¿El 20-N,qué?

miércoles, 5 de octubre de 2011 ·

Joxe Iriarte, Bikila

Cual hábil camaleón la casta política dirigente ha sabido adaptarse y cambiar durante todo el siglo XX, en dura competencia con unas izquierdas que exigían en la calle y los parlamentos profundas trasformaciones. Cuando hacía falta mando dura, golpes militares, fascismo y nazismo; fracasados o agotados tales modelos, vuelta a la ductilidad, himnos a la solidaridad, los derechos humanos, el estado de bienestar. Lo que hiciera falta para que el sistema funcionase. Todo ello requería ingenio y dotes interpretativas. La burguesía ha producido políticos e ideólogos de talento, maestros en el arte de cambiar para que nada cambie, artistas vendiendo sus productos y logrando que la gente comulgue con ruedas de molino.

Hoy en día, producto de varias décadas de apabullante hegemonía del pensamiento único neoliberal y de desmoronamiento ideológico y político de las viejas izquierdas, la clase dirigente -empresarios, banqueros- y la casta de políticos a su servicio se ha vuelto tosca, chabacana, mentirosa compulsiva sin gracia ni imaginación alguna. Eso sí, han blindado su cara con cemento armado. Obama parecía la excepción, pero ya apenas encandila y solo le salva la catadura de quien le precedió; lo único que le queda es una poderosa maquinaria de propaganda que repite de forma machacona las consignas que en cada momento deciden (aunque contradigan de plano lo dicho unos días antes), y así pretenden acallar toda voz de protesta. En estos momentos la consigna es constitucionalizar el límite del gasto público, idea en la que coinciden el PP, el PSOE y el Tea Party de los EEUU.

Con el agua al cuello, prometen giros y cambios drásticos. Pero cuanto se calma la cosa se olvidan de todo lo dicho y ni siquiera se molestan el explicarlo. Varios ejemplos:

.- Como nos recuerda un viejo amigo: “En el momento del crack del sistema financiero, los dueños del mundo vivieron un breve momento de pánico alarmados por la magnitud de una crisis que no habían previsto, por su falta de instrumentos teóricos para comprenderla y por el temor a una fuerte reacción social. Llegaron entonces las vacías proclamas de refundación del capitalismo y los falsos mea culpa que se fueron evaporando una vez apuntalado el sistema financiero y en ausencia de una explosión social”.

.- Tras el desastre de Fukushima (o como anteriormente en Harrisburg y Chernóbil) había que replantearse el futuro nuclear; pasado el apuro, silencio o información a cuentagotas. Ahora el nuevo accidente de Marcoule en Francia ha hecho saltar las alarmas: dos días ha durado la atención. Ni lo del cierre de Garoña parece que está del todo claro.

.-Tras 15-M,toda la clase política se dio golpes en el pecho sobre la necesidad de reformar de la política. Cierto es que también en esta ocasión les ha durado poco: a la primera de cambio, en vez de enfrentarse a crisis económica y abrir un debate sobre sus causas y sobre el actual modelo económico español, han decidido, ni más ni menos, cambiar la durante años intocable la Constitución de 1978 con el fin de incluir ¡una garantía de estabilidad presupuestaria! Y ello, con alevosía y nocturnidad, mediante un acuerdo la burocracia de los dos partidos mayoritarios, que ni siquiera han consultado a sus propios militantes.

De cara a las elecciones del 20-N, (aniversario de aquella borrachera colectiva que nos cogimos todos los que estábamos en la clandestinidad), más de lo mismo: se difunden encuestas intención de voto, los tertulianos debaten sobre la movilización o desmovilización de los futuros electores, pero nadie menta al 15-M. Es decir, nadie cuenta, salvo excepciones, con la lucha de la ciudadanía organizada en ágora, o en lucha por sus derechos.

Y SIN EMBARGO, AHÍ ESTÁ. El movimiento ha supuesto un fuerte proceso de politización de la sociedad, de interesarse por los asuntos colectivos, y de volver a ocupar el espacio público usurpado cotidianamente por la mercadotecnia. Ha significado un aprendizaje colectivo del ejercicio de la democracia y la autoorganización. Nos ha enseñado a comenzar a aprender a desaprender para deshacernos de las ideas hegemónicas sobre la realidad, y ha contribuido a difundir un sentido común alternativo. O sea, todo lo contrario de la imagen que se perfila de cara a las elecciones.

Cierto es que si bien se ha logrado algunas victorias concretas -aunque defensivas- importantes como la paralización de muchos desahucios y el debilitamiento de la aplicación de las ordenanzas del civismo, no ha alcanzado todavía suficiente fuerza para detener las políticas en marcha. Todo se andará.

¿EL 20-N, QUÉ? Aun coincidiendo en muchos de los argumentos (de eso van estas líneas) que pueden empujar a sectores de izquierda (sobre todo juveniles) al abstencionismo, creo que es mejor, caso de existir, apoyar aquellas opciones que, con palabras y hechos, abogan por llevar a las instituciones lo que la calle pide.

Apuntaba en un articulo anterior (Tres tsunamis) que, a diferencia del Estado español, donde Izquierda Unida ha sido incapaz de aparecer como alternativa y recambio del PSOE desde la izquierda, mucha gente han visto en Bildu aquello que demanda (al igual que los del 15M): en su inmensa mayoría personas no mezcladas en casos de corrupción y que no van a la política a medrar; que abogan por limpiar y dar transparencia a las instituciones, y además se han mostrado contrarios a los recortes sociales, las macro-infraestructuras, contaminantes, destructoras del medio ambiente y socialmente negativas. Y algo muy importante por estos lares: impulsa un verdadero Proceso de Paz.

Los pocos meses trascurridos, con sus luces (oposición y paralización de macropoyectos contaminantes y destructores) y sombras (la firma de las fusión de las tres Cajas de Ahorro en pleno proceso de bancarización), no son suficientes para cambiar de opinión. Diría más. Amaiur, la nueva marca de la coalición tras la incorporación de Aralar, aumentará el efecto tsunami, convirtiéndolo en el único referente de Izquierda capaz de catalizar los votos en una dirección trasformadora.

No sabemos lo que esta coalición dará de si en el futuro, pero si sabemos que el momento actual y en terreno electoral esta generando ilusión y agrupación de fuerzas. Lo cual no es poco.

0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak