Debate en la izquierda francesa

miércoles, 3 de marzo de 2010 ·

Viento Sur 13/02/2010 Samuel Johsua (NPA) Traducción: Alberto Nadal para V.S.

[Samuel Johsua, dirigente histórico de la LCR, era hasta ahora “simple” director de campaña del NPA en PACA/1 donde se presenta Ilhem Moussaïd, la joven militante que utiliza pañuelo. Pero frente a lo que estima una “campaña racista”, ha finalmente decidido aparecer en la lista y responder a Jean-Luc Mélenchon) y Pierre Laurent /2 que han escrito sobre el tema en Marianne2 http://www.marianne2.fr/ ].

Desde mi punto de vista, el aspecto principal de la polémica en curso tiene que ver con la posibilidad de asumir como partido feminista un símbolo (el “pañuelo” o “velo”) de sumisión de las mujeres a los hombres. Pasemos por alto que la izquierda lo acepta sin preocupaciones cuando se trata de electas en Creil o en Échiroles /3. Porque se trata ciertamente de un debate fundamental: una vez se acepta, sin discusión posible, que el significado históricamente comprobado del pañuelo es ése, ¿se puede admitir que ciertas mujeres rechacen personalmente esta interpretación, y que el partido les confíe sin embargo una tarea de representación? Pregunta legítima, de una importancia ideológica mayor, que el NPA (en lo que le concierne) abordará en su congreso.

Pero este aspecto se mezcla de una forma totalmente indebida con autoproclamados principios laicos. Abandonemos la derecha a sus odios, y lamentemos la increíble ignorancia de estas preguntas en un republicano como Jean-Luc Mélenchon. Nos dice doctamente: “El movimiento obrero ha pagado siempre un precio por la religión y la ostentación de símbolos religiosos”. ¿Perdón? Cuando las JOC /4 se acercaron a la izquierda (en las JOC hay “cristianos”, ¿no?), ¿se “pagó un precio”? Los más viejos guardan el recuerdo respetuoso del compromiso del grupo Temoignage Chretién [Testimonio Cristiano] en la defensa del derecho a la independencia del pueblo argelino. Una pregunta a Mélenchon y Laurent: si ese grupo pidiera unirse al Frente de Izquierda, ¿os negaríais? Y si ahora un grupo “Testimonio Musulmán” se presentara con la misma demanda? Adivinad por qué estoy tan seguro de la respuesta en los dos casos…

Con el PG compartimos suficientes combates contra el racismo como para no iniciar un falso debate. Pero, cuando no tiene en cuenta (ni él, ni el PCF) la naturaleza profundamente xenófoba de la tempestad mediática creada por la derecha contra el NPA, asumen una grave responsabilidad.Increíble ignorancia, decía. Pues tras el término de laicidad se esconden numerosas interpretaciones, y, en lo que se refiere a la izquierda, al menos dos principales. Aurélie Filippetti/5 que pide a Besancenot que “relea a Marx”, no ha debido ni tan solo hojearlo, para cambiar el sentido del famoso “opio del pueblo”. Lo principal que dice el ilustre barbudo en el texto es que “exigir que se renuncie a las ilusiones sobre nuestra propia situación, es exigir que se renuncie a una situación que tiene necesidad de ilusiones”. Es el núcleo de una posición constante: solo el combate común, sin condiciones previas, contra las raíces del capitalismo permitirá apagar la necesidad de religión. Mélenchon dice: “No se puede debatir lo que afecta a la verdad revelada”. Cierto, pero precisamente para Marx la cuestión se resuelve menos a través del necesario debate, que a través de la lucha común. Mélenchon dice también: “(…) sacar las lecciones de la historia de Francia (…) porque hemos conocido tres siglos de guerras de religión”. ¡Por supuesto! Pero, justamente, esas lecciones son objeto de debate.

Contrariamente a Guesde /6, el punto de vista de Jaurès (bastante más moderado políticamente, pero indudablemente más cercano a Marx en este terreno preciso), en el debate sobre la ley de separación en 1905, era que no se debía buscar destruir la religión, sino “dejarla de lado”. Y, según la fórmula célebre en las filas revolucionarias (que se encuentra en los principios fundadores del NPA, pero cuyo origen se ignora a menudo), intentar unir el proletariado por encima de sus divisiones nacionales y religiosas (y de género se añadirá más tarde, etc.…). La ley de 1905 es la de Jaurès, no la de sus adversarios en el seno del socialismo.

¡Es verdaderamente extraño, que Mélenchon lo ignore hasta tal punto!

Es cierto que domina a menudo una interpretación particular de la laicidad (que Mélenchon retoma) como una división entre el dominio “privado” individual -donde pienso lo que quiero- y el dominio “público” -donde me callo (Afirma que “ella tiene derecho a practicar, pero no en la esfera política”). Se trata de una construcción mítica, completamente fantasiosa. Desde la votación de la ley de 1905 se vio que eso no tenía ningún sentido. En el año que siguió, algunos alcaldes intentaron prohibir las procesiones antes de rendirse a la evidencia. Si el derecho al culto estuviera destinado a lo “privado” individual, sería como decir que es casi clandestino. Se derivaría también que todo partido o sindicato que hiciera explícitamente referencia al cristianismo debería ser prohibido por la ley. A la CFTC (Confederación Francesa de Trabajadores Cristianos) por ejemplo, que participa en procesos electorales republicanos (elecciones de delegados de personal, elecciones de la magistratura laboral) y, evidentemente, al Partido demócratacristiano de Boutin/7 debería prohibírseles presentarse a las elecciones. ¿Es verdaderamente ése el programa del PG y del PCF? Es insostenible. Nos llevaría a prohibir los minaretes (pero también los campanarios, estoy seguro que no haríamos diferencias…). Lo que regula la ley de 1905, es decir la concepción de Jaurès, es la separación del Estado y de las instituciones religiosas mediante la prohibición de toda mezcla entre las dos. Resulta de ello que ningún lazo orgánico debe existir entre ellas y que, en consecuencia, el espacio público no debe en ningún caso depender directamente de decisiones, de presiones, de orientaciones fijadas por las religiones instituidas. Los ciudadanos tienen, por ejemplo, el derecho a oponerse al aborto en nombre de principios religiosos, pero la decisión depende del voto de todos (o de la movilización de la sociedad como bien se sabe), no de un sínodo de los obispos. Ni más, ni menos.

Luego (pero sólo luego) el debate se hace más político, en particular en la izquierda. Que Boutin tenga el derecho a reivindicarse cristiana no implica en absoluto que la gente de izquierda, que luchamos en nombre de valores universales, pongamos por delante este tipo de criterios. Aunque la evolución histórica ha estado marcado por la evolución de corrientes cristianas hacia la izquierda, en nombre incluso de una visión del cristianismo explícitamente reivindicada. Es verdaderamente extraño que ni Mélenchon ni Laurent se acuerden de esto. Este movimiento tuvo su traducción política en un partido como el PSU, pero también en adhesiones masivas al PC y a la extrema izquierda, y luego al PS. Ahí se ve claramente la actualidad de la orientación de Jaurès, que continúa luchando contra las intrusiones constantes de las religiones como instituciones (y consiguientemente a favor de la laicidad), pero autoriza los acercamientos con creyentes que se presentan explícitamente como tales, a condición por supuesto de que la religión pase a un segundo plano en el combate común.

Si hay que recomenzar hoy el proceso para el Islam (aunque los clericales católicos, ampliamente derrotados, puedan aprovecharse de ello para recuperar lo perdido), es un debate político perfectamente aceptable (en realidad tiene lugar en el seno mismo del NPA y es apasionante). En principio esta opción es posible en el seno mismo del combate laico. Decretar lo contrario solo puede significar un principio de prohibición contra el Islam como tal, cosa que no se hecho con otras religiones. Sin embargo, compañero Mélenchon, antes de aceptar esta opción, cuya gravedad no se te puede escapar, hay que pensárselo dos veces.

Notas de la Redacción:

1/ PACA es la abreviatura de la región Pirineos-Alpes-Costa Azul, con capital en Marsella. Consta de seis departamentos, uno de los cuales es Vaucluse (capital Aviñón) donde es candidata Ilhem Mousaïd.
2/ Jean Luc Mélenchon: político de izquierdas, formó parte del ala izquierda del PS hasta que en noviembre de 2008 abandonó ese partido para fundar el Parti de Gauche (PG). Pierre Laurent es dirigente del PCF.
3/ Lugares en los que hay mujeres que llevan el velo en las listas del PCF y/o PS (Ver declaración del NPA en VS).
4/ JOC: Juventud Obrera Cristiana.
5/ Aurélie Filipetti: portavoz del grupo socialista en la Asamblea Nacional
6/ Jaurès, Jean: dirigente socialista francés (1859-1914). Jules Guesde (1845-1922), dirigente socialista francés.
7/ Christine Boutin. Dirigente demócrata cristiana francesa, ministra con Sarkozy de mayo 2007 a junio 2009].

0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak