Yamahiriya en la aspiradora (2ª Parte)

martes, 8 de marzo de 2011 ·

"Huelga decir que Estados Unidos y Europa occidental están haciendo todo lo que está en su poder para canalizar, limitar y desviar el viento del cambio. Pero su poder ya no es lo que era. Y el viento del cambio está soplando en su propio terreno. Así es como funciona el viento. Su dirección e intensidad no son constantes y por lo tanto no son predecibles. Ya no será tan fácil canalizarlo, limitarlo, y redireccionarlo." Immanuel Wallerstein, “El viento del cambio, en el mundo árabe y más allá” (1 de marzo de 2011).

Termina el primer acto, que sólo podemos calificarlo así desde una perspectiva de año 0 y si dejamos atrás primaveras marchitas como la revuelta argelina de octubre de 1988 y eventos recientes como el griego. Lo que Wallerstein menciona al final de su último artículo es la reacción de las grandes potencias ante el terremoto que está transformando el norte de África y el Medio Oriente e inspirando al mundo entero. Sin embargo, los apóstoles occidentales del intervencionismo humanitario, que hace tan sólo un par de años apoyaron la masacre cometida por Israel en Gaza, tampoco acaban de ponerse de acuerdo entre ellos. Francia, afectada por la onda expansiva tunecina, propuso al principio, de manera unilateral, una acción masiva de la mano del "nuevo" ministro de Asuntos Exteriores Alain Juppé, que podría intentar repetir el fiasco de la Operación Turquesa en Ruanda, de la que fue responsable. Por su parte, David Cameron ve en Libia la oportunidad de tener su particular guerra de las Malvinas, con la que reforzar el maltrecho frente interior. Francia, alarmada por el belicismo británico, se apresuró a reclamar que toda intervención se realice con mandato del Consejo de Seguridad, del que forma parte. Finalmente Cameron, ante la presión de Francia y de Estados Unidos, tuvo que echarse a tras. Estados Unidos, por su parte, no descarta una acción aérea mientras que Alemania la rechaza categóricamente. En lo que coinciden es en dar por concluida la era Gadafi.

Todos intentan contactar de manera encubierta con los líderes de determinados grupos opositores (como Mustafá Mohamed Abud Jalil, ex ministro de justicia, que proclamó el 26 de febrero la creación de un gobierno interino, aseveración contestada al día siguiente por el recién formado Consejo Nacional Libio, en un intento de cooptar, controlar y "canalizar" el vendaval. A Estados Unidos y a la Unión Europea les interesa preservar el castillo de naipes que habían construido en la región. El último Gadafi, al igual que Ben Ali o Mubarak, representaba un inestimable aliado que permitió el establecimiento de compañias como Eni, StatoilHydro, Occidental Petroleum, OMV, ConocoPhillips, Hess Corp, Marathon, Shell, BP, ExxonMobil y Wintershall. Pero si los intereses petroleros pesan, especialmente en la agenda estadounidense, a Europa le preocupa sobre todo la contaminación política de la agitación, de la mano de un incontrolable movimiento migratorio. Curiosa solidaridad la que ofrece bombardeos y campos de refugiados en la orilla sur del Mediterráneo mientras cierra las puertas a una genuina hospitalidad en la orilla norte.

La mayoría de los libios se opone a una intervención militar extranjera. Lo cual no encaja con la hipótesis de que la revuelta no es más que una maquinación urdida por las potencias occidentales. Una hipótesis que desprecia las multitudes libias que se han jugado la vida. Manlio Dinucci escribió esto en Il Manifesto (los subrayados son míos):

"Este marco ahora revienta como resultado de lo que se puede caracterizar no como una revuelta de masas empobrecidas, como las rebeliones en Egipto y Túnez, sino como una verdadera guerra civil, debida a una división del grupo gobernante. Quienquiera que diese el primer paso ha explotado el descontento contra el clan de Gadafi, que prevalece sobre todo entre las poblaciones de Cirenaica y los jóvenes en las ciudades, en un momento en el cual todo el norte de África ha tomado el camino de la rebelión. A diferencia de Egipto y Túnez, sin embargo, el levantamiento libio se planificó y organizó con anterioridad. "

No presenta ninguna prueba para apoyar esa supuesta planificación, pero qué mas da si ya tenemos a los portavoces estadounidenses amenazando con entrar en Libia. De lo que se trata es de descartar que la revuelta libia tenga un carácter popular y endógeno que la inserte en el marco más amplio de las revoluciones árabes, con afirmaciones tan absurdas como que los libios no tenían motivos para quejarse o que la participación de profesiones liberales desvirtúan el carácter revolucionario de la revuelta. En este país los indicadores macroeconómicos se situaban entre los mejores de la región (sus reservas de divisas superaban, como en Argelia, los cien mil millones de dólares), pero como sucede con otros países árabes petroleros, ocultaban fuertes desequilibrios sociales, con elevadas tasas de desempleo entre los jóvenes y la discriminación institucional de una importante población extranjera. A lo que se unía la falta de libertades o el empleo sistemático de la tortura. Ya en enero, mucho antes de que llegara la prensa internacional (22 de febrero), se habían producido incidentes en Cirenaica.

En esta nueva fase se juega la continuidad de las insurrecciones y la institucionalización democrática de las mismas en aquellos países que, como Túnez o Egipto -con agitados procesos constituyentes en curso-, han cruzado un umbral sin retorno. Por lo que a Libia se refiere, además de los riesgos externos se unen las complejas interrelaciones que existen entre los comités populares que se han ido formando en las ciudades, las diversas fuerzas políticas -ahora agrupadas en torno al Consejo Nacional libio- que irrumpieron en el momento álgido de la represión, y las estructuras clánicas subyacentes. Quienes opten por ignorar estos procesos comprobarán cómo la ventolera acabará barriendo también sus prejuicios.

0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak