Amelia Amaya

viernes, 30 de julio de 2010 · 0 comentarios

Alberto Encinas -Arrasateko emakumeenganako indarkeriaren aurkako plataforma-

Amelia Amaya Jiménez zuen izena, 36 urte eta hedabideetan esaten dutenaren arabera: Duela aste batzuk “akats” bat egin zuen, estatistika beltz horretan sartzen diren emakume askok egiten duten berbera: Berriro bizitzea lehendik tratu txarrak eman dizkion gizonarekin, eta orain, Amelia, Euskal Herrian genero indarkeriaren ondorioz hiltzen den laugarren biktima.

Hil honen 25ean, domeka goizaldean, haren bikote-ohia Antonio Gutiérrez-ek, 42 urtekoa, egundoko eta behin betiko jipoia eman zion.

Agian egia izango da Ameliak akats bat egin izana, bikote-ohiarekin fidatu izan zelako, baina argi eta garbi geratu behar da Amelia ez dela bere hilketaren erantzulea; horregatik, hausnartu beharko genuke gure akatsei buruz eta galdetu gure buruari pertsona bakoitzak hartzen duen konpromiso pertsonalari buruz, XXI. mendean bertan emakumeak hiltzen jarraitzeko.

Ameliaren hilketaren erantzule bakarra da haren bikote-ohia, haren erasotzailea, haren hiltzailea… Antonio Gutiérrez. Gure konpromisoa da borrokatzea gizarte honetako gaitz hori deuseztatzeko betiko, izan ere, gaitz horren sustraiak erroturik daude gizon eta emakumeen arteko desberdintasunean oinarritutako sistema politiko eta sozial batean.

***************************************************************************************************

Se llamaba Amelia Amaya Jiménez, tenía 36 años y según los medios de comunicación: hace unas semanas, cometió “un error”, el mismo que cometen muchas mujeres que acaban formando parte de esta negra estadística: volver a convivir con el hombre que en anteriores ocasiones ya la había maltratado, ahora Amelia, se ha convertido en la última víctima mortal de la violencia de género en Euskal Herria.

En la madrugada del domingo 25, su ex pareja Antonio Gutiérrez de 42 años, le propinó una brutal y definitiva paliza.

Quizás sea cierto que Amelia cometiera el error de haber confiado en su ex pareja, pero lo que tiene que quedar claro, es que Amelia no es responsable de su propio asesinato, por ello, debiéramos reflexionar sobre nuestros propios errores y preguntarnos sobre el compromiso personal que adquirimos cada persona para que en pleno siglo XXI se siga asesinando a mujeres.

El único responsable del asesinato de Amelia, es su ex pareja, su agresor, su asesino… Antonio Gutiérrez. Nuestro, es el compromiso de luchar por la erradicación de esta lacra social, que hunde sus raíces en un sistema político y social basado en la desigualdad entre mujeres y hombres.

Denunciemos y luchemos contra la violencia hacia las mujeres!
Eraso sexistarik ez!!

Denborak argituz eta azkartuz dabiltza

viernes, 23 de julio de 2010 · 0 comentarios

Joseba Barriola

Udalbiltza aske-ren atzean ibili ginen larunbatean Bilboko kaleetan. Lagun batekin topo egin eta kaixoak ondoren, seme-alaben kontuak, san ferminetakoak, Iruinako udaltzaingok etorkin top-mantakoen aurka egiten edo eginarazten dietenari buruzko aipuak eta azkenian egiten ari gineari buruzko, manifari buruzko solasalditan bukatu genuen.

Denborak argituz. Izan ere, Egunkariarenean bezala Udalbiltzarenean ere argi geratzen den gauza, politikaren ukazioa da. Hau ez da ezta juizio politikoa. Burura etorri zitzaigun kontzeptua inkisizioa izan zen. Zeren inkisizioa ere epaiketa bat zen. Berezia. Ondorio politiko-pertsonalak zituen epaiketa morala. Pentsamenduen epaiketa morala. Moral aldetik akusatua deabru definituz gero, berdin dio defentsa, deabruaren hitzak dira, eta kondena ezinbestekoa da.

Gure garai hauetan, politika bi mehatxupean dago. Alde batetik globalizazio merkantilaren mehatxupean: erabakiak espazio publikotik jabetza pribatuko bulegoetara izkutatu dira (krisia eta Bolonia dira bi adibide garbiak) eta kapitalaren morrontzapeko “adituek” (tartean politikari profesionalak) egiten dute erabaki horien transmisio eta aplikazio ezinbestekoa. Ez da nahasi behar politikarekin, “politika” deitzen den hori, Gasteiz-Iruina-Madrid-Paris-Bruselasko parlamentutan egiten den hori, antzespen publizitario mediatikoa baizik ez da funtsean. Erabaki nagusienak beste nonbaiten hartzen bait dira. Bestetik, politikaren ukazio hori moralitate abstrakto batez jazten da: gerra humanitarioak eta prebentiboak, susmagarrien tortura prebentiboak, segurtasunaren aitzakiaren askatasunen murrizketak. Gizadiaren edo Bushen hitzetan “Ona”ren izenean egiten diren gerrak, etsaien bandoaren ez-gizatasuna sorrarazten du. Eta gizatasuna ez dutenez ez dute arrazoirik ez dute azalpenik, ez dute esplikaziorik... kondena da merezi duten bakarra. Mekanismo hau erabili izan da barra barra hemengo parajetan. Nork ez du entzun Aznar batasunekoei buruz “son una basura”, “son unas fieras” esaten. Nola negoziatu “basurarekin” edota “fiera”-rekin? Zaborrak eta animali basatiak ez du hitzegiten. Eta gainera zaborra inzineratu egiten da eta animali basatia akatu. Moralismoa bada, erabiltzen da, eztabaida ukatzeko eta benetako arazoak mahain gainean jartzeko. Moral abstratu horrek badu, bada, egikizun politikorik: benetako politika ixilaraztea. Hitz batez politikaren ordez, automatismo merkantila eta moralismo antzua.

Harresi itogarri horretatik irten nahi duenaren benetako ekintza politikoa debekatu egiten da. (Ilegalizazioak). Eta ilegalizazioa saiesteko, kondena exijitzen da. Hala ere, zerbait geratzen bada, epaitegiratu egiten da (Egunkaria, Udalbiltza). Eta hala ere, zerbait geratzen bada, moralizatzen da. Eta horren karirat moral abstraktu hipokrita edo inozo baten bidez erresistentzia desligitimatzen saiatzen dira.

Denborak azkartuz. “Inkisiorik ez, Udabiltza aske” kontsigna izan zen aurreko gogoetaren emaitza. Izan ere, manifestazio osoan ez zen Udabiltzaren inguruko ohiu zuzen zehatzik entzun. Herrien izenekin eta probintzien ikurrekin Udalbiltzaren eginkizuna bezala nazioaren eraikuntza adierazten zen. Horrela, hasiera hasieratik “Independentzia” oihua nagusitu zen manifestazio osoan zehar. Nire lehen pentsamendua izan zen: Udalbiltza epaitzen... lekutan dago independentzia! Badago denbora tartea Udalbiltza aske ikustetik independentziaraino! Bainan, gero, beste pentsamendu biziagoa bururatu zitzaidan. Eta “independentzia” oihuak, milaka pertsonen desio-intuizioak, nire arrazionaltasun estuari eginiko deia balitz? Zeren deia? Eta pentsatu nuen: erne! denborak azkartuz dabiltza! Gauza bera gertatu zen aste bete lehenago “autodeterminazioaren” aldeko manifestazioan: “independentzia” izan zen oihu nagusiena. Logika arruntaz independentzia autodeterminazioaren ondoren dator. Eskubidea lehen, gero egikaritu. Bainan bada logika dialektikoa ere. Orduan, zapalduen iragan zapaldua berpizten da oraingo oinordekoengan; orduan, geroak eragiten du orainean; orduan, denboraren abiadura azkartu edo mantsotu egiten da; orduan denborak hautsi egiten dira edo denborak batu egiten dira. Posibleen irekidurak egingarriak bihurtzen dira.

Eta nago denborak azkartzen ari direla. Zehazki: Transizioaren oinarrian hiru paktu nagusi egon ziren: 1) Errekontziliazio Nazionala: honen izenean kolpe militarra eta ondorengo diktadura “hechos consumados” bezala utzi ziren eta “Aministiaren Legea”-k, presoen askatasunaren truke, bermatu zuen saldukeria; 2) Pakto Konstituzionala: demokraziaren izenean onartu ziren monarkia botere faktikoaren garante bezala, soberania nazional espainola, sistema elektoral atzerakoia, ordurarte eta ondorengo jabetza pribatuaren onarpena, Elizaren pribilegioen onespena eta mendebalde kapitalistan integratzea –Europa eta NATO--; 3) Monkloako Paktoa: berriro ere demokraziaren izenean, kapitalista frankisten onurako paktu soziala ezarri zen. Hiru kolpe horien ondorioak sufritu ditugu azkeneko 30 urteetan. Milaka erresistentzia saio egin dira. Bada, susmoa dut, hiru zutabe horien egonkortasunean lehen pitzadurak hasi direla agerian jartzen mogimendu herrikoien eraginez: memoria historikoaren inguruko mogimendua, nazioen autodeterminazioaren aldeko mogimendua, krisiaren aurkako greba orokorrak, emakumeen emantzipazioaren aldeko dinamika berri eta sakonagoak, unibertsitateen eta hezkuntza osoaren merkantilizazioaren aurkako lehen oldarrak, naturaren ustiaketaren eta iraulketa klimatikoaren aurrean garatzen ari diren kezkak eta mobilizizazioak. Transizioarekin ezarritako harresia kraskatzen hasia da. Alde guztietatik harresi berarekin egiten dugu topo. Harresia geroz eta argiago dago, denborak azkartuz dabiltza.

Udalbiltzarekin elkartasuna

miércoles, 14 de julio de 2010 · 0 comentarios






Zutik eko Gorripidea ildoak, Bilbon uztailaren 17an Udalbiltzako auzipetuen elkartasunez egingo den manifestazioaren helburuekin bat egiten du eta bertan parte hartuko du. Hots: auzipetuen absoluzioa.

Izan ere, 18-98, Egunkaria, eta Udabiltzaren auziak eskubide demokratikoen urraketak garbiak burutu ziren testuinguru politiko batean sorturiko garbiak dira. Iritsi da garaia egoera tamalgarri honekin bukatzeko.

La corriente Gorripidea de Zutik hace suyos los objetivos de la manifestación que el 17 de Julio se celebrará en Bilbo en solidaridad con las personas encausadas de Udalbiltza, pidiendo para las mismas su total absolución.

El juicio contra Udalbiltza, al igual que anteriormente ocurrió con el sumario 18-98 y el caso de Egunkaria, es fruto de una época en la cual se conculcaron derechos democráticos elementales. Es el momento de dar carpetazo definitivo a esta situación.

http://www.udalbiltza.net/
http://www.mondraberri.com/mondraberri/contenidos.item.action?id=4708366&menuId=5704599&onlypath=true

El Imperio del Consumo

martes, 13 de julio de 2010 · 0 comentarios

Eduardo Galeano

La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble. La parranda aturde y nubla la mirada; esta gran borrachera universal parece no tener límites en el tiempo ni en el espacio. Pero la cultura de consumo suena mucho, como el tambor, porque está vacía; y a la hora de la verdad, cuando el estrépito cesa y se acaba la fiesta, el borracho despierta, solo, acompañado por su sombra y por los platos rotos que debe pagar. La expansión de la demanda choca con las fronteras que le impone el mismo sistema que la genera. El sistema necesita mercados cada vez más abiertos y más amplios, como los pulmones necesitan el aire, y a la vez necesita que anden por los suelos, como andan, los precios de las materias primas y de la fuerza humana de trabajo. El sistema habla en nombre de todos, a todos dirige sus imperiosas órdenes de consumo, entre todos difunde la fiebre compradora; pero ni modo: para casi todos esta aventura comienza y termina en la pantalla del televisor. La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo.

El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos. Dime cuánto consumes y te diré cuánto vales. Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a luz continua, para que crezcan más rápido. En la fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia de pagar. Este modo de vida no es muy bueno para la gente, pero es muy bueno para la industria farmacéutica. EEUU consume la mitad de los sedantes, ansiolíticos y demás drogas químicas que se venden legalmente en el mundo, y más de la mitad de las drogas prohibidas que se venden ilegalmente, lo que no es moco de pavo si se tiene en cuenta que EEUU apenas suma el cinco por ciento de la población mundial.

«Gente infeliz, la que vive comparándose», lamenta una mujer en el barrio del Buceo, en Montevideo. El dolor de ya no ser, que otrora cantara el tango, ha dejado paso a la vergüenza de no tener. Un hombre pobre es un pobre hombre. «Cuando no tenés nada, pensás que no valés nada», dice un muchacho en el barrio Villa Fiorito, de Buenos Aires. Y otro comprueba, en la ciudad dominicana de San Francisco de Macorís: «Mis hermanos trabajan para las marcas. Viven comprando etiquetas, y viven sudando la gota gorda para pagar las cuotas».

Invisible violencia del mercado: la diversidad es enemiga de la rentabilidad, y la uniformidad manda. La producción en serie, en escala gigantesca, impone en todas partes sus obligatorias pautas de consumo. Esta dictadura de la uniformización obligatoria es más devastadora que cualquier dictadura del partido único: impone, en el mundo entero, un modo de vida que reproduce a los seres humanos como fotocopias del consumidor ejemplar.

El consumidor ejemplar es el hombre quieto. Esta civilización, que confunde la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación. Según la revista científica The Lancet, en la última década la «obesidad severa» ha crecido casi un 30 % entre la población joven de los países más desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un 40% en los últimos dieciséis años, según la investigación reciente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. El país que inventó las comidas y bebidas light, los diet food y los alimentos fat free, tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico.

Triunfa la basura disfrazada de comida: esta industria está conquistando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos. Esas tradiciones, esas señas de identidad cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificación de la comida en escala mundial, obra de McDonald’s, Burger King y otras fábricas, viola exitosamente el derecho a la autodeterminación de la cocina: sagrado derecho, porque en la boca tiene el alma una de sus puertas.

El campeonato mundial de fútbol del 98 nos confirmó, entre otras cosas, que la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca-Cola brinda eterna juventud y que el menú de McDonald’s no puede faltar en la barriga de un buen atleta. El inmenso ejército de McDonald’s dispara hamburguesas a las bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del Este de Europa. Las colas ante el McDonald’s de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín.

Un signo de los tiempos: esta empresa, que encarna las virtudes del mundo libre, niega a sus empleados la libertad de afiliarse a ningún sindicato. McDonald’s viola, así, un derecho legalmente consagrado en los muchos países donde opera. En 1997, algunos trabajadores, miembros de eso que la empresa llama la Macfamilia, intentaron sindicalizarse en un restorán de Montreal en Canadá: el restorán cerró. Pero en el 98, otros empleados e McDonald’s, en una pequeña ciudad cercana a Vancouver, lograron esa conquista, digna de la Guía Guinness.

Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra. Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece.

Los expertos saben convertir a las mercancías en mágicos conjuntos contra la soledad. Las cosas tienen atributos humanos: acarician, acompañan, comprenden, ayudan, el perfume te besa y el auto es el amigo que nunca falla. La cultura del consumo ha hecho de la soledad el más lucrativo de los mercados. Los agujeros del pecho se llenan atiborrándolos de cosas, o soñando con hacerlo. Y las cosas no solamente pueden abrazar: ellas también pueden ser símbolos de ascenso social, salvoconductos para atravesar las aduanas de la sociedad de clases, llaves que abren las puertas prohibidas. Cuanto más exclusivas, mejor: las cosas te eligen y te salvan del anonimato multitudinario. La publicidad no informa sobre el producto que vende, o rara vez lo hace. Eso es lo de menos. Su función primordial consiste en compensar frustraciones y alimentar fantasías: ¿En quién quiere usted convertirse comprando esta loción de afeitar?

El criminólogo Anthony Platt ha observado que los delitos de la calle no son solamente fruto de la pobreza extrema. También son fruto de la ética individualista. La obsesión social del éxito, dice Platt, incide decisivamente sobre la apropiación ilegal de las cosas. Yo siempre he escuchado decir que el dinero no produce la felicidad; pero cualquier televidente pobre tiene motivos de sobra para creer que el dinero produce algo tan parecido, que la diferencia es asunto de especialistas.

Según el historiador Eric Hobsbawm, el siglo XX puso fin a siete mil años de vida humana centrada en la agricultura desde que aparecieron los primeros cultivos, a fines del paleolítico. La población mundial se urbaniza, los campesinos se hacen ciudadanos. En América Latina tenemos campos sin nadie y enormes hormigueros urbanos: las mayores ciudades del mundo, y las más injustas. Expulsados por la agricultura moderna de exportación, y por la erosión de sus tierras, los campesinos invaden los suburbios. Ellos creen que Dios está en todas partes, pero por experiencia saben que atiene den las grandes urbes. Las ciudades prometen trabajo, prosperidad, un porvenir para los hijos. En los campos, los esperadores miran pasar la vida, y mueren bostezando; en las ciudades, la vida ocurre, y llama. Hacinados en tugurios, lo primero que descubren los recién llegados es que el trabajo falta y los brazos sobran, que nada es gratis y que los más caros artículos de lujo son el aire y el silencio.

Mientras nacía el siglo XIV, fray Giordano da Rivalto pronunció en Florencia un elogio de las ciudades. Dijo que las ciudades crecían «porque la gente tiene el gusto de juntarse». Juntarse, encontrarse. Ahora, ¿quién se encuentra con quién? ¿Se encuentra la esperanza con la realidad? El deseo, ¿se encuentra con el mundo? Y la gente, ¿se encuentra con la gente? Si las relaciones humanas han sido reducidas a relaciones entre cosas, ¿cuánta gente se encuentra con las cosas?

El mundo entero tiende a convertirse en una gran pantalla de televisión, donde las cosas se miran pero no se tocan. Las mercancías en oferta invaden y privatizan los espacios públicos. Las estaciones de autobuses y de trenes, que hasta hace poco eran espacios de encuentro entre personas, se están convirtiendo ahora en espacios de exhibición comercial.

El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras, impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante. El gentío, que sube y baja por las escaleras mecánicas, viaja por el mundo: los maniquíes visten como en Milán o París y las máquinas suenan como en Chicago, y para ver y oír no es preciso pagar pasaje. Los turistas venidos de los pueblos del interior, o de las ciudades que aún no han merecido estas bendiciones de la felicidad moderna, posan para la foto, al pie de las marcas internacionales más famosas, como antes posaban al pie de la estatua del prócer en la plaza. Beatriz Solano ha observado que los habitantes de los barrios suburbanos acuden al center, al shopping center, como antes acudían al centro. El tradicional paseo del fin de semana al centro de la ciudad, tiende a ser sustituido por la excursión a estos centros urbanos. Lavados y planchados y peinados, vestidos con sus mejores galas, los visitantes vienen a una fiesta donde no son convidados, pero pueden ser mirones. Familias enteras emprenden el viaje en la cápsula espacial que recorre el universo del consumo, donde la estética del mercado ha diseñado un paisaje alucinante de modelos, marcas y etiquetas.

La cultura del consumo, cultura de lo efímero, condena todo al desuso mediático. Todo cambia al ritmo vertiginoso de la moda, puesta al servicio de la necesidad de vender. Las cosas envejecen en un parpadeo, para ser reemplazadas por otras cosas de vida fugaz. Hoy que lo único que permanece es la inseguridad, las mercancías, fabricadas para no durar, resultan tan volátiles como el capital que las financia y el trabajo que las genera. El dinero vuela a la velocidad de la luz: ayer estaba allá, hoy está aquí, mañana quién sabe, y todo trabajador es un desempleado en potencia. Paradójicamente, los shoppings centers, reinos de la fugacidad, ofrecen la más exitosa ilusión de seguridad. Ellos resisten fuera del tiempo, sin edad y sin raíz, sin noche y sin día y sin memoria, y existen fuera del espacio, más allá de las turbulencias de la peligrosa realidad del mundo.

Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco, poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error a corregir, ni un defecto a superar: es una necesidad esencial. No hay naturaleza capaz de alimentar a un shopping center del tamaño del planeta.

Montevideo, Uruguay

Publicado en www.aporrea.org

Eutsi

domingo, 11 de julio de 2010 · 0 comentarios

Joxe Iriarte, Bikila

1. 29eko greba ostean badira borroka mota hori zalantzan jartzen dutenak, eta badira, grebarekin ados egon arren, irailaren 27an (29an) Europa osoan egingo diren greba eta mobilizazioetatik paso egin behar dugula diotenak, guk geurea egin omen dugulako. Ez nago ados bi iritzi horiekin. Alde batetik, garbi dago, burgesiaren benetako boterea bere klase estatusarekin eta ekonomia kapitalistan -finantziario edo produktiboa- betetzen duten paperarekin loturik dagoela. Aitzitik, langileek, sindikatuek, ezker sozial eta politikoak ezin dute ahaztu bere benetako boterearen iturria, azken finean, kalean mobilizatzeko ahalmenean dagoela, eta batez ere krisi kapitalista eta lege eta ohitura erreakzionarioek kaltetutako gizartearen zati guztien errebindikazioak antolatzeko eta biltzeko ahalmenean. Eta Greba Orokora, bere mugak kontuan harturik, dugu tresnarik eraginkorrenetakoa. Baldin eta ekintza isolatu bat bezala ez bada ulertzen, eta egin ondoren sindikatuek neguko kasernetara edo betiko martxara itzultzen ez badira. Bestaldetik, garbi dago ere, kapitalismoak mundua osoan ari dela langileria erasotzen eta herritarrak pobretzen. Gure kasuan Europako erabakiak eta Frantziako eta Espainiako gobernuen erabakiak zuzenki kolpatzen gaituzte. Horregatik gure beharra ere bada, langile gisa eta nazio gisa, Madrideko eta Bartzelonako, Sevillako eta Parisko, Marsellako eta Baionako langileekin batera jotzea kapitalismoaren aurka eta askatasunaren alde. Sindikal jokabide salduak kritikatuz, estatuen mailan eta Europa mailan borroka-elkartasun esperientziak egitea garrantzitsua da.

Krisiak, gorabeherak gain, luze joko du, eta konpontzen bada planetaren lurralde eta zoko guztietan ematen ari den indar harremanen lehiak erabakiko du norabidea. Beraz ez gara onik aterako krisia egoeratik, gizakia eta natura muturreko egoera batera eraman duen sistema hori pikutara bidaltzen ez badugu eta alde beren beste gizarte mota bat sortzeko pausu sendoak ematen bai Euskal Herrian zein munduan.

2 Euskal Herrian eta Katalunian espainiartasuna gainbehera dagoen une honetan futbola dugu ezbairik gabe espainiar harrotasuna hauspotzen duen bakarra, baita gurean ere. Espainiar selekzioak irabazten badu izugarrizko ospakizuna antolatuko dute eta ez bakarrik Cibelesen ingurumarian. Ez da kasualitatea instituzio batzuk pantaila erraldoiak jartzea hirietako plaza nagusienetan. Gasteizen esate baterako. Alabaina, selekzio nazionalaren auziak -espainola hala euskalduna- bere garrantzia izan arren, futbola eta kirol profesionala jarri behako genuke “punto de miran”, bere baitan mugitzen diren interesak salatuz, zein gizartean duen eragin kaltegarriak argituz. Egun Futbola dugu mundu osoan kapitalismoaren eta marka komertzialen diseinaturiko gizarte alienatu baten ikur nagusia. Erlijio unibertsal baten indarra duena, herriaren benetako opioa. Kirolzale aktiboa naiz eta uste dut bere praktika garrantzitsua dela gizarte osasuntsua izateko, baina kirol profesionala beste kupeleko sagardoa dugu, kiroletik gutxi duena eta negoziotik ia dena.

3 Erretiratzako garaietara iristen direnen bizitza duin bat izateko eskubidea izan da Ongizatearen Estatuaren aldarri nagusietako bat, egun kolokan dagoena. Nahiko arrazoia jubilatuok ere borrokan jarraitzeko. Dena den, ondo bizitzeko adina izango bagenu ere, ezin gara goxo egotera mugatu, onenean begirale hutsak izatera eta txarrenena hutsaren hurrengoak bihurturik. Azken hau da, nire uste apalean, benetako arrazoia zahartzaroan ere ez etsitzeko. Gure buruarekin eta gizartearekin matxinadan jarraitzeko.

4. Indar beteko gazteei dagokie gizarte berri baten aldeko borrokan lehen lerroetan kokatzea. Zoragarria hori gertatzen denean. Itsasondoko mehatze zuloan bost egunetan, bakardadearekin, hotzarekin, hezetasunarekin, eta batez ere botere bihotz gabe eta gupidagabearekin borrokan egon diren lagunek jarri nahi nituzke eredu. Krisia klimatikoaren eraginez eta kapitalismoaren porrotaren ondorioz, ingurugiroa eta ekonomia krisia larrian dagoen gariotan, gure diruak xahutzen eta natura larriki erasotzen ari direnen horiekiko desobedientzia zibila eta erresistentzia baketsua, zilegia ez ezik eraginkorra dela frogatu dute. Beste aldetik, ordea, “Hau gerra da!” erantzun du Beloki jeltzaleak, begiratzen dugun aldetik begiratzen dugula justifika ezina dena justifikatu nahian. Kanpoan uso eta etxean otso! Nola goraipatzen zituzten Green Paceren ekintzak, frantziar armadak egiten zituen froga nuklearrak gerarazteko Muroroa atoloian, edo Aldaketa Klimatikoaren aurkako Erreginaren aurrean egindako ekintza Danimarkan. Donostiako Alkatetik hasi, Espainiako Gobernuekin bukatu eta erdian euskal politikari guztiak sartuz txaloka ibili ziren. Eta nola zigortzen gurean. Nola goraipatzen diren munduko zenbait tokietan burutzen diren botereen aurkako jarrera intsumituak (Tibet-en adibidez) eta nola zigortzen eta laidotzen gurean, batez ere estrategikotzat hartzen diren azpiegituren aukakoak.

Lotsagarria iruditzen zait gauden egoera tamalgarrian, instituzioek agertzen duten egoskortasuna. Aldiz, eredugarria bere bizitza arriskuan jarriz bost egunean zulo beltzean egon diren lau neska mutil horiek diotena: “gu arriskuan egon gara, baina are arrisku handiagoan egongo dira obrako langileak” Bikain lagunak!

Itsasondoko hainbatek aspalditik dakite Itsasondo-Ordizia tunelarentzat marrazturiko ibilbidea arriskuz beteta dagoela, eta obraren arduradunak egindako indusketak oso kaskarrak izan direla arrisku horiek antzeman gabe, are kontutan izan gabe.

Hots, AHTren kontra izateko arrazoiei erantsi behar zaie arduradunen arduragabekeria. Bihotza hormigoizkoa izateaz gain odolez zipriztindu dezakete eta.

A Proposito del mundial de fútbol de Sudáfrica

jueves, 8 de julio de 2010 · 0 comentarios

Fútbol y enajenación

Entrevista con Sergio Levinsky

Autor de Maradona, rebelde con causa (8 ediciones en distintos países), El negocio del fútbol y El deporte de informar. Colaborador de FIFA Magazine, Kicker, Don Balon, etc. En 1996, primer premio nacional de Periodismo y Salud del Laboratorio Merck, Sharpe&Dohme, Sergio Levinsky es uno de los periodistas más críticos del fútbol.

Conocí a Sergio en París. Era una velada en la Casa de Argentina. Lugar donde hace algunos años morara, otro amante del fútbol, Julio Cortázar. Asistí por invitación de un amigo a la conferencia de Sergio, que versaría sobre el “pelusa”, Diego Armando Maradona. En un principio imaginé que sería otra charla sobre la cuasi divinidad del diez u otras anécdotas de cantina (que si Diego tiene sobrepeso, que si ya declaró contra Bush, que si invitó a Pelé a su programa, etc.). Sin embargo, no pasaron los primeros minutos cuando noté que la lectura que hacía Sergio sobre el affaire Maradona no sólo era la de un amante crítico al fútbol sino la de un utopista que busca rescatar el núcleo subversivo del deporte.

Posteriormente, coincidimos en actividades académicas, organizadas por los sociólogos Fernando Segura Trejo y Flávio Munhoz Sofiati, en la EHESS y en la Casa de Brasil, respectivamente. La erudición de Sergio en materia futbolística me incitó a mantener una especie de “diálogo inquisidor” sobre un fenómeno que ha sido mercantilizado por el sistema capitalista.

La siguiente entrevista es fruto de un intercambio que tuvimos sobre algunas aristas del fenómeno social que es el fútbol.

El poder de convocatoria, así como por la euforia que produce, ha hecho que intelectuales y académicos equiparen el fútbol al fenómeno del fundamentalismo religioso. No sólo por la cantidad de dinero que está en juego (comparemos la entrada a un estadio con el precio de un boleto para ver la Capilla Sixtina o las playeras oficiales de los representativos nacionales con los CD’s, estampas religiosas y productos de consumo que encuentras en las Iglesias), sino por la violencia que desencadena. Opio para el pueblo, distractor político, causa de segregación social. ¿Qué relación encuentras entre la dinámica del fútbol y su mercantilización?

Efectivamente, el fútbol, en esta última etapa que atraviesa, de super-profesionalismo, se ha convertido en una industria sensacional, y al mismo tiempo, en una maquinaria infernal que va subsumiendo todo porque va adquiriendo un status cuasi-religioso. No hay dudas de que la crisis de valores y de creencias genera que el fútbol, a partir de la representatividad que da una camiseta, un club de pertenencia, genera una adhesión muy particular. Los estadios pueden compararse con templos modernos. Hasta la forma de levantar una copa cuando se gana se asemeja mucho a la liturgia religiosa.

Y el hecho de que en el fútbol cada semana (y diría que ahora cada dos o tres días, por la necesidad creciente de partidos) se vuelva a jugar, y que los jugadores sean jóvenes y reales, genera una estrechez con el protagonista muy particular.

Creo que el fútbol ha pasado de ser un distractor a imponer directamente un modo de vida, tanto, que en muchos países, especialmente los latinoamericanos, tienen en el fútbol una agenda diaria.

Mi país, Argentina, utiliza el fútbol como eje de la acción desde lo cultural. Entonces, “patear la pelota afuera” es tratar de no conversar sobre determinado tema, “dejar la pelota picando en la línea” es facilitar una respuesta al interlocutor, o “dejarlo en offside” es poner en evidencia a alguien. O en muchos países, especialmente en América Latina o en África o Asia, durante los Mundiales se suspenden los exámenes en la universidad, o baja profundamente la asistencia a todos los espectáculos y casi no funciona el transporte público y hasta hay asueto laboral.

Luego, el fútbol tiene otro componente que es el “aspiracional”: con todo lo que fue representando socialmente, para muchos países se convierte en el mayor mecanismo de ascenso social. Pocas manifestaciones como el fútbol permiten a tanta gente “salvarse” en un sistema injusto, y pasar, tal vez, a convertirse en millonaria por el sólo hecho de tener buenas dotes de jugar bien a la pelota y hasta convertirse, el día de mañana, en alguien representativo para el propio pueblo y tal vez en alguien con reconocimiento público en el mundo entero gracias a la difusión desde los medios de comunicación masivos. Sin dudas el momento de mayor crecimiento del fenómeno comienza con el matrimonio entre el fútbol y la TV.

Paradójicamente, tenemos pensadores como Eduardo Galeano, Manuel Vázquez Montalbán, Albert Camus, Pier Paolo Pasolini o Roberto Fontanarrosa, entre otros, que reivindican no solamente la parte estética del fútbol sino su faz subversiva. Estoy pensando en los primeros sindicatos formados en Argentina. ¿Cuál fue la relación de algunos clubs en la época de la dictadura en tu país?

Lamentablemente, y como en todos los otros órdenes, la dictadura militar en la Argentina (me refiero especialmente a la última porque hemos tenido una por década desde 1930 hasta 1983) también se valió del fútbol para desviar la atención de la masacre que estaba perpetuando. Sucedió por un lado, que Argentina ya tenía otorgado desde antes del golpe de estado de 1976 la organización del Mundial de 1978 y entonces era fundamental tomar el control de la organización de este torneo para tratar de mostrar al mundo una cara falsa de felicidad del pueblo ante un éxito deportivo, que sumado a poseer el monopolio de los medios de comunicación, y la censura a la prensa extranjera, no fue difícil de implementar.

Y para poder tener control sobre esto, fue necesario también tener el absoluto control del fútbol como símbolo y como negocio por lo que la dictadura tomó inmediatamente a la Federación Argentina (AFA), imponiendo el modelo a los dirigentes, que como por lo general ya conocían de antes los mecanismos de corrupción, se sumaron sin problemas a la situación. Por ejemplo, son conocidos los vínculos del hombre fuerte del fútbol de ese tiempo, el contraalmirante Carlos Lacoste, con River Plate, o del general Guillermo Suárez Mason (procesado por delitos de lesa humanidad) con Argentinos Juniors.

Max Weber señalaba que los líderes (religiosos, sociales, etc.) cumplían una función profética, es decir, a través del carisma producían movimientos o rupturas en el sistema.

En este sentido, cómo observas la relación entre caudillismo deportivo y clientelismo político en América Latina (Pelé promocionando Master Card o Maradona en la marcha anti-Bush). ¿Crees que la mediatización de las figuras deportivas contribuya a la despolitización de lo económico?

Desde ya que en cierta parte sí. Es decir, al menos creo que como decía en otra pregunta, el fútbol ya es mucho más que un mero distractor, como podría ser el cine, el teatro, la música, por poseer elementos litúrgicos adaptados al nuevo tiempo de los medios de comunicación porque, su representación, en la medida que los protagonistas son “visibles” semanalmente (y a veces con mayor frecuencia), se hace más estrecha, y porque el hecho de tratarse de una competencia hace que tantos millones de personas frustradas en su propia situación personal (económica y política) encuentran en el fútbol y en sus clubes o selecciones nacionales un modo de triunfar simbólicamente y, por lo tanto, de redimirse parcialmente de sus desgracias.

Aquí en la pregunta se señalan dos caminos posibles de los actos simbólicos de los representantes futbolísticos. El de Pelé, subsumido por la misma maquinaria infernal de la industria, o el de Maradona, rebelado ante un sistema perverso y utilizando todo su poder mediático con un fin de denuncia, así como George Weah pudo ser presidente de Liberia y tantos ex futbolistas se convierten en políticos o crean fundaciones de ayuda a poblaciones vulnerables o necesitadas.

El fenómeno de las barras bravas, de las hinchadas y de las torçidas ha creado nuevas divisiones entre sujetos sociales, es decir, la falsa ilusión de que el enemigo del hincha de Boca es el de River o el de Fluminense es el rubro-negro. La industria comercial deportiva, es decir, los dueños de los equipos y de las grande cadenas (Tv Globo, Televisa, etc.) consolidan su posición de clase dominante mientras los obreros, los jóvenes, los desempleados se pelean entre sí por una identidad manipulada. No caen en la cuenta que si se unieran para exigir no el mejoramiento del fútbol espectáculo sino su destrucción sería un aliciente para fraguar la lucha definitoria.

Es bastante difícil que en un sistema perverso, y en el que se alimenta la rivalidad para supervivir como industria, esas hinchadas o colectivos de hinchas puedan unirse para exigir el mejoramiento del espectáculo. Eso podría llegar a ocurrir, o de hecho ha ocurrido, con grupos minoritarios en países desarrollados, en los que hay un cierto nivel cultural en el que los hinchas tienden a exigir cambios.

Pero hay que tomar en cuenta también que para las grandes cadenas internacionales que poseen los derechos del fútbol como Televisa, TV Globo o Torneo y Competencias, el hecho de que haya violencia en los estadios favorece que el espectador medio, por miedo, no concurra a los estadios y entonces recurra a la TV, por lo que indirectamente, la violencia ayuda a la TV en su expansión. Asimismo, se observa ahora en la Argentina, y lentamente se va exportando gracias a la TV, una nueva modalidad de violencia que es la “intra-barras” que va supliendo a la “inter-barras”, es decir, violencia entre facciones de una misma hinchada.

Esto se debe a que hoy el fútbol es también un enorme negocio en las tribunas y se lucha por el control de las entradas de favor que entregan los dirigentes, la distribución de la droga, los viajes para acompañar al equipo, y el hecho de controlar la totalidad de la barra también otorga poder mediático e influencias políticas. Me queda repiqueteando una frase durísima del ex jefe de la barra brava de Boca Juniors, Rafa Di Zeo, en 2007: “Tener poder es tener el teléfono de los que tienen poder”. El conflicto “intra-barras” implica un enorme cambio contextual porque ya no es necesario siquiera el ritual del partido como justificante de la violencia, porque ya no se necesita del equipo contrario.

Precisamente, pensando en esos elementos litúrgicos que has mencionado, cómo observas la relación épica entre un pueblo (o aficionados) y su representativo nacional (o club). Pienso en el Barça enfrentando al Real Madrid en la época del Generalísimo, a la victoria de Argentina sobre Inglaterra en el mundial del 86, posterior de la guerra de Malvinas, a Senegal venciendo a su antiguo invasor la “humaniste” Francia en el mundial de Corea-Japón en 2002.

Creo que eso a veces opera de manera particular en los pueblos, diría que como un importante plus a la hora de un partido decisivo. Muchas veces, en los protagonistas, opera como factor motivante y por otro lado, se asume más que nunca la representatividad en esos casos. Se ha dicho mucho, y creo que cada vez es más así, que el fútbol representa como ningún otro deporte (acaso el rugby, aunque tiene menos llegada masiva) la guerra sublimada.

El hecho de que sean todos representativos nacionales, con sus camisetas y sus himnos y que el fútbol se dirima en un campo de juego delimitado y televisado a todo el mundo y que haya una lucha que pasa por lo fisico y con ganadores y perdedores, hace que se parezca mucho a la idea de “guerra” y un pensador como el español Vicente Verdú, por ejemplo, sostiene que el gol no es otra cosa que haber triunfado en campo “enemigo” y volver a la tierra propia a contar a los propios el triunfo lejano. Y es una gran verdad como mitología. No por nada, su libro se llama “Fútbol, mitos, ritos y símbolos”.

Los pueblos depositan en los futbolistas todo su imaginario, lo que persiguen, aunque esto sea simbólico. En el caso del Mundial de México 1986, a cuatro años de la Guerra de Malvinas, un triunfo de Argentina sobre Inglaterra fue festejado de manera especial porque la gente sentía que de alguna manera se había vengado y había hecho doler, aunque sea por algunos días, al pueblo “enemigo”, pero además, el gol hecho por Diego Maradona con la mano, es decir, de manera no válida, significaba algo así como “robar al ladrón”, lo que fue doblemente festejado por la sensación de cierta reparación de la injusticia. Como el fútbol es tan popular como fenómeno, su representatividad aumenta y genera un enorme depósito de ilusión a sus protagonistas.

Finalmente, en esta mercantilización de la imagen y de la producción de símbolos fetichizados ¿cómo podemos realizar una ruptura entre fútbol y capitalismo?

Pues me parece que el Barça de la Nike no es en mayor o menor medida “un club comprometido” que el Real Madrid de Adidas. El poder de las firmas trasnacionales, es decir, la presencia del capital ha penetrado y corrompido una de las actividades más poéticas de la tierra: el balompié.

Por supuesto. Soy de la idea de que al fútbol superprofesional actual no podemos verlo desde la salud sino sólo como una enorme industria montada alrededor de un deporte que se fue convirtiendo en un mero espectáculo, que primero fue el partido mismo y ahora lo es también lo que se habla de él (a esto se refiere mucho Umberto Eco, acerca de las tertulias sobre fútbol, casi tan vistas como el fútbol mismo).

Mientras haya capitalismo, el fútbol no puede ser considerado un deporte normal, que contribuya al crecimiento y al mejoramiento del ser humano. El simple hecho de que los jugadores cobren por jugar, ya le quita el aspecto más lúdico para transformarlo en un trabajo, de cuyos resultados se depende para sobrevivir en la industria, y esa misma tensión ya anula la idea básica de “juego”. Aunque parezca duro, creo que el fútbol más sano y puro, puede verse sólo en plazas o parques, nunca en un estadio. Allí se juegan demasiadas cosas.

Los ertzainas, contundentes con los piquetes

lunes, 5 de julio de 2010 · 0 comentarios

Estas son algunas de las imágenes que nos han dejado la Huelga General del pasado 29 de Junio. Luego nos hablan de "Libertad Sindical", del "Derecho a la Huelga", etc... Una vez más queda grabado y demostrado los abusos que ejerce la Ertzantza y la impunidad con la que actúan al llevar cubiertos sus rostros con los pasamontañas que impiden la identificación de los agentes para evitar ser denunciados por los abusos de poder que ejercen…

Estas imágenes no las pudimos ver en la televisión pública vasca EITB, y es que: "EITB quien te ha visto y quien te ve".

Si eso sucede en la calle, a plena luz del día, con cámaras y todo… qué no ocurrirá dentro de las comisarías…

Para ver y oir el video, enciende los altavoces y pincha aquí

Declaración de Revolta Global-Esquerra Anticapitalista

sábado, 3 de julio de 2010 · 0 comentarios

Revolta Global - Esquerra Anticapitalista

Frente la sentencia del Tribunal Constitucional ¡Desobediencia civil y autodeterminación! ¡Por una República Catalana!

Vía estatutaria, final de trayecto: todo el mundo baja. Después de cuatro años moviéndose entre el esperpento y la comedia de enredos, el Tribunal Constitucional ha dictado sentencia sobre el recurso interpuesto por el PP contra el Estatuto de autonomía del 2006. Y no por esperada, la bofetada contra las aspiraciones de autogobierno de Catalunya resulta menos indignante.

Que nadie se deje abusar por el discurso de quienes intentan minimizar el alcance de la afrenta, temiendo la crisis institucional y política que puede desencadenar la sentencia. "La mayoría del texto es declarado constitucional, el PP no ha conseguido tumbar el Estatut"... La satisfacción de Rajoy, dispuesto a "pasar página", y el perfil bajo de un PSOE esperando que amaine la tormenta, demuestran que eso no es cierto. Incluso antes de conocer la "letra pequeña" de la sentencia - es decir, el detalle de los preceptos interpretados a la baja -, ya es posible afirmar que los dictámenes de inconstitucionalidad desarbolan literalmente el Estatut. Peor: la resolución abre la vía a lecturas regresivas, que representarían - por ejemplo, en materia de inmersión lingüística – incluso una involución con respecto al Estatut de Sau.

Así pues, el TC cuestiona el uso preferente del catalán en las administraciones públicas y, de hecho, la promoción de la lengua propia como vehículo de cohesión social; rechaza cualquier descentralización en el ámbito judicial, haciendo de la magistratura un terreno vedado; y socava, mediante diferentes impugnaciones y retoques, los mecanismos de financiación y de inversión del Estado a través de los cuales el Estatut pretendía compensar el déficit fiscal de Catalunya. Para rematar la faena y recordarnos quién manda, los miembros del alto tribunal subrayan la nulidad jurídica de cualquier referencia a la idea de una "nación catalana": nación, "lo que se dice nación", sólo hay una, y es España. Lo demás son invocaciones particularistas, por no decir folclóricas, sin ninguna entidad para representar un fundamento de soberanía popular. Justamente porque la afirmación de Catalunya como nación aparecía en un preámbulo sin fuerza normativa alguna, el ensañamiento del TC resulta de lo más significativo: se trata de eliminar cualquier referencia - y en el conjunto del texto cualquier reforma del ordenamiento jurídico - que pudiera coagular la conciencia colectiva de la ciudadanía catalana.

No tiene sentido consolarse, como hace algunos, diciendo que la sentencia todavía hubiese podido ser peor. En primer lugar, porque, al abrir todo un abanico de interpretaciones restrictivas con respecto a las competencias autonómicas, acabará siendo peor de lo que ya sabemos. Pero sobre todo porque ésta sentencia cierra un ciclo. Lo que inicialmente debía suponer un progreso del autogobierno ha terminado en una nueva LOAPA. La primera resultó de las presiones golpistas del ejército; la segunda, del poder de una magistratura con profundas raíces franquistas. La Constitución española de 1978, sellando la transición de la dictadura fascista a una democracia vigilada por los herederos del antiguo régimen, se ha convertido en un código penal para los pueblos ibéricos. Las clases y estamentos que se enriquecieron bajo los gobiernos de Franco han seguido prosperando en los años del neoliberalismo, acotando el desarrollo de la justicia social y las libertades. No es casual que, ahora que se hunde el modelo económico gestado durante este periodo y se atisba un futuro convulso, resurjan con fuerza las tendencias autoritarias que laten desde siempre bajo esta "democracia" coronada.

Una época se acaba

Tampoco tiene sentido reclamar - cómo lo hace el President Montilla y, a su izquierda, ICV-EUiA - que se recomponga el "pacto constitucional", ni que se intente soslayar la sentencia y su impacto devastador sobre toda la obra legislativa del tripartito mediante acuerdos bilaterales entre la Generalitat y el gobierno de Madrid. Las aspiraciones democráticas catalanas han topado con la estructura del Estado español y sus prerrogativas. Y, de todos modos, Zapatero no está por la labor. El aparato del PSOE ha cabalgado mes de una vez los prejuicios anti-catalanes que tantos réditos electorales procuran a la derecha española. Ahora que, bajo la presión de los mercados financieros internacionales, está desplegando una impopular política antisocial, el gobierno busca justamente consensos con esta derecha. Para los barones del PSOE no es tiempo de retórica federalista, sino de acatamiento.

Todo lo contrario de lo que necesitan, en Catalunya como en el resto del Estado, las clases populares. Ahora más que nunca, es necesaria su unidad para hacer frente a la crisis que el capitalismo está descargando sobre sus hombros. Los agravios culturales, lingüísticos, nacionales... minan el entendimiento y la solidaridad entre la gente trabajadora. Humillando al pueblo de Catalunya, pisoteando sus derechos, despreciando su legítimo anhelo de entenderse con los otros pueblos sobre un pie de igualdad, el TC siembra la división. A una lado del Ebro, la sentencia sirve de bandera a la derecha; pero también a un gobierno preocupado por desactivar el frente de la contestación social. En Catalunya, la sentencia permite a la derecha nacionalista recomponer su virginidad, esperando que la legítima indignación de la ciudadanía la catapulte a la Generalitat... donde espera administrar con "realismo" las migajas del autonomismo enclenque y gestionar la frustración impotente de las clases medias. ERC saca pecho independentista de cara a las elecciones; pero con el ojo puesto aquellas alianzas que le garanticen una presencia institucional a la que se ha amoldado desde hace años. (ERC e ICV-EUiA, opuestos en Madrid, al "decretazo" de Zapatero, votaron de forma disciplinada en el Parlament, junto al socio mayoritario de gobierno, la traducción autonómica del ajuste). No, la crisis no es España. I CiU, que de vez en cuando reivindica la soberanía fiscal para Catalunya, es la primera a defender, aquí y allá, un régimen tributario que favorece a las clases acomodadas, la privatización de los servicios públicos y el desmantelamiento del Estado del bienestar.

La crisis que vivimos en el ámbito económico, social, ecológico, de género, de civilización... es plenamente la crisis del sistema capitalista. Y, en este marco, la opresión nacional de Catalunya actúa como un poderoso factor de división y como un ariete contra las conquistas sociales de la población trabajadora - menguando su capacidad decisoria, arrebatándole los recursos necesarios... Por eso resulta fundamental que, desde los sectores más politizados del movimiento obrero, desde los movimientos sociales, desde las filas de la izquierda crítica como desde el independentismo de base popular, se empiece a configurar una alternativa, una salida radicalmente democrática y socialmente progresista, a este entrelazamiento de crisis nacionales y sistémicas.

¡A la calle!

En primer lugar, hay que salir masivamente en la calle para reivindicar el derecho a decidir del pueblo de Cataluña y su soberanía como nación. Revolta Global - Esquerra Anticapitalista llama pues a participar en la manifestación convocada por Òmnium Cultural el próximo 10 de julio. Naturalmente, nuestras motivaciones son muy distintas de las que empujan a CiU o al mismo PSC a sumarse a la marcha. Para estas formaciones, se trata de reconducir la indignación de la ciudadanía hacia un nuevo compromiso con el Estado centralista. Para la izquierda combativa se trata, por el contrario, de contribuir a una ruptura democrática.

No es aceptable una actitud de acatamiento de la resolución del TC "por imperativo legal", por mucho que se pretenda escenificar malestar - o incluso "ausencia de respeto", según las palabras de Jordi Pujol. Por parte del gobierno, Parlamento e instituciones catalanas, es exigible una actitud de desobediencia civil. Cualquier otro comportamiento tan sólo se podría entender como una tentativa de encabezar la protesta de la sociedad catalana hoy… para acabar diluyéndola mañana. En el ámbito de la lucha sindical, los trabajadores y trabajadoras del metro de Madrid, organizando desde la democracia de sus asambleas decisorias una huelga total que desafía el decreto de servicios mínimos, nos dan una lección de dignidad y coherencia: cuando la legalidad se convierte en abuso de los privilegiados, hay que luchar por imponer la legitimidad democrática de la mayoría. No debemos aceptar ser gobernados por decretos contrarios a la voluntad expresa del pueblo de Cataluña.

Durante la segunda República, cuando las Cortes de Madrid aprobaron, recortándola y vaciándola de contenido, la ley catalana sobre la reforma agraria, el Parlament, en un gesto de indignación, volvió a votar el texto original. Ahora, sin embargo, no tiene sentido reivindicar el Estatut del 2006. Ya no se trata de eso. La sentencia del TC significa que las aspiraciones de autogobierno que la representación parlamentaria catalana intentó materializar a través de la reforma estatutaria son incompatibles con el marco de la Constitución española. Las libertades democráticas del pueblo de Catalunya necesitan desbordar este marco asfixiante, heredado de la transición. Ahora, se trata de plantear el camino hacia el ejercicio efectivo del derecho de autodeterminación, con el objetivo de alcanzar una República Catalana.

Como en otras encrucijadas de la Historia, el empuje necesario sólo puede provenir de las clases populares. En estos momentos, el movimiento obrero se encuentra ante el reto de reunir el conjunto de colectivos y sectores sociales golpeados por la crisis en una oposición ciudadana al plan de austeridad del gobierno, a la reforma laboral y al cuestionamiento del régimen de pensiones. He ahí el reto de la huelga general del 29 de septiembre. En Catalunya, el movimiento en defensa de los derechos sociales tiene que entender que éstos son inseparables del avance de las libertades nacionales. Y al revés, los sectores partidarios de estas libertades deben comprender que, o bien la República Catalana surge cargada de anhelos sociales progresistas, o nunca triunfará.

Desde Revolta Global - Esquerra Anticapitalista entendemos que la enseña de la República Catalana, lejos de dar la espalda a los pueblos ibéricos, significa el llamamiento a un entendimiento fraternal, sobre bases de igualdad, soberanía y democracia, que rompa definitivamente con siglos de opresión, de ignorancia y prejuicios. En una palabra, que acabe con esa "España eterna", enemiga de todo progreso, que hoy encuentra a su grotesco paladín en el Tribunal Constitucional.

Con esta reivindicación estaremos en la calle el próximo 10 de julio.

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak