Conférence de presse à Saint Sébastien le 29 décembre 2010

viernes, 31 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Version castellano
AURORE MARTIN NO DEBE SER ENTREGADA A LAS AUTORIDADES ESPAÑOLAS !
NO A LA EUROORDEN !


Nosotros/as, militantes políticos, sindicales, o del medio asociativo, de nacionalidad francesa, juzgamos la situación lo suficientemente grave como para denunciar públicamente el ataque a las libertades democráticas más elementales que supone la aplicación de la euroorden a hechos de naturaleza política. Lo hemos denunciado en el Estado francés, y estimamos nuestro deber hacerlo igualmente en el Estado español. Rechazamos el acoso a que es sometida Aurore Martin y comparecemos aquí para decirlo.

Propuesta por la Comisión Europea al calor de los hechos del 11 de Septiembre de 2001, la orden europea de detención o euroorden fue finalmente aprobada por la Unión Europea. Entró en vigor en Francia el 12 de marzo de 2004. La euroorden, puesta en marcha a demanda de España para simplificar los procedimientos de extradición, ha sido denunciada por las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos en tanto permite acallar a los oponentes políticos, fundamentalmente mediante una extensión abusiva de la noción “terrorismo”, que puede englobar así toda expresión política por mínimamente radical que sea. De hecho, ya ha permitido a la Justicia francesa entregar a las autoridades del Estado español militantes vascos de nacionalidad española reclamados (llegando al número de siete sólo en 2010).

La luz verde a la euroorden solicitada por la Audiencia Nacional de Madrid contra Aurore Martin, militante de Batasuna*, supone formalizar un nuevo salto. Por primera vez, la euroorden se aplica a una militante política vasca de nacionalidad francesa por presuntos « delitos » que, a ojos de la Ley francesa, no lo son en ningún caso. En efecto, Aurore Martin corre el riesgo de ser condenada hasta a 12 años de prisión en las cárceles españolas… por haber participado en reuniones y actos públicos de Batasuna, tanto en el País Vasco-español como en el País Vasco-francés, y por haber escrito un artículo de opinión en el periódico vasco GARA. Al aceptar la euroorden solicitada por España, Francia, de la mano de su Justicia, reprime la libertad de expresión de una militante de una organización política totalmente legal en su territorio! En cuanto al Estado español, hay que subrayar la intensificación de la represión contra la izquierda nacionalista vasca, precisamente en un momento en que ésta se expresa y actúa públicamente en favor de una resolución política, pacífica y democrática del conflicto vasco.

Este acoso a Aurore Martin es inaceptable. Están en juego libertades democráticas elementales como la libertad de opinión, de reunión o de expresión. No somos militantes de Batasuna, pero defendemos, tanto para Aurore como para cualquier otro militante de Batasuna, el derecho a defender públicamente sus opiniones. En consecuencia vamos a leer una declaración que ella nos ha trasladado. Queremos así, mediante este acto, reaccionar contra la represión de que es víctima.

Declaracion de Aurore Martin, militante de Batasuna,
en relación a la situación del País Vasco


« Hoy día perdura en el País Vasco un conflicto similar al existente en Irlanda del Norte hasta hace unos años. El conflicto vasco es a día de hoy el único conflicto de esta naturaleza que aún no ha sido resuelto en el seno de la Unión Europea

El conflicto vasco no se va a resolver por la vía de la represión. Necesita un proceso de resolución de naturaleza política y democrática.

1- Una resolución de naturaleza política. Los conflictos del tipo que tenemos en el País Vasco no se resuelven por vía de la represión policial y judicial. Apelan a una vía de resolución que es la de la negociación política.

2- La resolución democrática del conflicto implica respetar el derecho democrático a la autodeterminación.

Esto supone ofrecer la posibilidad a la Sociedad civil del País Vasco de determinarse por la vía de un referendum acerca del tipo de estatuto político del que desea dotarse.

La aplicación del Derecho de Autodeterminación debe darse desde el respeto a la diversidad de opciones políticas presentes en el País Vasco. Todas las opciones deben poder ser libremente defendidas ante la sociedad, incluida la de la independencia.

El desarrollo de un proceso de resolución del conflicto en el País Vasco debe garantizar el respeto de los derechos civiles y políticos.

La Organización armada ETA ha declarado una tregua unilateral de sus acciones. La puesta en marcha de un proceso de resolución político y democrático del conflicto implica que haya también pasos por parte de los Estados español y francés.

Todas las sensibilidades políticas deben ver respetados los derechos fundamentales como los de la libre asociación y la libertad de expresión. Esa es la razón por la cual hoy es indispensable que el Estado español ponga fin a las medidas de excepción que se aplican en el sur del País Vasco.

Más concretamente, vista la naturaleza del momento político y a la luz de las oportunidades de resolución del conflicto en el País Vasco, el Gobierno español debe permitir una nueva expresión legal y pública de la izquierda abertzale. »

Fin de la declaración de Aurore

Nosotros/as, militantes políticos, sindicales, y del medio asociativo, de nacionalidad francesa, afirmamos que es intolerable e inaceptable que Aurore sea perseguida por la sola razón de haber expresado sus opiniones, de haber comunicado públicamente las posiciones de su organización.

Denunciamos esta agravación de la represión política por parte de los Estados español y francés, más aún cuando la izquierda abertzale se expresa a favor de una resolución democrática y política al conflicto del País Vasco.

Además, la aplicación de la euroorden a Aurore Martin abre la puerta a la más amplia represión, pudiendo también llegar a golpearnos a cualquiera de nosotros/as.

El aumento del nivel de lucha en Europa inquieta a todos los Gobiernos, y medidas de caracter liberticida son adoptadas contra los trabajadores en huelga. El Gobierno de Zapatero ha promulgado el “estado de alarma” en el contexto de la huelga de controladores aéreos, lo cual puede llevarlos a prisión en virtud de la aplicación del código penal militar. Podíamos preveer, en tanto que militantes sindicales o políticos, encontrarnos junto a los huelguistas en el territorio español, en el contexto de una solidaridad entre trabajadores europeos. Esta situación habría podido llevar al Gobierno reaccionario de Zapatero a emitir una euroorden contra quienes hubieran participado en esa acción de solidaridad internacional. No es sino un ejemplo de una posible aplicación de la euroorden contra todo militante sindical europeo.

Es en consecuencia una de las razones que hacen que la euroorden contra Aurore Martin nos parece un precedente inaceptable.

Tras Aurore, es el conjunto de militantes de Batasuna en Iparralde quien está amenazado, con el riesgo final de la ilegalización de Batasuna y la extensión de la represión a las actividades abertzales en Iparralde (medios de comunicación, asociaciones… como ha sucedido en Hegoalde).

Más allá del País Vasco, cualquiera de nosotros puede convertirse en objetivo potencial de una euroorden en el espacio europeo. Y esta posibilidad es más real en un periodo de crisis, ya que sabemos hasta que punto los Estados pueden utilizar los dispositivos represivos de los que disponen, justificándolo en la lucha contra la “violencia” y el “terrorismo”, o incluso en nombre de la “seguridad”.

Numerosas voces se han alzado en Iparralde y en el Estado francés para evitar que Aurore sea entregada al Estado español.

Esto no ha hecho retroceder al Gobierno francés, que será, repetimos, el primer Gobierno de Europa en aplicar una euroorden a una persona con nacionalidad del mismo Estado por razones de orden política.

Es necesario ahora ir más lejos, multiplicar las interpelaciones e intervenciones más allá del País Vasco, en los Estados español y francés, en toda Europa. Hay que actuar, participar masivamente en las diferentes iniciativas que serán propuestas por el Colectivo que dirige esta campaña. Se trata de conseguir el cese de la persecución contra Aurore. Ella debe poder militar en entera libertad!

Para concluir :

Afirmamos que pese a la euroorden, estaremos, al margen del País europeo en cuestión, físicamente junto a los trabajadores/as en lucha contra esta Europa capitalista y contra todas las opresiones.

Afirmamos que ninguna Ley podrá impedirnos pensar y actuar en nombre de las libertades individuales y colectivas.

Afirmamos nuestro apoyo sin fisuras a Aurore Martin y a quienes en el futuro podrían convertirse en víctimas de la euroorden.

Afirmamos nuestra voluntad de ver desaparecer la euroorden. Esta rueda de prensa forma parte de la campaña que se desarrolla contra esta Ley liberticida.

Inocentada del Gobierno Vasco con la Deuda Externa

miércoles, 29 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Julia Laborra, Natalia Rodríguez, Josean Elgezabal, Mikel Isasi (Grupo de seguimiento de la ILP de Deuda Externa)

El Parlamento Vasco aprobó el 28 de diciembre del 2007 una ley para cancelar la deuda externa de los países empobrecidos. La ley aprobada es no sólo justa sino posible de realizar. Se trata de una cuestión de voluntad política que el Parlamento expresó mediante la firma, hace tres años, de la Ley 14/2007, de Carta de Justicia y Solidaridad con los Países Empobrecidos.

Se trata además, de una cuestión de justicia social ya que, el pago de la deuda externa en los países empobrecidos genera innumerables desigualdades. Muchos países pagan de amortización de deuda más que lo que gastan- invierten en sanidad o educación; en algunos casos más que la suma de ambos. No es extraño que la esperanza de vida del África subsahariana sea de 46 años, mientras que en Euskadi es de 82, y la razón fundamental está en la falta de inversiones en sanidad y educación pública.

Asimismo, tampoco deja de ser inmoral que los países enriquecidos reciban más dinero por parte de los países empobrecidos por la devolución de esta deuda, que lo que reciben estos últimos en concepto de ayuda. Pequeños matices como que la deuda está pagada y devuelta con creces, incluso que cabría preguntarse quién debe a quién en conceptos como la deuda ecológica, los dejaremos para otra ocasión.

Lo cierto es que han pasado tres años y ni en los presupuestos del 2008, ni en los del 2009 ni en los de este año ha reaparecido esa voluntad política que incluya en los presupuestos la partida extraordinaria para empezar a cancelar la deuda externa. No lo hizo el anterior gobierno tripartito y tampoco lo ha hecho éste.

El Gobierno Vasco no ha cumplido la ley, y a la pregunta parlamentaria realizada el mes de mayo de por qué no la cumple responde que “dados los recientes acontecimientos y la necesidad de reducir el gasto y en concreto el cumplimiento de las acciones referidas al convenio de colaboración que incluye una partida específica en materia de condonación de la deuda externa, no será en principio abordada en los próximos años”. Es decir, el Gobierno Vasco ni ha cumplido, ni cumple, ni cumplirá la Ley de cancelación de Deuda Externa. El partido en el Gobierno, el PSE, tampoco cumple su programa electoral que expresa que “nos comprometemos al desarrollo pleno de la Carta de justicia y solidaridad con los países empobrecidos”. Que las promesas se incumplan es ya una costumbre pero, qué inocentes somos al pensar que el cumplimiento de las leyes es una obligación y no una cuestión de interés o de ponerle ganas.

El incumplimiento de la Ley no hace más que ensalzar la insolidaridad, el egoísmo, la doble moral de “hay que ayudar” pero no a cualquier precio. Lord Lytton dijo a finales del siglo XIX, ante la hambruna que padecía India, si había que ayudar a cualquier precio al campesinado que moría de hambre. Afirmó que a cualquier precio no y millones de hindúes murieron en una hambruna cíclica. Hoy Patxi López no diría jamás eso, pero sus hechos son los mismos. La vida humana, el sufrimiento, tienen un precio y el Gobierno Vasco no está dispuesto a pagarlo aunque lo diga la Ley, aunque lo diga la justicia y aunque lo diga el mínimo sentido moral.

Al Gobierno Vasco le corresponde aplicar la ley. Al PSE, cumplir su programa electoral. A quienes pensamos que es indigno, injusto e inmoral cobrar la deuda externa a estos países nos corresponde denunciar su cobro y denunciar al Gobierno Vasco por ser ilegal.

Al contrario que quienes nos gobiernan, tenemos alternativas, reales, justas y creíbles. La abolición de la deuda externa, el comercio justo y la desmilitarización social son algunas de ellas. Y vamos a seguir luchando por hacerlas realidad. Somos millones de personas quienes, día a día, reivindicamos que otro mundo no sólo es posible sino urgente, imprescindible.

Como dicen en las montañas del sureste mexicano: "No es necesario conquistar el mundo. Basta con que lo hagamos de nuevo."

De cine, ETA y proceso de paz

lunes, 27 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Carlos Tena. Rebelión
Estoy seriamente intrigado por el sueño que duermen algunos filmes de producción nacional (que en su día contaron con ayuda oficial), que de una forma u otra, con mayor o menor suerte pudieron estrenarse sin graves problemas, a pesar de tener como protagonista al llamado Movimiento Vasco de Liberación y su brazo armado, ETA. En parte de esas cintas existía una cierta dosis de buena voluntad, gramos de rigor, casi imposible objetividad, indefinibles intenciones, discutibles guiones y actuaciones malas, regulares o precisas. En otras, sencillamente, oportunismo. ¿Se imaginan un ciclo en la TVE con esas películas?

Fueron años en los que los gobiernos de la UCD no sabían hasta qué límites alcanzaba ese territorio llamado libertad, por lo que no hubo demasiados impedimentos a la hora de su exhibición pública, hasta que tras un par de años del gobierno socialista que presidió Felipe González “El Siniestro”, ese espacio fuera reduciéndose hasta extremos inimaginables. El Señor X impartió clases magistrales de neo franquismo, desvergüenza, cultura al pelotazo, ordenando no sólo el recorte más zafio de las pequeñas conquistas de la sociedad, sino la compra de conciencias débiles en los predios del PCE y CCOO, maniobra que le proporcionó excelentes resultados hasta hoy mismo. Artistas, cantantes, literatos, sindicalistas, periodistas, cayeron como moscas en la tarta del sevillano más rastrero que ha dado aquella ciudad en los últimos siglos.

La libertad en España, grosso modo, es hoy, treinta años más tarde, como una isla bloqueada por sus propias y aberrantes leyes, que permitirían, siempre y cuando se emperren Velascos, Murillos, Grandes-Marlaskas y otros expertos mamporreros judiciales, que en el caso de que se organizase un ciclo sobre el cine que ha generado el tema de ETA, cualquiera de esos jueces deslenguados y montaraces ordenasen el procesamiento de un consejero cultural o concejal de ayuntamiento, prohibiendo los correspondientes coloquios que se dieran tras las proyecciones y deteniendo a todos los asistentes, incluidos director y actores.

¿Se imaginan a Rodolfo Ares, Alfredo Pérez-Rubalcaba, e incluso el monarca mismo, comentando indignados el asunto con Zapatero? Lo seguro es la llamada inmediata al responsable del ciclo y a las entidades culturales implicadas, demandando información exhaustiva sobre el acomodador, el tipo de proyector, la cabida del local, los permisos, y demás elementos a husmear. De ahí que ese tema sea, además de tabú, una de las demostraciones palpables de las carencias que se viven en el siglo XXI. Ni en una película de ciencia ficción.

Vivimos casi como en las últimas semanas del franquismo más casposo, entre el delirio y risotadas del PP, la impotencia y desgarro de las Víctimas del Terrorismo de Franco y la monarquía, humilladas y despreciadas por quienes monopolizan las lágrimas de los ciudadanos afectados por acciones de la organización armada vasca, a través de colectivos expertos en manipulación del dolor ajeno.

Entretanto, despreciables juristas, con el Fiscal General del Estado a la cabeza, se lavan la conciencia en los procesos seguidos en Argentina y Chile contra los militares terroristas de sendas dictaduras. Los mandos del ejército español, al parecer, no cometieron delito alguno entre 1939 y 1977. Y si lo hicieron, se dictó una amnistía rastrera que incluía un crimen como el genocidio, que en la jurisprudencia internacional no prescribe jamás. O para más inri, enterarnos por los documentos filtrados en Wikileaks, de que Conde-Pumpido es capaz de anunciar una prevaricación en toda regla, como se desprende de una carta al embajador de USA en Madrid, asegurándole que la justicia española haría lo imposible por no procesar a los asesinos del cámara José Couso. Y nadie ha propuesto el inmediato cese del Fiscal General del Estado.

Uno, que en su paso por el servicio militar obligatorio tuvo que servir a un Coronel Auditor, que cuando le venía en gana se iba de viaje y me dejaba sólo con las diligencias previas, las preparatorias, las inspecciones oculares e interrogatorios, tuvo que aprender por fuerza varios aspectos de cómo se gesta, decide y se desarrolla una causa o un proceso. De ahí que, recordando los casos en los que tuve que trabajar junto a aquel jefe, en contadas ocasiones advertí, leyendo sus resultandos y considerandos, una literatura tan barata, fantástica, infantil e impropia de una persona en sus cabales, como los autos a los que he tenido acceso, con las firmas de Velasco, Garzón, Marlaska o Del Olmo.

En la Audiencia Nacional se cometen arbitrariedades y abusos denunciados en decenas de foros, en miles de comentarios periodísticos en Internet, e incluso entre los propios miembros de la judicatura española, como Alfons López Tena (y prometo por la constitución cubana que no es familiar de quien firma) o en su día los añorados y siempre recordados Joaquín Navarro o Jesús Chamorro. Ellos y millones de ciudadanos más defenderían el proceso de paz actualmente abierto en Euskadi, que únicamente tratan de cerrar a cal y canto los de siempre, aquellos que apuestan no por la democracia sino por la venganza, el odio, la humillación, la represión y la violencia. Términos que figuran con letras de oro en el despacho del ministro del Interior y en el dormitorio del Rey Juan Carlos.

Ahí dejo pues la propuesta de ese ciclo cinematográfico, con sus debates y charlas, mesas redondas y coloquios, en el que no deberían faltar las siguientes obras, aunque buena parte de ellas carezcan de los mínimos a exigir, como son rigor, hechos contrastados, objetividad, interpretación, guión y montaje. No obstante, esta lista es aproximativa, pudiendo elegirse las menos malas de las que cito. Buena suerte… si alguien se decide.

1977.- Comando Txikia, de José Luis Madrid
1978.- Toque de queda, de Iñaki Núñez
1979.- El proceso de Burgos, de Imanol Uribe
1979.- Operación Ogro, de Gillo Pontecorvo
1981.- La fuga de Segovia, de Imanol Uribe
1983.- El caso Almería, de Pedro Costa Musté
1983.- Euskadi hors d’État, de Arthur Mac Caig
1983.- La muerte de Mikel, de Imanol Uribe
1983.- Los reporteros, de Iñaki Aizpuru
1984.- Goma 2, de José Antonio de la Loma
1985.- Golfo de Vizcaya, de Javier Rebollo
1986.- El Amor de ahora, de Ernesto del Río
1987.- La rusa, de Mario Camus
1988.- Ander eta Yul, de Ana Díez
1988.- Proceso a ETA, de Manuel Macià
1989.- Días de humo, de Antxon Eceiza
1989.- La Blanca Paloma, de Juan Miñón
1991.- Amor en off, de Koldo Izagirre
1991.- Cómo levantar mil kilos, de Antonio Hernández
1993.- Sombras en una batalla, de Mario Camus
1994.- Días contados, de Imanol Uribe
1997.- A ciegas, de Daniel Calparsoro
2000.- Yoyes, de Helena Taberna
2001.- El viaje de Arián, de Eduard Bosch
2001.- La voz de su amo, de Emilio Martínez Lázaro
2001.- Asesinato en febrero, de Eterio Ortega
2003.- La pelota vasca, de Julio Médem

El NPA agitado por el movimiento social

jueves, 16 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Stéphane Alliès y Lénaïq Bredoux (Médiapart)
Traducción: Alberto Nadal para VIENTO SUR 19/11/2010

Retroceder para mejor clarificar. El fin de semana pasado, el Consejo Político Nacional (CPN) del NPA ha decidido, una vez más, retrasar su primer congreso, tras el, fundador, de enero de 2009. Por causa del movimiento social contra la reforma de las jubilaciones, los encuentros internos de la base anticapitalista han sido retrasados a comienzos de febrero, tras un voto apretado (49 contra 42), que ha dividido a cada una de las tres principales sensibilidades (por resumir, los unitarios, los ortodoxos y la dirección, que se sitúa entre los dos). Ninguna relación, a priori, con un presunto problema de la dirección reagrupada alrededor de Olivier Besancenot, que temería no ser mayoritaria ella sola.

"No hay que buscar lectura política en este retraso, explica así Pierre-François Grond, dirigente cercano a Besancenot. Se tenían varias opiniones de comités que no estaban preparados, debido a su implicación en el movimiento social, como en Bouches-du-Rhône en la Haute-Garonne. No se quería correr el riesgo de un congreso chapuza con militantes agotados". Representante de la sensibilidad unitaria (llamada "P3" en la jerga anticapitalista, por "Posición 3"), Fanny confirma: "No era una posición contra otra, todo el mundo estaba dividido, lo que muestra que la organización está viva. Algunos no comprenden este retraso porque han hecho ya asambleas, pero esto va a permitir prepararse a quienes no lo están. Esto permite discutir a nuestro alrededor, integrar para el congreso a nuevas personas conocidas durante el movimiento, y debatir puntos precisos como la huelga reconductible, los bloqueos o los sindicatos".

Del lado de los partidarios de la línea "más revolucionaria" (la "P2"), se apoya también la decisión del CPN. Así, uno de sus representantes, Gaël, estima que "es más bien una buena decisión. Hay que tomarse el tiempo de leer los textos. Y lo fundamental después del movimiento no es discutir en el interior del partido, sino sacar el balance con los militantes de la huelga". Innegablemente la movilización ha hinchado la moral de la tropa, atenuando las divergencias profundas que oponen a los defensores de la unidad con otros partidos de izquierda y quienes privilegian la implicación en la calle y el supersindicato. Una cuarta orientación, defendida por el grupo CRI y un militante de la CGT-Peugeot de Mulhouse, plantea una línea radicalmente revolucionaria, pero que corre el riesgo de ser ultraminoritaria.

Un observador siempre activo y comprometido, el antiguo dirigente de la LCR Alain Krivine, se dice "muy incapaz de predecir los resultados del próximo congreso. Habitualmente, yo era más bien bueno en este tipo de pronóstico, pero ahora me siento un poco perdido. Esto prueba que el NPA no es la Liga, incluso si se ha perdido un cierto número de militantes y mecánicamente los antiguos de la LCR han recuperado más peso. Pero como se han registrado nuevos afiliados durante el movimiento social…". Signo de los tiempos, Krivine ha formado parte de los minoritarios, pronunciándose por un mantenimiento del congreso en diciembre. "Por optimismo, sugiere, ¿qué vamos a hacer si el movimiento resurge en enero?".

El movimiento, una "bocanada de aire"
La vuelta a la calle parece haber actuado como un antídoto a la depresión post-regionales y a las disensiones internas que siguieron. En lugar del congreso, con la sala ya reservada, se organizará el 11 de diciembre una reunión nacional abierta a los simpatizantes con los que se ha participado en las movilizaciones de estas últimas semanas. "Este movimiento contra la reforma de las jubilaciones es un poco el bautismo de fuego que no se tuvo en la primavera de 2009, estima Pierre-François Grond. Un momento en que el NPA ha mostrado una capacidad de intervención sindical, así como una superficie social y territorial sin común medida con lo que podía ser la LCR antes. Se estaba en todos los movimientos, todos los mítines, en toda Francia, y incluso hemos impulsado algunos de ellos. Incluso si no es una victoria, es nuestra primera revuelta. Pero eso no arregla sin embargo la cuestión de las orientaciones y de las alianzas".

Responsable de la corriente "Convergencia y Alternativa" (partidario de la "P3"), Daniele Obono considera también que "el movimiento ha dado nueva confianza, una verdadera bocanada de aire. Es toda la paradoja de la situación: el hecho de haber estado en el movimiento no borra la crisis interna. Todo el mundo se ha movilizado, pero se sigue con una crisis de orientación, ciertamente menos fuerte que tras las regionales, pero entera. Mientras no sea resuelta, el partido no podrá relanzarse". Antiguo candidato a las europeas, pasado de la "mayoría" al lado de Besancenot a la "minoría" en favor de un acercamiento al Frente de Izquierdas, Omar Slaouti espera que "el congreso vaya a servir para zanjar el punto en suspenso desde la creación del NPA: ser un partido realmente abierto que se inscribe en el marco de la recomposición a la izquierda del PS, o ser un partido revolucionario inmaculado". En su opinión, "el Frente de Izquierdas ocupa hoy el espacio que habría debido ser el del NPA" y hay que apostar por las cantonales para "demostrar que hay materia que plantear en el plano político, ciertamente siguiendo siendo anticapitalista e independiente, pero acercando a otras partes el modelo del Limousin con el PCF y Mélenchon, es decir en sintonía con las luchas".

A la inversa, los militantes de la "P2" privilegiando la acción a las elecciones juzgan, como Gaël, que "durante el movimiento, había puntos de unificación importantes -sobre la retirada del texto y el llamamiento a la huelga general- pero también divergencias profundas sobre lo que había que hacer en el movimiento". Y concluye que "hay que estar fuertemente implantado en las empresas que cuentan, como las refinerías. Es la cuestión que se debe zanjar, la de saber donde se pone lo esencial de nuestras fuerzas"

Entre estas dos posiciones ("P2" y "P3") se encuentra una dirección que sigue intentando encontrar el punto de equilibrio menos inestable posible. Así como resume Pierre-François Grond, “investigar del lado del Frente de Izquierdas podría concebirse, pero hay sin embargo un problema Mélenchon. La gran Francia republicana, combinando Clemenceau y Jaurès, no es francamente nuestra tradición. Wallonia unida a Francia, francamente nos pone los pelos de punta…. Pero al mismo tiempo, no se puede permanecer en un ejercicio aislado". Entonces, valora la participación en "la construcción de alternativa política unitaria, como proponen Attac y la Fundación Copernic. Es exactamente el marco del que se tiene necesidad, en terreno neutral".

La espinosa cuestión Besancenot
La cuestión de la candidatura a las presidenciales, por su parte, no debeería en cualquier caso ser un tema del futuro congreso. “No estamos apresurados, dice Grond. Sería raro ser los primeros en desenfundar cuando decimos estar en contra del electoralismo. Y, además, no tenemos todas las claves de ese escrutinio. No será lo mismo si se presenta Aubry que si lo hace Strauss-Kahn”. Para la línea más “ortodoxa” de la “P2”, “hay en primer lugar una crisis de dirección. Vamos a discutir a la luz de un movimiento social enorme, y no de un fracaso electoral, lo que no puede sino ser beneficioso para el NPA, según los términos de Gaël. Esto vuelve a poner en el centro de nuestras discusiones la cuestión prioritaria, las luchas, y no la cuestión electoral”.

Derrotista, el viejo lobo Alain Krivine no cuenta con 2012 para recuperarse a tope: “La movilización ha sido muy fuerte, pero no me hago ninguna ilusión sobre el voto útil masivo a favor del PS”. En cuanto a la espinosa cuestión Besancenot, queda en suspenso. Tras su melancolía post-regionales, el portavoz y ya dos veces candidato a la presidencial parece haber recuperado su tono político, dejando esperar a sus allegados la hipótesis de una última aparición. Pero, según Alain Krivine, “si Olivier está como siempre muy cómodo en las luchas, sigue sin tener ninguna gana de presentarse. Eso está bien, pues muestra que no le ha cogido el gusto al asunto, pero como no hemos tenido jamás ningún portavoz con tanta presencia mediática y popular, pues es complicado...”.

Pierre-François Grond admite por su parte que “la candidatura Mélenchon ha cogido peso durante el movimiento”. Pero añade a continuación que “ha perdido muchos puntos entre los militantes del NPA, con su idea de referéndum sobre la reforma de las jubilaciones en el preciso momento en que la huelga general era posible. Como si el poder económico obedeciera a la lógica del sufragio universal. Es un desacuerdo profundo sobre la visión del socialismo”. Queda por saber si los militantes del NPA llegarán, por su parte, en febrero de 2011, a una definición común.

Articulo de Lucía Etxebarría sobre García Marquez

· 0 comentarios

¿Puede la apología de la pederastia justificarse porque es “literatura”? Este fue el argumento esgrimido por Esperanza Aguirre, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, para defender a su protegido Fernando Sánchez Dragó… Otros y otras han intervenido. La más ética, a nuestro parecer, Lucía Etxebarría.

Todo empezó cuando alguien descubrió parte del contenido de un libro en el que Sánchez Dragó y Albert Boadella dialogan sobre sus “vivencias, ideas y reflexiones”. Allí cuenta, “porque el posible delito ya está prescrito”, su aventura en Japón con dos “zorritas” de 13 años.

Esperanza Aguirre sale en defensa de Sánchez Drago (que tiene un programa en la televisión madrileña), comparándolo con García Márquez y Nabokov, el Nobel autor de Lolita. Ver en Público.

Pilar Rahola ha dicho en TV3 que ”Sánchez Drago es un cerdo inmoral”. Y ha escrito en La Vanguardia una carta abierta a Esperanza, insistiendo en que fuese texto no es literatura.

Pero la más contundente ha sido la aparentemente más desinhibida, Lucía Etxebarría, que agarra el toro por los cuernos y ataca al intocable, criticando el machismo que reflejan muchas de las novelas del mismo García Márquez. Por eso reproducimos este texto que ella misma expresamente nos envía a todos los usuarios de la red para que lo comentemos:

Lucía Etxebarría
Argumento de una novela: Un periodista ochentón verifica, entristecido, que su potencia sexual ya no es la que era. Cosas de la edad. Llama entonces a su proxeneta de confianza, aquel que le proporciona -a él y a media ciudad- los mejores Chaperos, y le pide que le busque un jovencito al que nadie haya tocado. El proxeneta le llama unos días después: ha localizado a un magrebí de barriada obrera, de catorce años, virgen con garantía, cuya familia está de acuerdo en vender los favores del chaval porque el padre está en paro desde tiempo inmemorial. La noche acordada, el proxeneta le proporciona una droga al chico para tranquilizarlo y favorecer los avances del anciano pero con tan mala fortuna que el chico, agotado tras una jornada particularmente dura -pues a pesar de su corta edad ya trabaja ilegalmente en una fábrica- se queda tan profundamente dormido como para hacer imposible su desfloración.

El viejo permanece toda la noche contemplándolo, extasiado con su belleza y cuando vuelve a casa el ochentón lleva tal calentón encima que, ante la visión de la dérriere de su secretario, que está agachado recogiendo unos papeles, no puede contenerse y le viola. Luego, le arroja unos billetes a modo de compensación.

Si este libro se publicara en España, el escándalo sería mayúsculo, del tipo del que le cayó encima a Arthur C Clarke en 1998, cuando The Mirror le acusó de ser un pedófilo. O sin ir más lejos, mi amiga Lola Beccaria tuvo que oír de todo a propósito de la publicación de su novela ” Una mujer desnuda”, en la que se narran las relaciones de una prepúber con un amigo de su padre.

Pero resulta que cuando sale al mercado un libro con el mismo argumento, el mismo, pero con la sutil diferencia de que el putero es un señor heterosexual y la niña vendida y la criada violada (analmente por cierto) dos mujeres, nos encontramos entonces con “una admirable historia de amor… una estupenda metáfora de la sociedad donde todos caben con suficiencias o exageraciones, una novelita-joya que contiene sabias frases de prosa brillante, desbordante, donde la pasión tardía se enseñorea en el corazón del viejo”, en palabras de la crítica. Toma ya. Botón de muestra que describe al aluvión de reseñas favorables que se ha desbordado por los suplementos culturales españoles, unánimes en su admiración. Sí, me estoy refiriendo a la última novela de García Márquez, al que, como Premio Nobel, se supone que debemos respeto. Premio Nobel de la Paz fue también Henry Kissinger, responsable directo del golpe de Estado Militar contra Allende y de toda las dictaduras (incluidas las que falsamente se disfrazan de democracias) que campean hoy en América Latina.

¿Les he convencido con este ejemplo del androcentrismo imperante en la critica literaria? Pues daré otro: En cada entrevista, cada una, que he hecho de entre las más o menos veinticinco a propósito de la edición francesa de mi libro “Una historia de amor como otra cualquiera” me han hecho la misma pregunta: ¿Por qué sus protagonistas son mujeres? Estoy por ver que alguien le pregunte a Houllebeq o a Beigbeder la cuestión inversa. Y no se lo preguntan porque, pese a que las mujeres seamos mayoría en el mundo ( 53% de la población), a día de hoy lo masculino es la norma y lo femenino es la desviación, y por eso resulta tan extraño que se escriba sobre mujeres.

Podría escribir sobre muchísimas escritoras injustamente olvidadas o no reconocidas en su valía: Ángela Figueras Aymerich, María Teresa León, Rosa Chacel… Podría hablar de una conversación con la hija de Carmen Laforet en la que ella me confirmó lo que yo ya sospechaba: que su madre había dejado de escribir incapaz de soportar la presión y las críticas (algo parecido me pasó a mí, que me planteé muy en serio abandonar el oficio después de la reacción que suscitó mi segunda novela, Beatriz y los cuerpos celestes).

Podría escribir de Ana María Matute, que sufrió los embates de una censura feroz que le impidió ejercer su escritura en libertad. Podría hablar de cómo El País, el supuesto diario “progresista español”, publicó, para cerrar el último número del siglo veinte de su suplemento cultural, un artículo titulado” Los mejores escritores españoles del siglo” en el que no se incluía a una sola mujer…

Y entre tanto mientras todo el mundo se rasga las vestiduras al hablar de páginas de pedofilia en Internet, el Nobel, sus editores y su agente se llenan los bolsillos de plata, y en este país se oculta el triste hecho de que el 75% de los hombres que pegan a sus mujeres abusan también de sus hijas, y la sociedad bienpensante cierra los ojos al pasar por la calle de la Cruz, por la Montera, o por la casa de Campo, donde muchas menores de edad se ven obligadas a vender su cuerpo para lucrar a las mafias que las explotan, porque vivimos en un mundo plagado de millones de putas tristes que no lo son porque les da la gana, sino, precisamente, porque una cultura machista, perpetuada por la literatura, por los textos escolares, por el cine, por la publicidad, por la tradición, ha enseñado y sigue enseñando a los varones que la explotación y el maltrato a la mujer no solo es un hecho permisible, sino romántico. Como también enseña que la mujer deseable es aquella mujer bella que no habla, que solo nos escucha, y jamás nos contradice y, por lo tanto, si se pasa la vida dormida, tanto mejor, porque ya se sabe que, desde siempre, a los hombres nos gusta cuando callamos, porque estamos como ausentes y porque calladitas estamos más monas, y que el amor, según mucha literatura, no es un intercambio adulto y consensuado en el que cada cual da y recibe, sino una relación de dominación en la que una parte de la pareja se somete totalmente a la otra.

¡Lucía, por favor, es solo ficción!, dirán algunos. Pero cito a Florence Thomas cuando escribe: “El lenguaje es el fundamento de la reproducción del sexismo; es un aparato de construcción y de representación de la realidad y por consiguiente de la acción sobre ella por medio de elaboraciones simbólicas. A través de él internalizamos ideas, imágenes, modelos sociales y concepciones de lo femenino y de lo masculino, entre otras..” En cristiano: que de lo que se lee, se aprende, y que la única forma de cambiar la sociedad pasa por intentar transformar los modelos de representación que reproducen las estructuras dominantes.

En un país como Colombia, en el que casi 40.000 menores de edad practican (y no libremente) la prostitución, según estimaciones más que fiables de la DAS y la Interpol, y en el que todas las fuentes coinciden en afirmar que el ingreso de niños y niñas a la prostitución es cada día mayor y las edades de vinculación cada vez más tempranas, ¿no podría haber aprovechado el Premio Nóbel la plataforma que le ofrecen su fama y su prestigio para ayudar a luchar contra semejante lacra en lugar de idealizarla y glorificarla? Y cuando media España protesta unánimemente contra los casos de prostitución infantil de Barcelona ¿no es hipocresía que nadie, en ninguno de los medios mal llamados suplementos culturales de este país se haya atrevido a alzar el gallo para decir que García Márquez puede escribir mejor o peor, pero que lo que ha escrito se llama apología de la explotación infantil y de la violación, y que como tal debe leerse, y nunca como historia de amor?

Me gustaría que este artículo se fuera pasando en red a todos los colectivos feministas, o a las listas de correos. En el hecho de que todos los suplementos “culturales” españoles han puesto la novela por las nubes. Si admitimos en hipótesis que sí, que cada cual puede escribir lo que le dé la gana dado que todo se puede hacer desde la ficción -o eso dice la crítica- y que lo que importa es la belleza de la obra, y que por eso García Márquez tiene derecho a escribir sobre lo que a él le guste, al menos tengamos en cuenta que lo que no se puede hacer, desde la crítica, es llamar “historia de amor” a una relación de abuso, porque eso SI que es hacer apología, o no advertir que el protagonista de este libro en ningún momento se cuestiona la legitimidad de comprar los favores sexuales de una menor y de drogarla para que los realice, ni de violar analmente a una criada que depende del violador para su sustento. Combatamos al machismo institucional desde la red, que es lo único que nos queda.

Punto y aparte.

domingo, 12 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Rodolfo Ares considera un «despropósito» que se reclame liberar a Otegi

Según el consejero de Interior del G. Vasco, las peticiones de libertad para Arnaldo Otegi son un “despropósito” porque aunque la Audiencia Nacional haya decidido absolverle por su participación en el acto de Anoeta, todavía Otegi mantiene causas pendientes con la justicia española, por lo que pidió «respeto» a las decisiones de los tribunales y a la “separación” de poderes.

El Sr. Ares dice que tanto él como el Ejecutivo de Gasteiz «respeta» las decisiones que adopten los jueces «en éstos y en otros casos».

Como “botón de muestra” del “respeto” del Sr. Ares a la justicia, habría que recordarle que ante la sentencia de absolución por parte de la Audiencia Nacional contra dos comparsas de Bilbo por un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo por la exhibición de fotos de personas presas, él manifestó públicamente, “que seguiría en la misma línea de actuación a pesar de dicha sentencia”. Lo cual, más que una muestra de respeto a las decisiones de la justicia, es toda una manifiesta declaración de “desobediencia” ante la justicia… y eso, que lo haga el Consejero del Interior… da “yu-yu”.

Posdata: Arnaldo Otegi askatu!!

http://www.gara.net/paperezkoa/20090912/156256/es/Ares/pide/que/no/nos/enredemos/en/cuestiones/legales»/sobre/las/fotos/

Es el pueblo de Izquierdas quien debe declararse en "Estado de Alarma"

miércoles, 8 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Gobierno y PP criminalizan a los controladores aéreos… para enmascarar un ataque brutal contra nuestros derechos

Declaración de Izquierda Anticapitalista 7 de Diciembre de 2010
Provocación gubernamental. Intoxicación de la opinión pública. Linchamiento mediático y judicial de un colectivo de asalariados y asalariadas. Y, bajo el precedente de la militarización del tráfico aéreo, una sorda amenaza contra el conjunto del movimiento obrero, sus libertades, sus reivindicaciones… Si alguien tiene que dar una auténtica voz de alarma, ésos son los sindicatos.

Resulta ocioso especular acerca de hasta qué punto tenía el gobierno previsto lo que ha sucedido. Lo cierto es que el borrador del decreto que instauraba el “estado de alarma” estaba ya sobre la mesa del Consejo de Ministros del pasado viernes. El mismo Consejo que decidió, también por decreto, acerca de las condiciones laborales de los controladores. Y el mismo que decidió cosas de enorme calado cuya incidencia ha quedado difuminada por la omnipresente noticia de las cancelaciones de vuelos y el colapso de los aeropuertos : la supresión de la ayuda de 426 euros a los parados, la rebaja de los impuestos de sociedades… y la propia privatización de AENA.

Apenas los controladores se retiraban de sus puestos de trabajo, el ministro más poderoso del gobierno, Rubalcaba, se hacía cargo de la situación. El propio ministro de Fomento, Pepe Blanco, pasaba a un segundo plano. Zapatero andaba desaparecido. Inmediatamente, a través de periódicos y televisiones, se ponía en movimiento una formidable maquinaria propagandística: todo eran dramas humanos, familias separadas, esperanzas de gentes sencillas que se iban al traste… Los controladores se convertían así en la mismísima encarnación del mal. Un mal absoluto: el sector turístico, las compañías aeronáuticas e incluso los temibles “mercados” se ponían también de los nervios. El pueblo clamaba justicia frente a esos privilegiados sin corazón; el interés supremo del país requería una intervención enérgica por parte del E stado. A paso ligero, el ejército y la Guardia Civil tomaron las torres de control y pusieron los díscolos a trabajar.

Por su parte, después de un par de días haciendo el tonto y viendo la manera de desgastar al gobierno, los dirigentes del PP se percataron por dónde andaban los intereses de clase a los que sirven, se sumaron al griterío y dieron su apoyo al decreto de militarización. Si estos tipos vuelven al poder, no será gracias al destello de su intelecto, sino al servilismo de la izquierda oficial. Los 37 grandes banqueros y empresarios que, pocos días antes, dictaron a Zapatero toda una agenda de recortes sociales y medidas liberalizadoras, prestamente adoptada por el gobierno del PSOE, le dieron también una consigna explícita: que tratase de agotar la legislatura, haciéndole el trabajo sucio a la derecha y allanándole el camino hacia Moncloa.

¡Y vaya si está cumpliendo ese mandato! Que el ministro de la policía esté al frente de un gabinete de c risis constituye toda una declaración de intenciones. Que un conflicto social se zanje con la intervención del ejército, un siniestro presagio. El movimiento obrero debe sopesar seriamente la amenaza. ¿Quién dice que, mañana, ante un conflicto, declarado o inminente, los transportes públicos, las comunicaciones o las refinerías – como hizo Sarkozy durante el reciente movimiento huelguístico francés – no serán puestos por decreto bajo jurisdicción militar? No se trata de una hipótesis peregrina: Zapatero ha anunciado que podría solicitar al Parlamento la prolongación del estado de alarma más allá de los quince días que prevé el real decreto. CCOO, UGT, USO y FSP tenían previstas, para las fechas navideñas, movilizaciones y protestas del personal de tierra de los aeropuertos frente a la privatización del 49 % de AENA y a las amenazas que ello supone para el mantenimiento de puestos de trabajo y las condiciones laborales de este sector. ¿Qué pasará entonces? ¿Negars e a descargar el equipaje de un avión acabará asimilándose a un delito de sedición?

Por su propio interés y por el de la inmensa mayoría de la ciudadanía, los sindicatos de clase deberían salir al paso de la demagogia del gobierno. El discurso político e ideológico generado por el gobierno y por la prensa, debe combatirse pues es el germen de un giro profundamente reaccionario, y pueden adelantar el acoso a cualquier tipo de lucha contra la crisis. La campaña contra los controladores es una artimaña para librar la parte más rentable del negocio que gestiona AENA – en primer lugar los aeropuertos de Madrid y Barcelona – a la iniciativa privada. Desde el punto de vista del interés colectivo, eso supone privatizar beneficios y dejar los aeropuertos deficitarios a cargo del Estado, resquebrajando así un servicio cuyo carácter público constituye la mejor garantía de seguridad. Desde un punto de vista laboral, significa fragmentar las plantillas y abocarlas a una degradación de sus condiciones contractuales. Percibido muchas veces entre la propia clase trabajadora como una casta privilegiada por sus ingresos y su sindicalismo gremial, el colectivo de los controladores ha sido utilizado para tratar de quebrar cualquier resistencia a las privatizaciones. Los futuros operadores privados quieren técnicos mucho más baratos – y empleados más precarios. Los intereses que hay en juego son enormes. AENA es responsable del movimiento del 75 % del turismo y, a través de ella, se sostiene entre un 8 y un 12 % del PIB.

Eso es lo que los sindicatos deberían tener presente ante todo. Antes de vacaciones, el gobierno redujo un 40 % el salario de los controladores. Pero no por ello decrecieron las tasas que pagan los usuarios. Ni siquiera mejoró sustancialmente el balance de AENA – que tiene mucho más que ver con determinadas planificaciones faraónicas de la red aeroportuaria que con los niveles salariales de un sector pro fesional altamente cualificado. La discusión no es ahora lo que gana un controlador. Ni tampoco si su sindicato, USCA, ha gestionado bien o mal el conflicto con la administración. Ni siquiera sus relaciones con los otros sindicatos. Tiempo habrá para hablar de todo eso.

De todas formas, la estrategia de los controladores está larvada por un corporativismo de cuyos límites se deberían sacar algunas conclusiones. Cualquier sindicato de clase sabe que en la unidad y en la política de alianzas está la posibilidad de la victoria en el medio plazo. Sin embargo, los controladores no operan en esa clave y en una estrategia errónea han obviado dos variables de la ecuación: usuarios y el resto de trabajadores de AENA. Esto les ha dejado aislados y siendo un blanco perfecto para el linchamiento mediático y la represión laboral.

No se trata de haber convocado legalmente la huelga o no. La legislación laboral es papel mojado y además es fruto de la enorme debilidad de los trabajadores. El derecho a huelga es una farsa. Millones de trabajadores están impedidos de hacer huelga por miedo a la represión laboral. Quienes utilizan esos argumentos no están en los conflictos sociales, ni en la organización de las luchas ni en su padecimiento. Desde Izquierda Anticapitalista apoyamos todos los medios de lucha que proporcionen victorias y autoorganización a los trabajadores. Y sabemos que habrá que combinar la utilización de muchos métodos, y que con una legislación laboral tan poco protectora como la que tenemos, las acciones legales y alegales van a tener protagonismo en un contexto de agresiones crecientes a los trabajadores y trabajadoras.

No se trata pues de eso. Se trata de haber tejido relaciones con usuarios y el resto de trabajadores y trabajadoras de AENA (12.000 según datos del sindicato CGT) y de haber forjado una política de alianzas. Los trabajadores y trabajadoras de AENA son los primeros interesados en que la lucha de los co ntroladores hubiera salido victoriosa, y también el resto de la clase trabajadora, pues en un contexto como éste necesitamos doblegar a este gobierno cuya política está llamada a pulverizar las condiciones de vida de toda la clase trabajadora y sus resistencias. Una señal de fortaleza de algún sector en este momento puede convertirse en un ejemplo contagioso cuando más se necesita de la combatividad de todos los que están padeciendo la crisis. Bien lo saben sindicatos de clase, combativos y dedicados a la lucha por las condiciones de los sectores más precarios de las clases trabajadoras, como CGT (AENA) o CoBas, que no han dudado en mostrar la solidaridad contra la represión de los controladores. En esa lucha, dirigida de otra manera, podrían haberse incorporado todos los trabajadores de AENA. El sindicalismo corporativo sólo nos empuja a la derrota de todos y todas. Se trata de fomentar la solidaridad y las alianzas entre los distintos sectores de la clase trabajadora.

El no haber tenido tampoco ninguna orientación de pedagogía previa hacia los usuarios, incluso preparando el conflicto en la prensa con días de anticipación ha facilitado el aislamiento de los mismos y la pérdida de la batalla ante la opinión pública, un aspecto clave en una lucha sindical en servicios como el transporte.

Pero ahora la urgencia no es la discusión sobre la táctica de los controladores. Ahora hay otra urgencia. Esto ha estallado tras un Consejo de Ministros cuyas decisiones - ¡esas sí! – deberían soliviantar a toda la población trabajadora. Los sindicatos deberían estar ya en pié de guerra, preparando una nueva Huelga General. CCOO y UGT deberían fijar de inmediato una fecha. ¿El 28 de enero, cuando el gobierno quiere aprobar la contrarreforma de las pensiones? ¡Cuando sea! Pero hay que saberlo sin tardanza y nunca debería ser más tarde de esa fecha. Si tenemos los ojos puestos en una Huelga General, en la necesidad imperiosa de parar de v erdad todo el país, entenderemos lo grave y amenazador del ataque gubernamental contra los controladores. ¡Que nadie se deje engañar por el discurso acerca de los “privilegios”! Mañana, señalarán como aristócrata a un conductor de autobús, a una maestra o a quienquiera no esté en el paro. ¿Alarma? Habría que decretarla por las decenas de miles de familias que están a punto de ser desahuciadas, por los cientos de miles de desempleados sin recursos… ¿Irá el ejército a llevarles el rancho?

Ahora toca plantarse. La izquierda social y el sindicalismo no deben callar, ni achantarse. CGT y sindicatos más pequeños… se han posicionado ya. Pero el clamor debe extenderse. No hay que aceptar sanciones, despidos, ni inculpaciones por desobediencia a la autoridad militar. El gobierno es responsable de la situación que él mismo ha provocado.

¡Fuera el estado de alarma!
¡Y a prepara r ya otra Huelga General!
¡ Ellos son 37 más el Gobierno, Nosotrxs millones!

Golpe de estado social

· 0 comentarios

Fuente: http://www.javierortiz.net/voz/samuel/golpe-de-estado-social
Siempre creí que si alguna vez el ejército español, cuya misión es "garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional" (artículo 8 de la Constitución), se desplegaba dentro del territorio del Estado, sería para defender su sacrosanta unidad territorial. Pero mira por dónde resulta que el gobierno socialista militariza el espacio aéreo y decreta el estado de alarma, por primera vez desde la aprobación de la ley que la regula, con el objetivo de reprimir una contestación laboral. Con la inestimable ayuda de los medios de comunicación, por supuesto.

Previamente, el gobierno había aprobado un nuevo ajuste que incluye la privatización parcial de Aena y la eliminación del subsidio de 426 euros para los parados de larga duración que han perdido la prestación por desempleo. A lo cual se unió, después de que los controladores superaran el número de horas de trabajo permitidas, una regulación por decreto “que hace desaparecer vacaciones, bajas, permisos, reducciones de jornada por maternidad, etc.” para ampliar aún más las horas de trabajo impuestas por anteriores decretos. La elección del viernes 4 de diciembre para publicar el decretazo, justo antes del puente de la Constitución y del período navideño, no es fortuita. Detrás hay un pulso del ministro de fomento José Blanco a los controladores, cuya plantilla se ha negado a ampliar a la espera de la privatización completa. No sé si confiaba en que no se atreverían a echarse encima a centenares de miles de viajeros con sus familias o si quería provocar un incendio para consagrar luego a Rubalcaba como el bombero presidenciable del reino. Sea como fuere, frente a la insumisión laboral, el gobierno ha impuesto la disciplina militar. En principio, el gobierno prefiere forzar a los controladores a que vuelvan al trabajo a que sean los propios militares los que se encarguen de controlar el tráfico aéreo, opción que no se descarta. Recordemos que en Francia, donde este año los controladores aéreos han llevado a cabo hasta cuatro acciones de huelga (también contra la reforma de las pensiones), no se emplean a los militares como esquiroles desde la tragedia aérea de 5 de marzo de 1973, cuando un DC-9 de Iberia que venía de Palma de Mallorca colisionó en Nantes contra un Convai 990 de Spantax procedente de Madrid. La investigación demostró que la causa del accidente se debió a la mala preparación de los militares que habían reemplazado a los controladores.

Conforme se agudiza la crisis económica y el capital europeo pasa a la ofensiva, el Estado se va desnudando sin necesidad de Wikileaks, en un proceso antidemocrático que hasta en las imágenes se asemeja a un auténtico golpe de estado social. Si la semana pasada asistíamos a un significativo consejo de administración, anticipo de nuevos recortes y reformas como la de las pensiones, hoy toca mostrar los poderes excepcionales del soberano, capaz de violentar sus propias leyes y los convenios colectivos firmados con los trabajadores si resulta necesario para preservar el orden establecido y la confianza de los acreedores. Llama la atención que la decisión de abandonar el puesto de trabajo por parte de un colectivo profesional, aunque sea en un servicio público, haya provocado una reacción tan desmesurada, con un fuerte tufo thatcherista. Muy diferente, en todo caso, de la actitud del gobierno frente a la huelga general del 29 de septiembre, jornada en la que, por cierto, los controladores trabajaron y cumplieron "servicios mínimos" (sic) del 100%. Varias explicaciones confluyen: los controladores son trabajadores con una enorme responsabilidad en un sector estratégico -el del tráfico aéreo-, su acción se ha realizado al margen del desvirtuado derecho de huelga y con la misma han puesto en entredicho las exigencias de los mercados. Así lo establece el Real Decreto 1673/2010 que declara el estado de alarma: se trata de garantizar el ejercicio del derecho a la libre circulación, derecho que el gobierno suele conculcar en el caso de los trabajadores migrantes y en las movilizaciones de protesta transnacionales. En la metrópolis productiva no hay acción más perturbadora que el corte de los flujos circulatorios, como volvieron a demostrar hace unos días los estudiantes italianos que bloquearon la autopista de Bolonia.

Los controladores aéreos son un perfecto chivo expiatorio. ¿Acaso no son unos egoístas con sueldos elevadísimos a cuenta del erario público, como afirma Aena y el ministro José Blanco? He perdido la cuenta de los insultos que se están llevando por parte de otros trabajadores. Incluso quienes critican las excepcionales medidas que ha adoptado el gobierno se ven obligados a tacharles de "impresentables" y otras lindezas. De modo más suave pero no menos ofensivo, Izquierda Unida considera "un grave e inaceptable precedente declarar el estado de alarma para resolver un conflicto social, aunque no se está de acuerdo con las reivindicaciones y los modos empleados por los controladores”. Salvador López Arnal, en un extraño articulo publicado en Rebelión, habla por esta razón de una posible "huelga de derechas" y se refiere a los controladores como un "movimiento de privilegiados", sin vinculación con los "sindicatos de clase" (¿de?), que no han dado señales de "de querer pertenecer al movimiento obrero ibérico" . "No es necesario tomar partido", apostilla. Triste manera de quitarse de encima una incómoda piedra del zapato ideológico y de ponérselo fácil al "populismo de los usuarios" del que hace gala el gobierno.

Si comenzamos una demagógica "caza de privilegiados", podemos no terminar nunca. Cuando no es por el sueldo, lo es por la estabilidad laboral, por las prestaciones sociales, o por la nacionalidad: desde los funcionarios con empleo garantizado hasta el parado que recibe todavía un subsidio, pasando por ejecutivos, ingenieros, comerciales y profesores como López Arnal. Todas estas categorías reproducen a su vez en su interior diferencias de estatus, ingresos, subsidios, condiciones laborales que ni siquiera son estáticas. Todos son "privilegiados" con respecto a alguien. Menos con respecto al capital. La gobernanza neoliberal opera sobre ese continuo "atravesado por discontinuidades, umbrales, divisiones, segmentos que las tecnologías de seguridad permiten gobernar como un todo" (M. Lazzarato), individualizando, por un lado, y contraponiendo, por otro, unas desigualdades contra otras en una gestión de miedos y odios que puede incluir medidas policiales como las destinadas a prevenir la "radicalización".

Por más dinero que ganen, que es calderilla comparado con lo que ingresan los treinta y siete con acceso preferente a La Moncloa, los controladores siguen siendo asalariados, altamente cualificados y, sí, aislados de otros colectivos y con una actividad sindical que se centra en la defensa de intereses profesionales o corporativos. Como tantos otros cuyo futuro pende de un hilo. Viven la misma contradicción entre el trabajo dependiente y la renta financiera que la mayoría de los trabajadores, sólo que multiplicada por equis por su elevada posición social y por las particularidades de su profesión. Pese a todo, la acción de los controladores constituye una respuesta contundente -mucho más que una huelga general- a la privatización de los aeropuertos y a la regulación unilateral de jornadas laborales y de descanso, que en la práctica supone un elevado grado de explotación que afecta a su salud y a nuestra seguridad. Quienes acusan a los controladores de carecer de "conciencia de clase" no ven inconveniente en que se esgriman argumentos tales como que en tiempo de crisis hay que apechugar como el que más o, como mucho, protestar pero de manera que no se note.

A estas horas los controladores ya han sido sometidos a la jerarquía militar, ante el aplauso o satisfacción de la mayoría. El gobierno que, cuando lo estima conveniente, no duda en apostar por el populismo de derechas que denuncia con tanta hipocresía, ha anunciado expedientes disciplinarios y despidos. De momento hemos aprendido varias cosas: dónde les duele, hasta dónde son capaces de llegar y lo dura que es la soledad.

¿Algo que celebrar?

lunes, 6 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

GARA 10-12-06. Tasio

¡A ellos la ley de partidos!

· 0 comentarios

GARA 2010/12/5. Julen Arzuaga Giza Eskubideen Behatokia.
El autor incide en las contradicciones jurídicas existentes en la Ley de Partidos; una ley, dice, hecha «ad hoc», como se ha demostrado cuando altos cargos del PSOE han lesionado preceptos básicos de esta ley, sin temer ni por un segundo que se les pudiera aplicar a ellos, de manera que «la igualdad ante la ley se ha hecho añicos». Y precisa que lo único que se reclama es que las condiciones para la participación política sean iguales para todos.

Al menos se pueden citar tres paradojas de la tan manida Ley de Partidos Políticos. Una primera se refiere a que, pretendiendo ser una ley de desarrollo de derechos constitucionales -derecho de asociación y participación política-, dedica más atención y espacio a la restricción de dichos derechos.

La segunda contradicción se verifica en que muestra más preocupación por dificultar la vuelta a la legalidad de partidos ilegalizados que a determinar con absoluta nitidez las condiciones que estos deben cumplir para corregir esa situación y poder así superar la ilegalidad. Es la misma lógica que quien reclama ante la adminis-tración una ayuda social o poner sillas frente a su bar en la vía pública: debe conocer de manera clara cuáles son los requisitos para poder cumplirlos y hacer así que surtan efectos jurídicos positivos. Pero en el caso de la esta ley administrativa que vela por el registro de partidos, se confirma el objetivo contrario: se establecen circunstancias indefinidas, abstractas con la intención de imposibilitar eternamente su observancia al partido reclamante. Una ley que parece perseguir, pues, la perpetuación de su no cumplimiento.

La tercera paradoja es que, si bien el régimen jurídico de la LOPP tiene un carácter general, surge y se confirma en la inequívoca voluntad de aplicarse a un partido concreto. Se le dice de caso único; ad hoc, en el argot. Recalemos por un momento en esta tara.

Y es que los últimos días hemos visto como altos responsables de otro partido concreto han lesionado directamente preceptos básicos de esta ley, sin temer ni por un segundo que se les pudiera aplicar a ellos. Felipe González se dibujó una X en la frente, jactándose de que tenía potestad de decidir sobre la ejecución de acciones armadas irregulares contra ciudadanos vascos en territorio de otro estado. La revelación llevaría a su partido a incurrir en el art. 9.2.a de la LOPP, que prevé que una organización partidaria será declarada ilegal cuando actúe «promoviendo, justificando o exculpando los atentados contra la vida o la integridad de las personas». Aún más, al especular el eX presidente con que de haber dado la orden de eliminar ilegalmente a ciertas personas se habrían ahorrado «asesinatos de personas inocentes», situó a su partido en la causa de ilegalidad del art. 9.3.a LOPP, al «legitimar las acciones terroristas para la consecución de fines al margen de los cauces pacíficos y democráticos».

Según reconoció González, otro responsable del PSOE, Barrionuevo, «da la orden de que suelten» a Segundo Marey en cuanto se entera de que «está detenido», evidenciando que en su partido era norma habitual la toma de decisiones directas sobre objetivos de terrorismo de estado. La famosa romería en la cárcel de Guadalajara, ante el ingreso del ministro de Interior junto con su secretario de seguridad, Rafael Vera la encuentro fácilmente vinculable al art 9.3.h de la ley que proscribe «homenajear o distinguir las acciones terroristas o violentas o a quienes las cometen o colaboran con las mismas». En la línea, también González en su entrevista exime al General Rodríguez Galindo -en contra de la opinión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos- de sus graves responsabilidades en el caso Lasa y Zabala.

Esta actitud de minimizar las actuaciones del terrorismo ligado a un partido concreto no es sólo privativa del entonces preXidente. Marcelino Iglesias, responsable hoy de organización del PSOE, restó importancia a las declaraciones de su jefe, pidiendo que «los GAL se analicen con perspectiva histórica», ya que «se ve como si hubiera pasado ayer y pasó hace más de 20 años». Relativizar temporalmente el impacto del terrorismo de estado contrasta con el hecho tan actual de que ni siquiera un 20% de aquellos delitos han sido esclarecidos por la justicia. Sus autores permanecen impunes y sus víctimas olvidadas.

Ese interés por exculpar la guerra sucia de estado es también compartido por el Consejero Ares, cuando deja fuera de sus festejos y homenajes a las víctimas de aquel terrorismo gestionado antes y minimizado ahora por su partido. El criterio que le mueve es el de «no equiparar a las víctimas». Interpreto que esta actitud de desequilibrar la reparación, negándosela a ciertas víctimas, lesiona el Artículo 59.3 de la Ley de Reconocimiento y Protección Integral de las Víctimas del Terrorismo, al proscribir «actos efectuados en público que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas o de sus familiares». Hecho que se podría subsumir además como criterio ilegalizador a la LOPP.

Hasta aquí los argumentos jurídicos. Sé a ciencia cierta que la mera posibilidad de que el PSOE fuera revisado por una Sala especial del Tribunal Supremo a la luz de la susodicha Ley de Partidos políticos, es una veleidad teórica. No puede llevarse a la práctica, no porque no se dieran los hechos típicos para aplicar la ley, sino porque su peso se reserva, como decía en la entrada de esta pieza, a otro sector político. La igualdad ante la ley se hizo añicos.

Pero hay otra precisión más que hacer: no seré yo quien niegue al PSOE el derecho a participar en elecciones libres, por mucho que las vísceras me reclamen lo contrario. Considero que todos los proyectos deben someterse a la soberanía popular, de tal manera que será ésta quien castigue políticamente a dicho partido. Por su pasado y su presente. No puedo siquiera valorar la posibilidad de invocar una ley de semejante tufo antidemocrático para retirar de la pugna política a un adversario político.

Porque no somos como ellos. Porque lo único que se reclama desde aquí es que las condiciones para la participación política sean iguales para todos. Porque no es de recibo, menos aún desde ministerios y portavocías de partidos políticos, marcar requisitos jurídicos siempre en alza, nuevas condiciones presuntamente legales de contornos abstractos, de enfoque etéreo. Porque, por mucho que pese a inquisidores que imponen exigencias a su gusto, no se puede someter a una organización partidaria a más condición que la resultante de confrontar con el electorado sus legítimos proyectos y métodos de acción.

Impedírselo hoy a un sector político que rechaza «el uso de la violencia o la amenaza de su utilización para el logro de objetivos políticos» y que sitúa en la paz y la superación del conflicto su mayor caudal político pone al PSOE ante un espejo. La ley de partidos que tan impetuosamente defiende le refleja de manera diáfana, al prohibir «programas y actuaciones que fomentan una cultura de enfrentamiento y confrontación [...], o que persiguen intimidar, hacer desistir, neutralizar o aislar socialmente a quienes se oponen a la misma, haciéndoles vivir cotidianamente en un ambiente de coacción, miedo, exclusión o privación básica de las libertades y, en particular, de la libertad para opinar y para participar libre y democráticamente en los asuntos públicos» (Art 9.3.b de la LOPP). El peso de la ley está sobre el tejado del PSOE.

Atzena. Azken lekukoa - Punto Final. Última Testigo

sábado, 4 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Con la presentación de esta Novela, finalizó ayer, 2 de Diciembre, el ciclo que ha tenido lugar en Arrasate sobre Memoria Histórica. En el transcurso del mismo, hemos tenido la oportunidad de ver dos Documentales que nos muestran la “silenciada” realidad de la cruenta Rebelión Militar y sus consecuencias, en julio de 1936 (Aretxabaleta y Elgeta), además de la charla ofrecida por Paco Etxebarria “Exhumando fosas, recuperando dignidades”, nombre que da título también a la exposición compartida entre Aranzadi e Intxorta 1937 Kultur Taldea.

En la presentación de ayer tomaron parte Maite Landín y Juan Ramón Garai, autores de la obra. Estuvieron acompañados por Txaro Zabala, hija de Pedro Zabala, preso también en la cárcel de Ondarreta, que sufrió en la misma celda inmunda en la que estuviera Juan Landin y que el destino hizo que, años después, ambos murieran el mismo día.

A continuación, un resumen de lo referido por cada participante ante las casi 100 personas que siguieron con emoción los diferentes relatos en el claustro de Kulturate, lugar que ha recogido durante días la exposición arriba mencionada y concretamente en el espacio dedicado a “IZEN GUZTIAK-AURPEGI GUZTIAK / Todos los nombres, todos los rostros”, proyecto en el que vienen trabajando hace años las personas que integran la Asociación por la Memoria.

Datorren urtean betetzen dira 75 urte, faxistak, Bigarren Errepublikaren aurka matxinatu zirela.

Hainbeste urte pasauta, azken lekukoak desagertzen ari dira. Orduan umeak ziren bi daude nere ondoan: Txaro Zabala, 87 urte, Bergatarra, eta Maite Landin, 90 urte, Donostiarra. Biak dira protagonista liburu honetan.

Hitz xume hauekin hasi zen Juan Ramon Garai.

Liburu honen protagonistak, Ondarretako kartzelan -gizonak- eta Excelsior hotelean -emakumeak-, preso hartu zituzten eta Hernanin eta Oiartzunen hil egin zituzten.

Fusilatu zituzten adibide batzuk: Florencia Olazagoitia Ceciaga, Maria Areitio Arana, Francisca Oyanguren, Paula Mugika Arregi, Benancio Gaztañarez Villar, Juan Bengoa Agiriano, seirak Mondrautarrak. Jorge Iturricastillo Aranzabal eta Jose Ariztimuño Olaso Aitzol, abadeak, Elgetarra eta Tolosarra, eta Juan Antonio Landin Urrieta, donostiarra, Maiten anaia.

Beste batzuk aske utzi zituzten, Periko Zabala eta Luis Zabala bergatarrak, -Txaron aita eta osaba-, orduko 25.000 pezeta ordaindu eta gero komandanteari.

Pertsona horietako asko eta asko, libre utzi eta gero, torturak eta irainak tarteko eta, batez ere, pairatu behar izan zuten beldurrarengatik, betiko gaixotu ziren.

Senideek elkar ezagutuko zuten, nahiz eta herri bat baino gehiagokoak izan: Arrasate, Donostia, Bergara, Hernani, Bilbo… ia guztiak emakumeak: Maite Landin, Cesaria Urrieta, Mirentxu Bilbao, Karmele Garcia, Pepita Sarasqueta, Beni Pagola, Txaro Zabala, Maria Rosario Zabala…

Maite Landin eta Txaro Zabalaren aitak, Juan Landin Allende eta Periko Zabala Garai, biak funtzionarioak, lanpostuak kendu eta bota egin zituzten. Lehena Igeldoko Institutu Meteorologikoko zuzendariordea zen eta bigarrena Bergarako Udaleko idazkaria. Egun berean hil ziren, 1956an. Inoiz ere ez zituzten berriro onartu haien lanpostuetan. Ez zuten kobratu erretiro pentsiorik, ez eta haien alargunek alarguntsa pentsiorik ere.

Desiren erregimena. El régimen de los deseos

jueves, 2 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Sarrera (euskaraz)
Afektu alaitsu intrinsekoak
(gazteleraz)
Historia atsekabe bezala eta klase paisaia (gazteleraz)

SARRERA
Kapitalismoa ez da finean diskutigarria izatera bihurtzen. Ez balitz ikuskaria batzutan hain nazkagarria, ia ia mirespenez begiratuko genuke zein ausardiaz eta zein punturaino ankapetzen duen kapitalismoak beraren pentsamenduaren korpusaren maximarik nagusiena, bere ageri-ageriko ereferentzia ideologikoa: liberalismoa bait da, modu kantiarrean, agintzen duena gizakiak modu batez jokatu behar duela “non eta gizadia, bai norberaren baitan eta baita bestearen baitan ere, beti tratatu behar den helburu gisa, eta inoiz bitarteko huts gisa”. Instrumentazio egitasmo handiek soilik duten sekretuaren harira, bira dialektiko bitxi baten bidez, baieztatu da, libertatearen zer-izanaren arabera, libre direla batzuk besteak erabiltzeko, eta besteak libre direla bitarteko gisa erabiliak izatea uzteko. Bi libertate horien bategiteari deitzen zaio alokairugoa.

La Boétiek gogoratzen du zein punturaino joputzaren ohiturak joputza bera ikustea galarazten duen. Ez da ez, gizakiok ahazten dutela zorigaiztoan daudela, gaitz hori barneratzen dutelako baizik fatum bat bezala, bestelako aukerarik gabe nahitanahiez sufritu beharrekoa, joputza begitanduz bizitzeko modu bat bezala eta hortara eginak daudela. Morrontza arrakastatsuak dira morrontzapekoen imaginazioan, morrontzapeko afekzio tristeak eta morrontzaren ideia elkarrekiko ebakiak gelditzen direnean -nahiz eta dena den, beti gerta daiteke, konstzientzian garbi agertzen denean, errebolta egitasmoak berjaiotzea-. La Boetieren oharpen hau kontutan hartu beharra dago joputza kapitalistaren “nukleo gogorra”-ri aurre egitera itzuli nahi eta behar denean, eta neurtu behar da holako jarrera zer sakontasunez sarrarazia dago. Izan ere, harrigarria bada ere, inor ez da jadanik harrituta gelditzen: gizon batzuk, jabeak deitzen zaie, beste asko jabearen beraren desiran sartzera eta desira horretarako eragile bihurtzera eraman “ahal dezakete”.

“Botere” hori, horretan pentsatuz gero nahiko estraino ere badena, beraiena al da benetan? Marx ondoren ongi dakigu ezetz: egitura sozialen konfigurazio jakin baten, zehazki, alokairu bidezko harremanen egituraren emaitza da, langileak bananduak gelditzen bait dira produkzioaren bitarteko eta emaitzengandik. Bainan egitura horiek ez dute organizazio kapitalistetan gertatzen den guztiaren azken hitza. Esango da horixe dela, hain zuzen, psikologiaren edota lanaren soziologiaren lan berezitua, eta egia da. Ondorengoa ez dator lan berezitu horretan erregistro propio bat gehitzea; nahi dudana da proposamen abstraktuago bat egin, zenbait elementu baliagarri izango zaielakoan: harremanen estrukturalismo bat eta pasioen antropologia bat konbinatzeko proposamena. Marx eta Spinoza.

Zihur aski bi horiek ezagunak dira -tarteko iruzkingileen bidez. Asko dira dituzten afinitateak, bainan honek ez du esan nahi guztitan ados direnik. Nahiko indartsuak dira, halabaina, elkarrekin jartzearekin korrokada intelektual batean erortzeko arriskua ez izateko. Hauxe bait paradoxa tenporala: Marx Spinozaren ondorengo bada ere, Spinozak lagun gentzake orain Marx osatzen. Zeren egiturek (soldatapekoen mobilizazio kapitalista) ez digute oraindik esaten zertan “funtzionatzen” duten egitura horiek. Hau da, zerk eragiten du zehatz-mehatz beren efikazia, ez makinaren mamua motorra baizik. Erantzun spinoziarra da: afektuak.

Egin klik hemen artikulo osoa irakurtzeko

Sobre el fin de ETA y la refundación de…

· 0 comentarios

Joxe Iriarte, Bikila

La mayoría de la sociedad vasca desea el final de ETA. Yo también. Pero las razones para desear y argumentar tal fin son diversas y condicionadas por el cristal con que miramos, o la forma en que nos afecta personal o políticamente.

Mis razones nunca han sido ni son las del sistema y sus defensores, ni están fundamentadas en unos preceptos éticos abstractos, los cuales, al igual que la aspirina, valen para todo tipo de dolores . La noción del bien y del mal del PP (por ejemplo, en el tema del aborto), o de cualquier demócrata neoliberal, y la de un anticapitalista y antiimperialista no pueden ser iguales o similares, por más que todos nos declaremos fervientes defensores de los derechos humanos.

Hablando claro: yo no deseo un final policíaco-represivo de ETA del tipo «derrotado y cautivo el ejército rojo, la paz reina en España»; o el orden constitucional, que no es lo mismo pero algo se le parece. No por casualidad el ejército vencedor de la Rebelión Militar de 1936 impuso una Transición a la medida de sus deseos (que rechazó la república y no reconoce más soberanía que la de la nación española), y posibilitó, además, que los que hoy claman «¡ni olvido ni perdón!» se beneficiasen del borrón y cuenta nueva.

Por lo contrario, desearía que tal final fuese producto de una decisión unilateral de ETA. En primer lugar, dictada por el convencimiento de que su contumacia, además de generar un terrible e inútil dolor entre sus partidarios y adversarios, entorpece y envilece la lucha en pro de la soberanía de Euskal Herria.

En segundo lugar, para superar los obstáculos existentes para logar un acuerdo satisfactorio en torno a las víctimas, personas presas y exiliadas y, en general, a todas las directamente afectadas .

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
1.- Mi enfoque se fundamenta en la “fusión de lo ético y lo político, partiendo de la pluralidad de éticas y de políticas” según la definición de Paco Fernández Buey. Esto es, en unos principios éticos acordes a un proyecto eco-socialista, internacionalista, feminista y autodeterminacionista, los cuales chocan con el de los defensores del status quo, contrarios a esos objetivos, y con los de ETA, que pueden coincidir en teoría pero que su práctica los contradice.

2.- En el tema de las víctimas, merece la pena resaltar el contraste existente entre el protagonismo simbólico que juegan las víctimas de ETA y sus familiares, y el ostracismo que sufrieron (durante toda la Transición) y sufren las víctimas de la guerra civil y sus familiares. Poco tiene que ver con una cuestión de responsabilidad generacional ni con cuestiones de mayor urgencia en materia de memoria o reparación, sino con la construcción de un discurso que hace de la Transición nuestro alfa y omega, y todo lo que cuestiona esa versión no interesa.

El castillo de naipes irlandés y sus lecciones políticas para la Izquierda, para los sindicatos obreros… y hasta para los Verdes en el gobierno neolib

miércoles, 1 de diciembre de 2010 · 0 comentarios

Harry Browne es profesor en la Escuela de Medios de Comunicación en el Dublin Institute of Technology.

"Resulta obvio ahora que Irlanda, como Lehman hace dos años, ha puesto al descubierto la fragilidad (es decir, la criminal falta de escrúpulos) subyacente al mundo de los negocios financieros. Lo crucial, políticamente hablando, es que Irlanda se sirva de su posición decisiva en este momento de la crisis no sólo para asegurar su propia supervivencia, sino para contribuir a poner fin al goteo de pauperización que arrastrará a Europa y al mundo entero, si este tipo de 'rescates', que no son sino ulteriores transferencias de riqueza hacia los ya ricos, llegan a ser la norma. No podemos darnos por satisfechos con algún arreglillo para salvar la cara con los tenedores de bonos que apostaron con nuestros bancos, o mejor dicho, que calcularon que esta 'apuesta' suya no podía de ningún modo ser perdedora, porque sus socios políticos en el delito no permitirían de ningún modo que la perdieran del todo."

[Este artículo podrá comentarse en nuestra página en facebook:
http://www.facebook.com/pages/SinPermiso/106764166044474]


Se ha discutido últimamente mucho por aquí sobre el Alzamiento de Pascua irlandés. Nada particularmente interesante: sólo los "hombres de 1916" convertidos ahora en protagonistas de una serie de cuestiones retóricas que se reducen a ésta: "¿Para eso dieron sus vidas?" El Irish Times, encarnizado enemigo de aquellos rebeldes hace 94 años y raramente amigable con ellos desde entonces, hizo suya la cuestión la semana pasada en un editorial y ha venido desde entonces publicando a diario cartas recogidas en una página intitulada "¿Para eso"?.

No es sorprendente que la lucha por la independencia nacional venga ahora a la cabeza cuando el Estado irlandés implora/negocia un préstamo a los bancos extranjeros para poder pagar a los tenedores extranjeros de los bonos de deuda pública irlandesa. Precisamente hoy, el Sinn Fein -el partido que mayor empeño pone en proclamarse heredero de los luchadores por la libertad de 1916 y de la subsiguiente Guerra de la Independencia- ha registrado una asombrosa victoria en unas elecciones parciales celebradas en el pedregoso terreno del suroeste de Donegal.

Sahara: Entrevista a Ahmed Bujari

jueves, 25 de noviembre de 2010 · 0 comentarios

ANTONIO G. GONZÁLEZ - Las Palmas de Gran Canaria -
Ahmed Bujari, representante del Frente Polisario ante las Naciones Unidas y negociador principal en las conversaciones con Marruecos. LP/DLP

El delegado del Polisario en Madrid advierte con la vuelta a las armas tras la respuesta vaga de la comunidad internacional ante los sangrientos sucesos de El Aaiún. Sería, en realidad, la vuelta al conflicto armado con Marruecos tras veinte años.

El alto el fuego con Marruecos se declaró en 1991. Al final, ¿ha servido de algo desde la perspectiva del Polisario?
De un lado en estos veinte años se ha fortalecido la identidad y la unidad saharaui. Pero también se ha verificado que la comunidad internacional no ha cumplido con sus obligaciones asumidas en la resolución del conflicto sobre la última colonia en África registrada en la agenda de Naciones Unidas. Esto lleva a preguntarse por la consistencia del sistema internacional, que hace aguas por todas partes, pero los derechos saharauis están sólo en relación directa con los que desean los saharauis. Y no hay fecha. Que no quepa duda alguna al respecto.

¿Tiene nuevos datos sobre lo ocurrido con el desalojo violento del campamento saharaui junto a El Aaiún? ¿Qué información manejan ustedes?
Bueno, las informaciones van llegando con cierta dificultad. Pero tenemos razón en pensar que las cosas han llegado a la dimensión de la masacre. Por eso solicitamos al Consejo de Seguridad una investigación sobre los hechos. Pero Francia y Marruecos, como temen esa investigación, no la hicieron posible [París ejerció derecho de veto]. Pensamos en una masacre.

¿Qué indicios tienen?
De un lado Marruecos tuvo la osadía de decir cuántas bajas tuvo, pero no habla de las víctimas. Y si una fuerza atacante, que aprovecha la sorpresa y la superioridad, resulta con once víctimas mortales y decenas de heridos, es razonable pensar que la fuerza atacada y sorprendida tenga una lista de bajas cinco veces superior. Esos son los cálculos. De otro lado, hay indicios de que testigos oculares vieron 36 cadáveres en la morgue del hospital en El Aaiún. Y hay testigos oculares de una fosa común cerca de El Aaiún donde se enterraron 16 hombres y 19 de mujeres. Hay informaciones fidedignas de que mucha gente fue llevada dentro de Marruecos y que constituyen el capítulo de los desaparecidos y detenidos. Todos estos indicios claman por una investigación. Marruecos se opone como se opone a que haya prensa extranjera, y seguirá oponiéndose hasta que haya limpiado la escena del crimen, lo cual es un error de cálculo porque por mucho que limpie quedan siempre huellas. Y aún en el caso de que Marruecos logre ocultar esto al mundo, lo que no podrá lograr es que la decisión de la población saharaui haya sido adoptada: el Gobierno marroquí ha echado por tierra su esfuerzo de veinte años para convencer a los saharauis de que su ocupación [del Sahara] era el paraíso para ellos.

Otoño 2010: Anatomia de un gran movimiento social

· 0 comentarios

Investigadores en ciencias políticas, Sophie Beroud y Karel Yon analizan en caliente, en esta entrevista, el gran movimiento social de Otoño de 2010. Describen las principales características de estas movilizaciones, la manera como se articulan a un proceso de trasnformaciòn del campo sindical y apuntan las cuestiones estratégicas puestas al día por estas semanas de lucha.

ContreTemps – El movimiento contra la reforma de las pensiones lanzado en primavera última se inscribe en una trayectoria de grandes conflictos sociales…

La potencia del conflicto, su contenido político y la dramaturgia misma de esta oposición masiva en la calle al poder contribuyen a inscribir este momento como un momento agudo de la lucha de clases en Francia.

Se inscribe en primer lugar, evidentemente, en filiacion directa con los movimientos de 1995 y 2003, en las cuales centenares de miles de asalariados salieron a la calle y algunos sectores se pusieron en huelga por el mismo tema : oposición a la reforma de las pensiones, la de los regimenes especiales en 1995, la del regimen general en 2003. La cuestiones de las jubilaciones produjo siempre grandes conflictos sociales. Se trata, en efecto, de un elemento que ha jugado un papel central tanto en la estabilización de la condicioon social como en anclaje, via participación en la gestión de las instituciones del asalariado, del poder de las organizaciones sindicales.

Por su duracion, por la amplitud de las manifestaciones, por el bloqueo casi total de algunos sectores de actividad, el movimiento presenta, además, rasgos comparables a otras grandes secuencias de conflictivilidad social. Se inscribe en la linea de los conflictos sociales del otoño de 1995, pero también del invierno de 1986 en razon de su dinamica de ampliación progresiva y sostén que ha recibido de la poblacion. La movilizacion se ha extendido hacia una parte de la juventud, con los estudiantes de enseñanzas medias y en menor medida con los de universidad. En 1986 y 1995, la dinamica era inversa : las movilizaciones de la juventud escolarizada prefiguraron las de los asalariados. En la primavera de 2006 igualmente, es el temor a una entrada masiva de los asalariados en el conflicto centrado sobre el mundo educativo que habia conducido al presidente de la Republica a ceder en la cuestión del Contrato de Primer Empleo. El papel motor jugado por el frente unido de las organizaciones sindicales recuerda claramente esta movilización contra el CPE de 2006, pero tambien la de 2009 contra la crisis.

En fin, y en ello la ligazón es directa con la secuencia anterior de primavera de 2009, el movimiento se ha ciertamente construido sobre la respuesta a la reforma de las jubilaciones, pero ha sido al mismo tiempo irrigada por rechazo mucho más amplio de la política sarkoziana. Desde este punto de vista, el contenido político de la movilizacion actual es claramente más explícito, más tangible que por ejemplo, en el año 2003, en el momento mismo en que Jacques Chirac acababa de ser elegido, por defecto, frente a Jean Marie Le Pen. La dimensión de crisis política en innegablemente más ferte, lo que explica las referencias marcadas a Mayo-Junio 1968. Es el resultado de una deslegitimización importante del poder político, que ha sido particularmente puesta a la luz por dos sucesos : el afaire Woerth-Bettencourt, y la construcción de un « problema Rom » por el gobierno, habiendo sido este segundo suceso ampliamente interpretado como una escandalosa diversión destinada a hacer olvidar el primero. Más profundamente, es preciso hacer notar que este movimiento se inscribe después de la secuencia de primavera de 2009, marcada por importantes movilizaciones contra la crisis. La combinaciòn de estos elementos engendra un profundo sentimiento de injusticia. La imagen de un poder que gobierna para los de los negocios, que invita siempre a los mismos a hacer sacrificios, se ha impuesto. Las contradicciones resumidas en la personalidad de Sarkozy, que se presentaba a la vez como el heraldo del poder compra y presidente « bling-bling » -- « el presidente de los ricos », como dicen los Pinçon—han estallado con ocasión de este conflicto.

Zor publikoaren amarauna

domingo, 21 de noviembre de 2010 · 0 comentarios

Joseba Barriola
1.- Hiru epizentro ezagutu dira 2007an eztanda egin zuen krisi finantziario-ekonomikoaren bilakaeran: Herrialde Azpigaratuetan; Estatu Batuetan eta Bretaina Handian; Europan.

Lehenengoa, 2007-2008an, herrialde azpigaratuetan: elikaduraren krisia. NMF-k (Nazioarteko Moneta Funtsa) eta Banku Mundialak urteetan ezarritako austeritate politika eta kanpo-zorraren eraginez hedatutako pobreziari gehitu zitzaizkion uzta txarrak, elikaduraren inguruko espekulazio finantziarioa eta (krisi energetiko eta krisi klimatikoaren eraginez) bioerregaien produkzioaen biderketa. 1.000 milio pertsona gosez munduan eta gosearen kontrako matxinadakak errepikatu ziren hirugarren munduko hiriburu askotan. ONUren esanetara bildu ziren munduko estatu gobernu boteretsuenek gose horri aurre egiteko. 800.000 mila milioi dolar behar ziren 10 urteetan gosearekin amaitzeko... 20.000 soilik bildu ahal izan ziren.

Bigarren epizentroa, 2008-2009an Estatu Batuetan eta Britaina Handian. Enpresa handi batzuren hondamena lehen, gero banku eta aseguru etxe handienetakoak. Subprimeren arazoak kutsatua zuen finantza mundu guztia. Erreskateak, erdinazionalizazioak edo nazionalizazio osoak eman baziren ere, Brother Lemanen kasua (hondoratzen utzi bait zuten) izan zen deigarrienetakoa, eta lurrikara eragin zuen Walt Streeten. Ilusio faltsuak gezurtatuz, lurrikararen uhinak ekonomia globalizatu osora hedatu ziren. Hilabete gutxitan langabezia ziztu bizian gora egin zuen, eta ekonomia moteltzen, gero errezesioan sartzen, azkenian depresioa onartzen hasi zen. Azkar, segituan, Estatu Batuetan soilik, bertako finantza mundua eta produkzio enpresa handiak (autogintza...) salbatzeko 800.000 mila milioi dolar jarri zuen Bush oroimen txarrekoak Obama ados zelarik. Gauza bera egin zuen Britaina Handian eta atzetik jarraitu zuten Europako gobernu guztiek. Bitartean Copenhagen-en biltzen ziren gobernu buruak, eta krisi klimatikoaren aurrean ez-gaitasun eta ez-nahitasun kriminala erakutsi zuten. Ez bait dago modurik “bakoitza beretzat” nagusitzen ari den une honetan, ondare amankomun planetarioaren defentsan elkarrekin ezer egiteko. Bolibian elkartu zen krisi klimatikoaren aurkako Munduko Herrien Batzarra.

Desvergüenza y Solidaridad con el Sáhara

· 0 comentarios

Joxe Iriarte, Bikila
Decenas de miles de personas se manifestaron en Madrid el 13 de diciembre, en solidaridad con el pueblo Saharaui. Algunas decenas de korrikalaris lo hicieron al día siguiente en la clásica Behobia-Donostia, luciendo pegatas y portando banderas a favor del pueblo saharaui. Ambos actos, expresaban una pequeña parte de la inmensa solidaridad existente en el estado español con la causa Saharaui. En realidad, no hay causa que motive tanto consenso y adhesión. Por diferentes razones, desde la ultraderecha española a la extrema izquierda, desde el nacionalismo de estado a los nacionalismos periféricos, ecologistas, feministas, gentes corrientes, se sientes solidarios de un pueblo colonizado, masacrado, dividido y obligado a luchar por su supervivencia en condiciones extremas. Y sin embargo, todos los gobiernos españoles habidos desde la ocupación marroquí, en mayor o menor grado, ocultando sus vergüenzas o a plena luz, han traicionado sus promesas y permitido a la monarquía marroquí proseguir con su política colonialista y genocida.

Se suele afirmar con demasiada gratuidad, que en democracia, la voluntad mayoritaria siempre termina imponiéndose. Tal vez sea así en una democracia de verdad. No en las democracias realmente existentes, democracias demediadas como la española, donde la voluntad popular esta secuestrada. El ejemplo lo tenemos en casa, con el caso de Treviño, respecto al cual la mayoría de los habitantes se sientes vascos y quieren ser parte de la VA; pero no les dejan. Si estuviese en “otra comunidad autónoma” a lo mejor (afirmaba el presidente de Castilla-León), pero imposible “ceder” tal “enclave” a una comunidad donde el irredentismo tiene tanta fuerza.

El gobierno español, al igual que en el tema de la crisis económica, opera a favor de los capitalistas, en el caso del Sahara opera a favor de los intereses de Estado: el miedo a que Marruecos presiones contra los enclaves coloniales españoles de Ceuta y Melilla; de que abra los filtros contra la emigración; que ponga en cuestión los intereses económicos de as empresas españolas (y vascas), sin olvidar los calderos saharaui. Y eso que Felipe González prometió solemnemente a los saharauis estar a su lado “hasta la victoria final”. Sus palabras se las llevo el siroco que azota sin piedad los campamentos de refugiados. En el caso saharaui y en tantos otros.

¿Donde queda la primacía de los principios morales y éticos sobre el resto de consideraciones (económicas, políticas, etc), que en materia de victimas de la violencia, los socialistas proclaman hasta la saciedad? ¿Es que las victimas saharauis son de segunda categoría respecto a las que aquí?

¡Ya basta! Es hora de esclarecer comportamientos y exigencias. En primer lugar, los socialistas. Esta bien, es importante el trabajo que muchos socialistas de a pie y representantes institucionales como Odón Elorza, realizan a favor de pueblo saharaui. Pero no es suficiente. Deben exigir a su partido, que es quien gestiona el actual gobierno español, que cumplan sus promesas. Que presiones a la Monarquía marroquí y no les hace caso, que procedan en consecuencia.

Es hora de que todos los solidarios, operemos con coherencia. No las buenas intencione no bastan, poco valen si no están avalados por hechos. Por votos, por acciones en la calle, por ayudas efectivas a la solidaridad.

Respecto a los emigrantes marroquíes residentes en el estado español. Ellos no tienen responsabilidad alguna en las decisiones de un monarca feudal. Es entendible además, que el tema saharaui les coja contrapie. Lo que no es de recibo, es que no disientan con una política represiva criminal y genocida, y defiendan al Rey. Que no se avergüencen de la actitud de sus compatriota colonos, quienes ala igual que los racistas y los xenófobos van a la caza del saharaui, armados y protegidos por el ejercito de ocupación.

Un pueblo que oprime a otro no puede ser libre. La complicad con la monarquía, va contra ellos mismos, ahonda en un régimen que les obliga a huir de su tierra para buscarse la vida en otras latitudes. Digo esto ultimo, porque en la última manifestación de Donosita, tuvimos que aguantar a varios marroquíes que nos imprecaban al grita de ¡Viva Mohamed VI! Eran solo dos individuos, pero expresaban la estulticia el oprimido para con su dueño y señor.

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak