la policía secreta, y Hosni Bensliman, que manda la Gendarmería . Ambos figuran en el pelotón de cabeza de una lista elaborada por la AMDH con los nombres de los presuntos responsables de los abusos cometidos durante los "años de plomo" (1956-1990). Desde 2007 un juez instructor francés reclama, en vano, a Bensliman al que quiere interrogar con relación al secuestro y asesinato, en 1965 en París, del opositor marroquí Mehdi Ben Barka.

El Gobierno español es contemporizador y el PSOE también. Lo es incluso comparado con sus correligionarios franceses. La secretaría de relaciones internacionales del PS francés condenó con comunicados la primera oleada de represión contra la prensa, en 2000, del reinado de Mohamed VI. En octubre pasado hizo otro tanto con la segunda gran oleada. Entremedias, en 2005, también reprobó el aplastamiento de la revuelta saharaui. La secretaría del PSOE permaneció muda y eso que España ostenta aún, según la doctrina de la asesoría jurídica de la ONU , la soberanía e incluso la administración del Sáhara Occidental aunque no la pueda ejercer. En esto el PP de Mariano Rajoy actúa en plena sintonía con sus adversarios socialistas.

Desconciertan tantas cautelas por parte de un presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que en junio de 2008 afirmó en un discurso dedicado a la política exterior: "(...) quiero que mi Gobierno hable con el lenguaje de los derechos humanos ante todos los retos de hoy y en todas las regiones del mundo". Seis meses después el Consejo de Ministros aprobaba el Plan General de Derechos Humanos que recalca: "La promoción de los derechos humanos en todo el mundo es objetivo prioritario del Gobierno y atraviesa todas las actuaciones de España".

El desfase entre el discurso y la práctica de las democracias del sur de Europa decepciona. Recuerdo la desazón de Alí Lmrabet y Aboubakr Jamai tras entrevistarse en Madrid, en enero de 2000, con Trinidad Jiménez, entonces secretaria de relaciones internacionales del PSOE. Les dio palabras de ánimo, pero rehusó condenar públicamente el cierre de sus tres semanarios en Marruecos (Demain, Le Journal y As Sahifa).

Francia, que se presenta a sí misma como la patria de los derechos humanos, irrita. "Aunque son minorías, observo que Francia suscita enemistades entre intelectuales, opositores y jóvenes en Túnez como en Argelia", afirma Florence Beaugé, la periodista de Le Monde expulsada en octubre de Túnez. "Francia es vista como cínica", prosigue. "Nuestro crédito disminuye dramáticamente cada día". "No será fácil recuperarlo". "El candidato Sarkozy no estaba obligado, hace tres años, a proclamar que los derechos humanos serían el eje su política exterior". "Callarse hubiese sido, por su parte, más decente y más prudente".

La Alianza de Civilizaciones, lanzada en 2004 por el presidente del Gobierno español, antepone la estabilidad del mundo árabe y, de paso, la lucha contra el terrorismo a las buenas intenciones proclamadas por Zapatero en sus discursos. En el fondo esa alianza consiste, en muchos casos, en estrechar lazos con unos regímenes dictatoriales que son, en buena medida, los causantes de la radicalización de la juventud.

"¿Qué es a largo plazo lo más rentable para Europa?", se preguntaba recientemente el médico Moncef Marzouki, célebre exiliado tunecino. "¿Tener enfrente a regímenes democráticos, aunque incluyan elementos islamistas, u oligarquías militares y policíacas corruptas y violentas en guerra civil, declarada o larvada, con sus pueblos?", añadía. A juzgar por su política, España y Francia han elegido la primera opción, pero quizá sólo piensen en el corto plazo. En el largo plazo es probable que en las cárceles tunecinas y en las de otros países norteafricanos no haya, sobre todo, aprendices de terrorista. Habrá entonces, detrás de los barrotes, auténticos terroristas y otros muchos estarán en libertad y pegando tiros.

Entrevista a Aminatu Haidar

· 0 comentarios

Aminatu Haidar nunca se imaginó que su periplo de un mes por el extranjero para recoger el Premio Coraje Civil 2009 en Estados Unidos fuese a terminar con una huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote.

Conocida como la 'Gandhi saharaui' por su resistencia pacífica en el Sáhara occidental, esta mujer valiente dosifica sus palabras y sus fuerzas porque sabe que las va a necesitar para aguantar el ayuno. Firme defensora del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, muestra su decepción con la política del Gobierno de Zapatero con respecto a la antigua colonia española.

P.- ¿Cómo se encuentra en su tercer día de huelga de hambre en protesta para pedir su regreso a El Aaiún?

R.- Padezco dolores de estómago. También tengo la garganta irritada porque paso la noche en el exterior del aeropuerto y hace frío. Pero estoy bien de ánimo por todo el apoyo que he recibido.

P.- Usted considera que el Ejecutivo español es culpable de su situación. ¿Qué le diría al ministro Moratinos que hoy se entrevista con su homólogo marroquí Taib Fasi Fihri?

R.- El Gobierno español debe rectificar y revisar su actitud porque me ha traído aquí en contra de mi voluntad. El día 20 de Noviembre es el Día Mundial de la Infancia y yo tengo dos hijos que me están esperando en el Sáhara y quieren abrazarme. Tengo derecho a volver, a vivir tranquilamente en mi patria y a defender mis opiniones.

P.- ¿Está el Gobierno marroquí endureciendo su política represiva contra el pueblo saharaui?

R.- Desde hace dos meses, Marruecos está redoblando la represión. Un ejemplo es el caso de los siete activistas saharauis que están detenidos en el aeropuerto de Casablanca y van a tener que comparecer ante un tribunal militar.

P.- ¿Cómo califica la política de España con respecto al Sáhara occidental?

R.- El silencio de España es inaceptable y lo siento mucho porque debería ser el primer país que tendría que defender el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y asumir sus responsabilidades. El Gobierno de Zapatero está haciendo seguidismo del de Marruecos. ¿Por qué España no habla de la violación de los Derechos Humanos cometidos contra los saharauis, que en su mayoría son españoles o hijos de españoles?

P.- ¿Por qué critica al Gobierno si ha permitido que entrase en el país con su tarjeta de residencia y sin el pasaporte, tras ser expulsada por Marruecos?

R.- Para mí, eso ha sido un secuestro. España está cometiendo una violación de los Derechos Humanos. Yo agradezco mucho al Gobierno que me haya dado una tarjeta de residencia por motivos humanitarios. Me la concedieron porque necesito asistencia médica y para no tener problemas con el visado. Pero nunca pensé que la tarjeta de residencia fuese a ser una condena para mí y fuese a servir para hacer un favor a Marruecos. Ha sido juego sucio. España es parte importante del problema. Han facilitado mi expulsión y mi secuestro y ahora deben facilitar mi regreso.

P.- ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar?

R.- Hasta que España me devuelva a El Aaiún. Estoy dispuesta a llegar hasta la muerte.

Más información:

Amnistía Internacional

Por la boca muere el pez

jueves, 19 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Joxe Iriarte, Bikila

Decía un clásico, que las personas (y las organizaciones) tienen que ser juzgadas por lo que hacen no por lo que dicen. Viene esto a cuento porque, en los últimos tiempos no hay noticia donde no salte a la vista justo lo contrario.

Desde todo tipo de instituciones se nos traslada la idea de que la participación ciudadana es la quintaesencia de la democracia. La diputación de Gipuzkoa ha organizado cursos por diferentes pueblos de la provincia gastándose un pastón con dicho tema. Pero hacen justo lo contrario. Mucha cancha mediática en temas marginales, y cierre total en torno a los temas estratégicos claves. AHT-TAV, Súper Puerto, Incineradoras, Plantas productoras de Energía, Red de carreteras; Impuestos, Orden publico, etc. Recuerdo que el anterior Gobierno Vasco, mientras exigía (a mi juicio, “con todo derecho”) al Gobierno central que se respetase el “derecho a decidir” del pueblo vasco, se aliaba con su máximo representante – y negador en lo tocante a lo anterior- en vascongadas para prohibir a varios municipios el derecho a opinar y decidir sobre el TAV.

Los gestores-políticos y los empresarios, se llenan la boca con conceptos como desarrollo sostenible, responder al cambio climático, etc., cuando en la en la práctica (incluso en los negocios ligados al llamado capitalismo verde) hacen todo lo contrario. Sus proyectos son insostenibles, acumulativos (lo alternativo es un añadido y no algo sustitutivo), siendo una pequeña prueba los temas anteriormente mencionados, sin olvidar la ofensiva cada día mas agresiva para colarnos la industria nuclear por la puerta trasera del efecto invernadero. ¿Y Que decir del dinero empleado en el reflotamiento de la industria automovilística necesitada de una draconiana reconversión? Se lo aconsejo Michel Moore a Obama: ¿Si durante la II Guerra Mundial la General Motors fue capaz de trasformar la producción de automóviles por tanques y cañones, porque no se cambia ahora y se producen trenes y autobuses para el servicio publico?

Hablan de solidaridad a la hora de afrontar la las crisis, de impulsar nuevos valores (incluso lo hay quienes hablan de un capitalismo ético, ¿cabe mayor sinsentido?) pero una vez que pasados los primeros agobios se esta comprobando que todo es mentira. Se privatizaron los beneficios y ahora se socializan las perdidas, y los bancos vuelven a ganar (aunque sea algo menos que antes) los ejecutivos a aumentar sus dividendos, a blindar sus contratos a la vez que se flexibilizan plantillas y el paro se expande como reguero de pólvora. ¿Y los impuestos? ¿Por qué no paga quien más tiene? Mis ojos y oídos no daban crédito viendo por la tele al Astizaran (quien tras su ruinoso y desastroso paso por la Real, se aposento en la Federación española para seguir chupando del bote) cotejando la posibilidad de medidas de fuerza de los clubes si se los impuestos de las superestrellas se homologan con otros países europeos.

Hablan de intervenciones humanitarias cuando en realidad se refieren a guerras y como tales, inhumanas. Y dan el Novel de la Paz a Obama (no es la primera vez) al presidente y a la vez comandante en jefe del ejercito del mayor y agresivo imperio que actualmente existe, y solo, porque es algo menos salvaje que el anterior.

Se celebra a bombo y platillo el 20 aniversarios de la caída de un muro (el de Berlín) con asistentes de honor como Hilary Clinton, responsables de levantarlos (frontera USA-Mexico, Palestina, Ceuta y Melilla por poner unos ejemplos) y extenderlos a lo largo y ancho de todo el mundo, produciendo injusticias y calamidades de todo tipo. Y encima, dan el saque de honor a Lech Walesa, el ex-sindicalista que llego a presidente de un gobierno, traicionando sus orígenes obreros e impulsando el neoliberalismo más salvaje. Pocas veces, la palabra Solidarnosc-Solidaridad, fue tan vituperada como en Polonia.

Y aquí en casa, vemos que conceptos como pluralidad, transversalidad, que en política y en cultura son valores positivos, expresan justo lo contrario. Basta ver ETB para comprobar que si antes no era, precisamente espejo de pluralidad ahora lo es menos. Desde la Conserjería de Educación del Gobierno Vasco llaman bilingüismo equilibrado, justo desequilibrando la balanza del lado del idioma hegemónico (y obligatorio).

Y podría seguir hasta aburrirnos.

La verdad, estoy tentado de afirmar que las palabras son espejo de un mundo de revés. Pero no es así. Lo que hay es, manipulación y mucho morro (miente, calumnia, tergiversa, que algo queda, los nazis lo hicieron a lo burro, ahora todo es mas sutil, como la publicidad y las incursiones subliminales) como el de esos que se erigen en supremos Defensores de la Vida, importándoles un carajo los millones de seres humanos condenados a morir (de Sida y enfermedades venéreas) ¡y lo que es peor a vivir sufriendo! porque su estrechez moral obliga, a otros, a unas relaciones sexuales sin ningún tipo de protección, salvo el de la abstinencia imposible. Como lo demuestra el hecho de que no lo guarden ni sus sumos predicadores. Un botón de muestra, los sacerdotes americanos, irlandeses, y no paro de contar, acusados de agresiones sexuales, a menores, etc.

En definitiva, quienes son los dueños o tienen a su servicio tienen los medios de comunicación, usan los idiomas conforme les interesa. Ya lo dijo Humpty Dumpty en Alicia en el País de las Maravillas: “esa palabra quiere decir lo que yo quiero que diga, ni más un menos”… o algo por el estilo que cito de memoria)

Devolver a las palabras su verdadero sentido es la otra cara de esa moneda imaginada donde alguien imprimió aquello de: “hacer lo que se dice y decir lo que se hace”. Y por lo menos intentarlo.

Itzali Tele5, Apaga Tele5

sábado, 14 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Itzali Tele5
Telecinco telebista-kateak bat egin du ekainaren 23an 'intelektual' taldebatek Madrilen aurkeztutako 'Manifiesto por la lengua común' delakoarekin,eta beraz, taldearen eskakizunekin; talde horretan, besteak beste, MarioVargas Llosa, Fernando Savater edo Álvaro Pombo daude.
Espainiako Parlamentuari zera eskatu diote: araudi bat lantzeko, lurraldeosoko hizkuntza ofiziala -eta bertako hiritarrek erabil dezaketen bakarra-gaztelania izan dadin.

Telecinco da manifestuarekin bat egin duen lehen telebista katea, etagainera, manifestu horri babesa emateko bitarteko guztiak jartzeko asmoaerakutsi du.

Haiek manifestuarekin bat egiten badute, egin dezagun guk bat huelgarekin:
ez dezagun telecinco ikusi!

ZABALDU! ZABALDU! ZABALDU! ZABALDU! ZABALDU! ZABALDU!

Apaga Tele5.
La cadena de televisión Telecinco se ha adherido hoy al 'Manifiesto por lalengua común', que el pasado 23 de Junio ha presentado un grupo deintelectuales en Madrid.

La cadena comparte las exigencias de este grupo de intelectuales, entre losque se encuentran Mario Vargas Llosa, Fernando Savater o Álvaro Pombo, que piden al parlamento español que elabore una normativa para fijar que el castellano sea la lengua oficial de todo el territorio y la única 'que puedaser utilizada por sus ciudadanos'.

Telecinco es la primera televisión que se ha adherido a este manifiesto.Además, Telecinco ha dicho en el informativo del mediodía, que pone adisposición del colectivo que lleva esta iniciativa, su canal de televisiónpara dar apoyo a este proyecto.

Si ellos se adhieren al manifiesto, nosotros apagamos Telecinco.
¡Juntos podemos!
Pásalo, Pásalo, Pásalo, Pásalo, Pásalo,

Apaga Tele 5
La cadena comparteix les exigències d'aquest grup d'intel·lectuals, entreels quals es troben Mario Vargas Llosa, Fernando Savater o Álvaro Pombo, que demanen al parlament espanyol que elabori una normativa per a fixar que el castellà sigui la llengua oficial de tot el territori i l'única 'que puguiser utilitzada pels seus ciutadans'. Telecinco és la primera televisió ques'ha adherit a aquest manifest. A més, Telecinco ha dit en l'informatiu delmigdia, que posa a la disposició del col·lectiu que duu aquesta iniciativa,el seu canal de televisió per a donar suport a aquest projecte.
Si ells s'adhereixen al manifest, nosaltres apaguem Telecinco. Junts podem!
PASSA-HO, PASSA-HO, PASSA-HO, PASSA-HO...

Apaga Tele5
A canle de televisión Telecinco adheriuse hoxe ao 'Manifesto pola linguacomún', que o pasado 23 de Xuño presentou un grupo de intelectuais enMadrid.A canle comparte as exixencias deste grupo de intelectuais, entre os que seencontran Mario Vargas Llosa, Fernando Savater ou Álvaro Pombo, que piden ao parlamento español que elabore unha normativa para fixar que o castelán sexa a lingua oficial de todo o territorio e a única 'que poida ser utilizada polos seus cidadáns'.

Telecinco é a primeira televisión que se adheriu a este manifesto. Ademais,Telecinco dixo no informativo do mediodía, que pon a disposición docolectivo que leva esta iniciativa, a súa canle de televisión para dar apoioa este proxecto.

Se eles se adhiren ao manifesto, nós desconectamos Telecinco.
Xuntos podemos!Pásao Pásao Pásao Pásao Pásao Pásao Pásao Pásao

Uniformando la educación para "un cambio tranquilo"

viernes, 13 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Noticias de Gipuzkoa 13/Noviembre/2009
Jon Moñux, Belen Arrondo y Josu Zalbidea STEE-EILAS


Quienes querían hacer un "cambio tranquilo", introduciendo mejoras en el ámbito de la educación, nos han sorprendido estos días. Por fin, el Departamento de Educación ha explicado sus planes. Tras la comparecencia de la consejera de Educación ante los medios de comunicación, ya no queda ninguna duda. Las declaraciones suenan más a aires de reconquista que a búsqueda de consenso, salvo que éste sea con el PP.

Hasta ahora tratábamos de entender la transversalidad que pregonaba el PSE, intentábamos comprender en qué consistía, cómo se podría llegar a acuerdos consensuados en materia de educación, qué tratamiento unificado se debería dar a las lenguas, etc. Todo esto se ha terminado en un abrir y cerrar de ojos, sin posibilidad de discusión.

Es inaceptable la forma en la que se ha actuado. Los agentes educativos, centros y profesionales del sector hemos sabido de estos cambios por los medios de comunicación. No ha habido ninguna relación, reunión, ni debate. ¿Dónde están los planteamientos basados en el consenso y el ofrecimiento para lograr amplios acuerdos? ¿Es éste el nuevo estilo que tantas veces se nos ha repetido? Gobernar a golpe de decreto tiene nombre: autoritarismo. Inevitablemente, nos viene a la mente el despotismo ilustrado de otra época: "Todo para la escuela, pero sin la escuela".

Es inadmisible la acusación dirigida a todas las personas que formamos parte del sistema educativo. Decir que "el sistema educativo practica un sistema de adoctrinamiento nacionalista" es absurdo y carece de sentido. Quizás, quien ha hecho estas declaraciones muestra inconscientemente sus verdaderas intenciones de adoctrinar, es decir, lo que le gustaría.

Una ofensa así es dolorosa, a la vez que tramposa. De una forma u otra nos convierte en personas sospechosas y colaboradoras en una supuesta operación de adoctrinamiento. Y una de dos: o somos tontos porque adoctrinamos sin saberlo, o somos muy perversos y adoctrinamos a niñas, niños y jóvenes aun sabiéndolo.

Ni lo uno ni lo otro; antes que nada somos educadores y profesionales. Cualquier tipo de manipulación, sea de carácter político, religioso o cual fuere, va en contra de nuestros principios y nuestra práctica educativa. Queremos educar a nuestro alumnado como personas libres y críticas. Así hemos actuado hasta ahora y así actuaremos de aquí en adelante, sea el departamento de un color u otro.

Respecto a los contenidos de los nuevos decretos curriculares, queremos comentar algunas cuestiones de carácter general. Para empezar, hemos escuchado perlas como ésta: "Necesitamos un bilingüismo equilibrado". Aunque parezca mentira, nos vemos en la obligación de repetir otra vez una verdad incuestionable. Resulta evidente que en nuestra sociedad el euskera y el castellano no gozan del mismo estatus. Dada la situación diglósica que vive el euskera -siendo el castellano la lengua hegemónica-, quien no prioriza la lengua minorizada, de hecho favorece a la lengua mayoritaria, el castellano. No es exagerado decir que actúa cínicamente quien, en nombre de una supuesta neutralidad, propone en los currículos el mismo tratamiento para las dos lenguas.

Para que el alumnado logre un bilingüismo real, como dice la Ley de la Escuela Pública Vasca, para asegurar el conocimiento de las dos lenguas oficiales que existen en esta comunidad, el euskera necesita un especial impulso en nuestros centros, esto es, un tratamiento prioritario. No está de más recordar los estudios del ISEI-IVEI y los diferentes informes del Consejo Escolar de Euskadi, que reflejan las carencias que muestra nuestro alumnado en la competencia relativa al euskera.

Aunque la mayoría de nuestro alumnado estudie en modelos en euskera, esto no le crea problemas a la hora de llevar a cabo sus estudios. Según el informe PISA, y aunque los resultados deban ser mejorados, nuestros jóvenes están por encima de la media del Estado, incluso en las pruebas realizadas en castellano. Es increíble que los responsables de Educación no quieran ver lo que la mayoría de la sociedad tiene tan claro. Como muestra, en el curso 2009-2010, el 71% de los padres y madres ha elegido el modelo D para sus hijos e hijas, mientras que sólo el 5% ha optado por el modelo A.

Por otra parte, han suprimido en la práctica el término Euskal Herria en los nuevos decretos, pero inútilmente. Querer ocultar la palabra Euskal Herria no va hacer que ésta desaparezca. Querer tapar una realidad no va a cambiar nada. Hay que recordar que en la tradición vasca el término Euskal Herria es más antiguo que el de Eu(z)skadi. Aunque no exista una estructura político-administrativa, Euskal Herria es una realidad lingüística, social, cultural e histórica que aglutina a un pueblo o nación. Y obviamente, como todas las sociedades actuales, la sociedad vasca es plural, compuesta por diversos orígenes e identidades que la enriquecen.

¿Cuál es entonces el problema? ¿Por qué cuando el partido socialista estaba en el Gobierno Vasco, hace 15 años, autorizaba libros de texto donde figuraban mapas de Euskal Herria, con sus descripciones y demás? ¿Quién se obsesiona ahora con la identidad? En nuestra opinión, resulta necesario que el proceso de enseñanza-aprendizaje se desarrolle en la educación en valores, ya que es una cuestión fundamental. Valores que tienen que estar basados en el principio de "todos los derechos humanos para todas las personas". La pluralidad, la convivencia, la igualdad, la solidaridad, el respeto… valores que no sólo deben ser aceptados, sino que deben integrarse en el día a día, tanto en la escuela como en la sociedad. Igualmente, el diálogo sin recurrir al uso de la violencia debe ser la vía de resolución de conflictos.

El reconocimiento y el respeto hacia todas las víctimas originadas por violencias de distinto signo, no debe suponer que las mismas, sólo algunas, deban estar presentes en las aulas. Este es un tema muy complejo (violencia de ETA, violencia de Estado, violencia de género…) y entre todas y todos debemos buscar las formas para orientar este reto de un modo correcto en los centros. Cuando ni tan siquiera la sociedad vasca ha superado esta cuestión, la escuela no puede asumirla de cualquier modo. Por otro lado, ¿no es adoctrinar el hecho de que se nos diga en el nuevo currículo que el concepto de la ciudadanía democrática debe "estar inspirado en la Constitución española y en el Estatuto de Autonomía", cuando se sabe que este es otro tema muy complejo en nuestra sociedad? Y para terminar, querríamos hacerle un ruego a la consejera de Educación. El sistema educativo no merece este alboroto. Necesita menos ruido y más sosiego. Los centros requieren de un clima escolar tranquilo en su día a día, sin zarandeos. Tanto los profesionales de la enseñanza como los demás agentes educativos merecemos más respeto, y los centros educativos más recursos y menos intenciones uniformizadoras.

Los verdaderos piratas

jueves, 12 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Público, 25/10/2009. Sin Permiso, 1/11/2009

Joaquim Sempere es Profesor de Teoría Sociológica y Sociología Medioambiental de la Universidad de Barcelona.

En 1991 se hundió el orden político de Somalia, país que sucumbió a una guerra civil empeorada por la intervención estadounidense. El colapso político dejó la sociedad somalí sin defensas, situación que fue aprovechada por navíos procedentes de Europa, Estados Unidos, China y otros países para verter en sus aguas grandes cantidades de residuos tóxicos y radioactivos. El abuso se hizo visible cuando, en 2005, un tsunami depositó en las playas y costas somalíes bidones corroídos y otras muestras de estos residuos. Según el enviado de las Naciones Unidas en Somalia Ahmadou Ould-Abdallah, la porquería tóxica acumulada en pocos días por la catástrofe marina provocó úlceras, cánceres, náuseas y malformaciones genéticas en recién nacidos y, al menos, 300 muertes.

Pero las desgracias no terminan ahí. Aprovechando el desgobierno, una multitud de barcos de pesca empezó a faenar en las aguas frente al país, incluidas sus aguas territoriales. En 2005 se calculó que pescaron allí unos 800 barcos de distintos países, muchos de ellos europeos y, más específicamente, españoles. Se estima que los ingresos generados durante un año por esta pesca extranjera ilegal ascendía a 450 millones de dólares. El resultado fue la rápida disminución de unas reservas pesqueras que eran el principal recurso para las comunidades de pescadores del país, catalogado como uno de los más pobres del mundo.

Un reportaje de Al Yazira informa de que grupos de somalíes trataron de constituir un cuerpo autodenominado “Guardacostas Voluntarios de Somalia”, reuniendo dinero con el que pagar a la empresa estadounidense Hart Security, que se dedica a entrenar y formar luchadores y mercenarios por todo el mundo -y que, años más tarde, ha actuado como mediadora para el cobro de rescates en aquellas mismas aguas: ¡negocio redondo!-. Al parecer, hubo intentos de esos guardacostas voluntarios de negociar con los buques de pesca extranjeros para que dejaran de faenar o pagaran un impuesto para seguir haciéndolo, intentos que resultaron fallidos. El desenlace final fue lo que hoy se califica como piratería somalí. En un país plagado de armas, desgarrado por bandas rivales y sometido a una situación económica desesperada, un desenlace así no debería sorprender. A la vista de lo anterior es legítimo preguntarse: ¿quiénes son, en esta historia, los verdaderos piratas?

Hay en España quien propone que los atuneros españoles (que son sobre todo vascos) lleven militares a bordo para disuadir a los piratas. En el Parlamento vasco, los votos del PP y el PNV han hecho posible el pasado 8 de octubre aprobar una moción en esta línea. El Congreso ya lo había descartado meses antes arguyendo que la legislación española no lo permite. Francia sí lo permite, y hace tiempo que en el Índico los barcos de pesca franceses llevan militares a bordo. Pero esta diferencia es de detalle: ambos países lograron que el 10 de diciembre de 2008 los ministros de Defensa de la Unión Europea aprobaran la llamada Operación Atalanta contra la piratería somalí, y que se diera luz verde al envío de entre 6 y 10 buques de guerra para “garantizar la seguridad” en el golfo de Adén con el mandato de vigilar las costas de Somalia, “incluidas sus aguas territoriales”.

Estos hechos muestran que el colonialismo no sólo no ha muerto, sino que está tomando nuevos bríos. Y un nuevo aspecto marcado por la crisis de recursos naturales, en este caso la pesca. Las flotas pesqueras de los países ricos, compuestas por buques con capacidad para moverse por todos los mares del mundo, esquilman un caladero tras otro: son las principales culpables de la sobrepesca que desde hace años viene destruyendo la capacidad de regeneración de las especies marinas y preparando un colapso de las capturas a escala mundial. Las primeras perjudicadas son las poblaciones de los países pobres que dependen de la pesca local: ellas carecen de flotas potentes para pescar lejos de sus costas. El caso somalí es uno de los más sangrantes por las circunstancias políticas internas, pero no es el único.

España está recuperando sus blasones imperiales contribuyendo a empobrecer a uno de los países más pobres del mundo. Al hacerlo no sólo comete una injusticia, sino que practica una política sin futuro también para sus habitantes. Porque cuando ya no haya caladeros por explotar en ningún rincón del mundo, ¿qué harán nuestros marineros y pescadores?

Es una indignidad aprovecharse de un país desangrado por una guerra civil y luego mandar a los soldados a defender una causa indefendible que no hace más que profundizar la tragedia de ese pueblo. Y si se quiere mirar desde otra óptica, ¿cuánto nos cuesta mantener la dotación de dos buques de guerra, un avión y 395 efectivos de la Marina española que tenemos destacados en la zona?

El caso tiene su moraleja. Un país desarrollado como España no debe, tras agotar sus propios recursos pesqueros, expandirse por los mares del mundo privando a otras poblaciones más pobres de sus medios de subsistencia, porque agrava la situación de esas poblaciones y las empuja a una resistencia que desemboca en aventuras violentas y salidas militares. La solución hay que buscarla en casa, adaptándose a unos ecosistemas dañados y gestionándolos mejor (por ejemplo, con la piscicultura como alternativa a la pesca), y adoptando medidas previsoras para que nadie se quede sin trabajo y sin fuente de ingresos. Es inquietante que se esté haciendo exactamente lo contrario: optar por la huida hacia delante y por un neoimperialismo ecológico reforzado militarmente que sólo puede redundar en un empeoramiento de la situación.

30 años de Estatuto (y seis meses de gobierno de PSE-EE, apoyado por el PP)

lunes, 9 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Joxe Iriarte, Bikila
El estatuto de Gernika nació hace 30 años con el fin acogotar las aspiraciones nacionales acrecentadas durante la lucha contra la dictadura franquista y dar por finalizada la Transición dentro de los límites impuestos por una Constitución (que no fue aprobada en la CAV) al gusto de los poderes fácticos del momento y condicionada por presiones involucionistas que amenazaban con un “o lo tomas, o nada”.

Nada que ver con historiografía oficial que ensalza el consenso y buen hacer de los políticos que lo diseñaron, sobre todo del Rey y Suárez, el falangista reconvertido en demócrata, y oculta la imposición de los poderes fácticos (para la historia quedan las memorias de Solè Tura, donde se explica el papel del correveidile de los innombrables, que les dejaba bien claro que la “unidad de la patria y la monarquía eran cuestiones intocables”) a la vez que ignora la represión que durante todo ese tiempo se ejerció contra el movimiento popular.

El documental de ETB elaborado al respecto, por ejemplo, resalta el dramatismo de la violencia de ETA, pero nada dice de la ocupación policial de pueblos y ciudades (como Errenteria, cuya realidad algunos sufrimos en nuestras carnes), la brutal represión policial para despejar las calles, los manifestantes muertos, los asesinatos de los grupos parapoliciales, etc.). Esto es, la represión contra todo lo que pujaba por ir más allá de los pactos en curso.

Una de las falsificaciones históricas más flagrantes es la escenificación de un consenso fruto de “la libre cesión de las partes en beneficio de todos”, ocultando las circunstancias -y la imposición- que la condicionaron. Ciertamente tal consenso fue posible, en buena medida, por los límites y debilidades del movimiento opositor, incapaz de reventarlo o superarlo. El sector rupturista estuvo demasiado condicionado por el accionar de ETA que incidía negativamente sobre amplias capas populares, temerosas de perder lo poco logrado. Sin olvidar que EE y ETA-PM, en un giro espectacular, afirmaron que con el Estatuto todo era posible, es obligado recordar que el PNV, tras abstenerse frente a la Constitución, de cuya elaboración fue apartado, basculó decisivamente avalando la idea de que, si bien el Estatuto no era del todo satisfactorio, suponía un punto de avance que dejaba la puerta abierta a futuros desarrollos, incluida la posible incorporación de Nafarroa, caso de que así lo quisiesen sus habitantes.

Desde entonces, muchas cosas han cambiado, y algunas en un sentido que no era posible predecir. Mediante el Estatuto se han satisfecho ciertas aspiraciones y exigencias de la población (aunque de muy diverso grado), y en cierto modo ha ayudado a la estabilización del llamado Estado de la Autonomías (que se benefició de un contexto mundial y europeo en el que las aspiraciones de las izquierdas trasformadoras y los movimientos de liberación nacional sufrieron amplias derrotas a favor del neoliberalismo y el orden instituido), si bien no tal cual se ha pretendido desde el Estado. Prueba de ello es que el llamado contencioso vasco se siga considerando irresuelto a escala estatal, y a escala vasca, periódicamente, se den confrontaciones de diferente signo y calado: el proyecto de Lizarra-Garazi, el plan Ibarretxe, etc. A la vez que persiste la violencia política.

Hoy, el proyecto configurado en torno al Estatuto de Gernika está agotado. Ha dado todo lo que podía dar de sí, y es defendido a ultranza sólo por los sectores que lo consideran inamovible y prácticamente el único marco de convivencia posible.

Ciertamente su agonía puede prolongarse, sobre todo por la debilidad y división de sus detractores, pero no será demasiado prolongada. En la década de los 90, uno de sus pilares, ELA, pasó al soberanismo, anunciando su finiquito y posibilitando la operación de Lizarra-Garazi. El PNV, que participó en dicha operación, cambió de tercio impulsando el Nuevo Estatuto de Ibarretxe, lo cual situaba al partido artífice del Estatuto en otra onda.

El nuevo gobierno, a pesar de su retórica ultra estatutista, además de incapaz de remozar su deterioro, contribuye a él con decisiones como el decreto sobre bilingüismo integral (que equipara al castellano con el euskara en la enseñanza); o al desvirtuar el concepto de Euskal Herria, recogido en el propio Estatuto, a temas puramente lingüístico o culturales; o con su obsesión por desalojar del panorama institucional a una parte minoritaria pero importante como es la izquierda abertzale.

Basta ver la foto de cumpleaños en Ajuria-Enea para extraer la conclusión de que las representaciones ideológico-políticas que han quedado fuera de la misma no lo ha hecho sólo ni fundamentalmente por desavenencias con el gobierno de turno (que no suelen trasladarse a los actos protocolario-institucionales), sino por las discrepancias sobre el sentido y validez actual Estatuto de Gernika para satisfacer las aspiraciones mayoritarias de la CAV (que no están en absoluto reflejadas en la aritmética parlamentaria resultante de la LTH y la Ley de Partidos) y, sobre todo, como puente o catapulta para otros estadios y modos de relacionarse con el Estado español y la Comunidad Europea.

Lejos de atenuarse, las diferencias aumentan (otra cosa es cómo se traducen éstas en la actividad diaria y en escaños) entre los que entienden que el entramado institucional está ya acabado en lo fundamental, aunque quepan alguno retoques (en qué dirección sería otra cuestión) y los que se sienten frustrados porque ya no da más de sí y, además, cierra las puertas a cualquier proceso autodeterminativo, y no digamos de independencia, aunque sea por vías exclusivamente político-democráticas. El intento de trasformar el Estatuto desde sus propios mecanismos, realizado por el anterior Lehendakari y que logró la mayoría parlamentaria, se estrelló en las Cortes madrileñas. La excusa: que no gozó del suficiente consenso dentro de la sociedad vasca. El nuevo Estatut de Cataluña reunía esa condición desde el punto de vista social e institucional, pero hay que ver cómo lo laminaron en Madrid.

De ahí que la afirmación del Lehendakari en el acto protocolario de Ajuria Enea de que el Estatuto de Gernika “no es un texto cerrado sino abierto” suene a pura retórica o justificación frente a la triste imagen que ha dado su 30 aniversario. Y cabe preguntarse, además, contando como cuenta sólo con el PP como apoyo, en qué dirección se daría dicha apertura, ya que visto el balance de los seis meses de gobierno cabe pensar lo peor.

¿CAMBIO, EN QUÉ DIRECCIÓN? Se nos dijo que, a diferencia del gobierno de Ibarretxe, que, según el PSE y PP, gobernaba sólo para la mitad de los vascos y vascas, el de López gobernaría para toda la ciudadanía (típica falacia interclasista que parte de la falsa premisa de que lo es bueno para el patrón lo es para el marinero, para el obrero y el capitalista); que sería un gobierno transversal (sobre todo en lo relativo a los sentimientos de pertenencia nacional) y no sectario (o sea no nacionalista vasco, que por lo que se ve es el único nacionalismo sectario). El resultado se nos antoja justo lo contrario. El gobierno del PSE con el apoyo del PP es el gobierno más unilateral y sectario de todos los hasta que hasta el presente hemos conocido (y en la serie incluiríamos al famoso bipartito PNV-PSE de la era Ardanza). El consenso logrado en materia presupuestaria no es contradictorio con esa realidad, pues los acuerdos en materia crematística llegan siempre a buen puerto, incluso en momentos de mayor enfrentamiento político. Máxime en momentos de crisis económica.

Lo que Mayor Oreja no pudo, Patxi López lo está logrando. La reconquista de las Vascongadas por España, impulsada desde el gobierno central en la época de Aznar está siendo llevada a cabo ahora, si bien “por otros medios y formas”. O, si se quiere, al estilo de aquella LOAPA iniciada a escala estatal tras el 23-F o Tejerazo, sólo que desde dentro. Y en vez de utilizar la palabra armonizar (o sea, café con leche para todas las autonomías) se trata de normalizar.

Esto es, acabar con las reticencias hacia un Ejército en su momento cuestionado, por un movimiento de insumisos que tuvo en la CAV y la CFN su máxima representación, legitimado mediante la presencia del consejero del Interior en representación del Gobierno Vasco en el desfile anual del Día de la Hispanidad en Madrid. Y, por supuesto, apoyar la intervención humanitaria en Afganistán. Con lo cual resulta que hay violencias y violencias, humanitarias y destructoras. Y por supuesto, como dirían los americanos, se trata de estar del lado de los buenos.

Normalizar supone que quienes son tan beligerantes con el etnicismo vasco celebran con toda la normalidad la fiesta de la Hispanidad (antes, de la Raza) y su epopeya colonial, la cual desarrolló a lo largo y ancho del mundo una profunda labor civilizadora, sin ánimo de lucro (o sea, sin cobrarse en metales preciosos, especias y sangre, sudor y lagrimas que alimentaron la acumulación primitiva del capital). Ya se sabe, lo mejor de lo vasco sale a relucir cuando se identifica con las gestas y la historia de España. El almirante Oquendo sería un ejemplo a seguir, el abuelo de Mayor Oreja, otro.

Normalizar significa que desaparezca de las calles todo lo que ofende a las víctimas del terrorismo -fotos de presos de ETA, eslóganes que reclaman que los ubiquen en las cárceles Euskal Herria,…-, si bien no parece que suceda lo propio con los símbolos de una dictadura que produjo decenas de millares de víctimas, cuyos recordatorios siguen tanto allí (el Valle de los Caídos) como aquí (en Iruñea, el Monumento a los Caídos, y en Bilbao el escudo franquista del edificio del antiguo Sindicato Vertical) en todo su esplendor. Y, por supuesto, nada de ayudas a familiares de terroristas; Los dineros son para las víctimas de bien.

Normalizar, a diferencia de lo que, incluso en el propio Pacto de Ajuria-Enea se pretendía, supone apostar por la filosofía de al enemigo, ni agua. Esto es, combatir a ETA y, por extensión, a Batasuna mediante la pura vía policial. Según Rubalcalba y Ares, mientras ETA actué, Batasuna no tendrá espacio legal, aunque se desmarque públicamente de la violencia política. Eso sí, a la vez que se intenta erradicar la presencia de las calles de la Izquierda Abertzale, las mismas se llenan de policías y cámaras de video-vigilancia…

Lo que debería ser anormal es normal también en los medios de comunicación públicos. Los cambios van mucho más allá de los llamados puestos de confianza política, afectando a profesionales que no cumplen al pie de la letra con los preceptos de la nueva doctrina. Los teleberris, son cada día más un calco de las ediciones estatales. Los debates, más monocordes. Qué decir del cambio de mapa del tiempo, extendido hasta una parte de Aquitania, Rioja y Cantabria, ironías de la cosa, configurando un mapa similar al del Reino de Navarra de los tiempos de Sancho el Fuerte.

Y normalizar significa ajustar a la baja la euskaldunización en la Ertzantza, en la sanidad, etc. donde los ajustes van en el sentido de una menor exigencia del euskara. Veremos qué pasa con la propuesta de una enseñanza trilingüe...

En materia socio-económica, un consejo económico y social a la medida de la patronal, que deja fuera a mayoría sindical vasca; una oposición frontal contra la última huelga general, decretando unos servicios mínimos draconianos; el rechazo a la Iniciativa Legislativa Popular sobre el tratamiento de residuos sólidos; reducción o congelación de gastos sociales, que desde luego quedan por debajo de unas necesidades que aumentan por efecto de la crisis, mientras se mantienen en lo fundamental las grandes obras de infraestructura, las inversiones en desarrollo e investigación industrial privada, la Ertzantza…, y endeudamiento, lo cual en principio es razonable si va en la línea exigida por las necesidades sociales, pero tras subir los impuestos a las grandes fortunas, a las empresas, etc. Cosa que no es así; sólo sube el IVA, o sea, la misma carga porcentual para el millonario y el pobre.

Ataque al euskara

sábado, 7 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Noticias de Gipuzkoa 7 de Noviembre de 2009
Félix Etxeberria * Catedrático de Pedagogía de la UPV.

A principios de los años 80 se llevó a cabo una transformación profunda de la enseñanza en euskara en los centros escolares del País Vasco. Casi 30 años después, hemos de confesar que el sistema de los modelos respondió a una época, pero que en la actualidad está desfasado y superado, porque no se cumplen los objetivos que se pretendían conseguir, es decir, "una capacitación real para la comprensión y expresión, oral y escrita, en las dos lenguas, de tal manera que al menos puedan utilizarse como lenguas de relación y uso ordinarios" (Ley de la Escuela Pública Vasca, 1993).

El Parlamento Vasco, en noviembre de 2005, aprobó una resolución para instar al Departamento de Educación a diseñar un nuevo sistema que superara los actuales modelos lingüísticos. Tras muchos retrasos, el Proyecto de Ley vio la luz en septiembre de 2008, pero, al no contar con los apoyos necesarios, fue retirado y en su lugar se publicaron varios decretos que iban en la misma línea para intentar corregir el desfase existente entre lo que dice la Ley de la Escuela Pública Vasca, de 1993, y lo que ocurre en la realidad, es decir, que el alumnado vasco termina dominando el castellano, pero no siempre el euskara.

El acuerdo PSE-PP para la formación del nuevo Gobierno en el País Vasco incluyó como uno de sus puntos básicos el tema relativo a la educación y los modelos lingüísticos. En concreto, lo que se resaltaba era la defensa de la "libre elección por los padres de la lengua vehicular". En noviembre de 2009, desde la Consejería de Educación se presentan tres nuevos decretos de Infantil, Primaria y Bachillerato para anular los del anterior gobierno y se nos dice que "nosotros mantenemos que el euskara y el castellano son dos lenguas cooficiales, que parten con igual rango y que ninguna está sobre la otra". A esto le llaman un "bilingüismo equilibrado". Confunden que una cosa es el trato legal y otra, muy diferente, el objetivo final. Si uno de los objetivos finales de la educación es que los alumnos dominen las dos lenguas, es evidente que tratando las dos lenguas por igual no se llega a esa meta.

La Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, aprobada en 1992 y ratificada por España en 2001, dice en su artículo 7.2 que "la adopción de medidas especiales a favor de las lenguas regionales o minoritarias, destinadas a tener en cuenta sus situaciones peculiares, no se considerará un acto de discriminación con los hablantes de las lenguas más extendidas". Así lo entendió también el Parlamento Europeo, que aprobó una resolución a favor del multilingüismo en 2009, con los votos en contra del PP.

Lo peor de todo es que esta nueva propuesta viene envuelta en papel de regalo envenenado, con un ataque al euskara dentro de un discurso que habla en términos de "liberar la enseñanza del adoctrinamiento", y denunciar el tratamiento de "una enseñanza sectaria y reduccionista".

La Ley de la Escuela Pública Vasca, de 1993, no dice que el trato a las dos lenguas deba ser el mismo, sino que el resultado debe una "capacitación real en las dos lenguas". Sin embargo, desde la Consejería de Educación se afirma que las dos lenguas oficiales del País Vasco deben recibir un mismo trato. Como si no hubiera existido la historia anterior, con la persecución y la prohibición del franquismo; como si las dos lenguas se encontraran en la misma línea de salida, en las mismas condiciones. Como si el euskara estuviera tan presente como el castellano en la televisión, el cine y la prensa. Como si no supiéramos que el castellano lo hablan en el mundo más de 400 millones de personas y el euskara lo hablamos menos de un millón. Como si nadie se hubiera enterado de que los mismos que gobiernan en Euskadi no permiten que en Navarra se trate igual al euskara y al castellano.

Es falso que el castellano esté en peligro o sea marginado. En todos los estudios que conocemos el castellano sale mejor parado que el euskera. Por si fuera poco, conviene recordar que la CAPV está a la cabeza de las puntuaciones (concretamente en segundo lugar, tras La Rioja), en lengua castellana dentro del conjunto de las comunidades autónomas del Estado, tal y como se demuestra en el último estudio internacional PISA, del año 2006.

Para más INRI, el informe PISA 2006, en el que, a pesar de que el alumnado de 4º de ESO se escolariza el 27% en el modelo A, el 22% en el modelo B y el 51% en el modelo D, los alumnos fueron examinados en un 86,4% en castellano, mientras que solamente el 13,6% de los estudiantes realizaron la prueba en euskara. Esta opción fue debida a que, presumiblemente, después de doce años de enseñanza bilingüe, la lengua que mejor dominan los alumnos es el castellano. ¿Hacen falta todavía más pruebas para certificar la precariedad en la que se encuentra el euskara y la fortaleza que tiene el castellano en la enseñanza vasca?

Sin embargo, desde la Consejería de Educación nos dicen que el asunto está zanjado, y que lo que realmente importa ahora es "cómo introducir la lengua extranjera" en el sistema educativo. Es decir, ya no hay que preocuparse del euskara, sino del inglés, que por lo visto es una lengua de "vital importancia" a los cuatro años. No llegamos al bilingüismo real y queremos conseguir el trilingüismo. Esta contrarreforma supone un paso atrás para el euskara, pero quieren hacernos creer lo contrario porque el "paquete de regalo" viene en inglés y dentro lleva un ordenador portátil.

Portavoces del Gobierno dicen que los centros tendrán autonomía para organizar la enseñanza del modo más adecuado, que no se va a cambiar nada en relación a los modelos lingüísticos, que solamente quieren indicar cuál debe ser "el espíritu de la ley", es decir, el trato igual a las dos lenguas.

Pues bien, el trato igual no es el "espíritu" de la ley de 1993, ni el de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias y Regionales, sino el "espíritu" de los nuevos decretos que quiere impulsar este Gobierno, y eso significa seguir manteniendo los viejos modelos A y B, que ya sabemos que no sirven para conseguir los objetivos marcados en la ley. Invito a los responsables de los centros escolares y las familias a no hacer caso de los viejos y nuevos fantasmas y a que estén seguros de que la enseñanza en el modelo D es la única respetuosa con las dos lenguas oficiales del País Vasco. La que de verdad se acerca más al objetivo del bilingüismo equilibrado.

Sin olvidar, claro está, que la tarea de fortalecer y hacer avanzar el euskara no es sólo un asunto de la escuela, sino de toda la sociedad, especialmente de los medios de comunicación

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak