Arrasaten. “Cacerolada” egin da plazan murrizketen aurka [audioa]

jueves, 19 de julio de 2012 · 0 comentarios

Herritar mordoxka batek esku hartu du. Horien artean ELA, LAB, ESK eta Ahots Kooperatibistako ordezkariak

http://mondraberri.com/mondraberri/contenidos.item.action?id=9183544&menuId=4182920&onlypath=true

Inposaketa(k)

· 0 comentarios

Joxe Iriarte “Bikila”


Duela gutxi arte, inposaketa hitza, ezker abertzalearen eta ezker muturrekoen hitz totemikoa genuen. Borrokarako akuilu. Arazoak arazo, gaiak gai, sistemak edo beren aldeko instituzioetatik inposatzen ziguten oro salatzeko erabiltzen genuen hitza. Alabaina (ez dakit noiz arte), nola aldatzen diren gauzak! Gipuzkoan immobilisten ikur bihurtu da.

Bestaldetik, merezi du hitza aipatzeak, eztabaida horrek duen garrantzia kendu gabe, harritzekoa da zer-nolako garrantzia eman dioten gaiari, gatazka -edo arazo- guztien ama bailitzan! Eztabaida horretan, oposizioak inposatzailetzat jotzen du Foru Aldundiaren plana. Harrigarria benetan, urtetan, Batzar Nagusien aldean Diputazioa ia hutsaren pare bihurtu zutenak (batzarkide nintzeko garaia gogoratzen dut, Batzar Nagusiek A-8 autobidearen bidesariaren alde bozkatu zutela, baina PNVren eskuetan zegoen Diputazioak ez zuen aintzakotzat hartu1. Agintearen makila eskuz aldatu delarik, hortik komeriak) eta herri galdaketaz entzun ere nahi ez zutenak, haserre bizian kontrako bidean aldarrika ikustea orain. Memoria interesatua baita. Nolabait, ahaztu egin dira AHTri buruzko herri galdeketak antolatzeagatik ezker abertzaleko zenbait alkate epaituak izan zirela PSOE agintean zegoelarik. Hots, inposaketa hitza, nork modu oso interesatuan erabiltzen du, beti bere ideologiaren arabera.

Oiartzunen bizi naiz, eta zin dagit, atez atekoa, erosoa, garbia eta txukuna da, eta gainera, nor bere zaborren arduraren jabe izatea bultzatzen duen sistema. Hasieran ozenki protestatu zutenak egun isilik daude, kontra egiteko argudiorik gabe

Nik ez daukat duda izpirik eztabaida horretan zeinen aldean dagoen zuzentasuna. Trikimailuak alde batera utzita, ziur nago, eztabaida garbi batean erraz demostratu daitekeela, egungo Diputazioaren hondakin plana, Errauskailuan oinarritutakoa baino askoz garbiagoa, merkeagoa (427,5 milioi euro erraustearen kostua, erdia Aldundiaren plan osoa) eta gainera osasunaren aldetik hobea. Denok dakigu ere, oposizioa eta atzean dituzten indar ekonomikoak (El Diario Vasco propaganda tresna eraginkorra alde dutelarik) zer-nolako esamesak eta gezurrak (hori bai zabor kirasduna!) ari diren zabaltzen. Ni Oiartzunen bizi naiz, eta zin dagit, atez atekoa, erosoa, garbia eta txukuna da, eta gainera, nor bere zaborren arduraren jabe izatea bultzatzen duen sistema. Hasieran ozenki protestatu zutenak egun isilik daude, kontra egiteko argudiorik gabe.

Nolako helburua halako bidea! Alabaina, nik uste, mamiz eta formaz, ezkerrekook, demokrazia azken mugaraino bultzatu behar dugula. Inhabilitazioaren arriskuari aurre eginez AHTri buruzko galdeketak antolatu zuten alkate haiek bezala. Eta, edozein arrazoi delarik, herritar talde handi batek galdeketa antolatzea eskatzen badu, onartu ez ezik, gauzatzeko bidea abian jarri behar da. Hori bai, eta zilegitasun guztiz, gainera, ondo antolatua izateko behar den denbora hartuz. Esate baterako, hurrengo udal eta foru hauteskundeetan, modu paraleloan baina batera gauzatuz. Ateratzen dena ateratzen dela, guztiek onartuko dutela aldez aurretik baieztatuz! Errauskailuarekin ez bezala (eraikita jai) Aldundiaren planak badu atzera bueltarik. Egungo oposizioak irabaziko balu bere esku legoke Hondakin Plan berria bertan behera uztea. Dena den, Katalunian 10 urtetan atzera bota duena (atez atekoa) udaletxe bakarra izan da.
Hots. Ez lirateke izango lehenengo hauteskundeak, zeinetan hautaketa arruntak eta bide batez galdeketa bereziak egiten diren. Bi hautestontzi desberdin, eta galdeketa garbia, besterik ez da behar. Hala eta guztiz ere, azpimarratu beharrekoa hauxe da: kontsulta garrantzitsua izanik, parte-hartze prozesua.

1. Oharra: Gaizki dago: Alderantzikoa izan zen, Batzar Nagusiek bidesaria kentzearn alde egin zuten eta Aldundiak ez zuen onartu.

Luces en el túnel

· 1 comentarios

Miguel Romero es editor de VIENTO SUR
Jueves 12 de julio de 2012

Con unas pocas horas de diferencia, entre la medianoche del martes día 10, y las primeras horas de la tarde del miércoles 11, y unos pocos kilómetros de distancia, hemos asistido en Madrid a una representación actualizada de las dos Españas machadianas: la que hiela y la que calienta el corazón, la del ajuste vil de Rajoy en el Congreso de los Diputados y la de las marchas mineras con toda la solidaridad que las ha recibido y acompañado.

No es posible narrar ni aproximadamente la emoción compartida por no sé cuantos miles de personas (Esperanza Aguirre que se ocupa en el Estado Mayor del enemigo, entre otros menesteres, del discurso del desprecio de clase hacia el pueblo de izquierdas, ha dicho: “¿Cuántos eran 20.000? Pues me parecen pocos”. ¡Qué ganas de que llegue un día en el que le parezcamos demasiados!).

En realidad, 100.000 no es una cifra exagerada, allí esperando a la marcha minera, apretujados en cualquier hueco de la Plaza de la Moncloa, prolongada hacia la Complutense y hacia la Plaza de España, un gentío orgulloso de participar por medio de la solidaridad en la rebelión ejemplar de los mineros contra los desmanes de la crisis capitalista.

Emoción previa pues, cantando una y otra vez la Internacional, o Santa Bárbara, gritando lemas en los que siempre estaba presente la palabra “obrero”, como un conjuro que hiciera visible lo habitualmente invisible. Emoción también por la cercanía y el afecto inmediato con el desconocido, la persona que te cae al lado, un rasgo típico de las manifestaciones populares masivas, cuando se participa en ellas por convicción y con esperanza, ausente en esas procesiones rutinarias a que estamos tan mal acostumbrados. Y emoción, sobre todo, cuando por fin se empezaron a entrever a lo lejos las lámparas mineras, que representaban a los cientos de kilómetros de marcha, a la dignidad frente a la soberbia de las autoridades, pero también a uno de los símbolos y los mitos fundadores del movimiento obrero histórico: los mineros del carbón.

No sé qué puede significar este símbolo para la gente joven del 15M -bien presente por cierto en la movilización, lo cual es una excelente noticia- que no se sabe, aún, la letra del Santa Bárbara, y que probablemente no conoce el papel que las luchas mineras han tenido en la formación de la conciencia obrera desde sus orígenes, y particularmente el que tuvieron aquí en la lucha contra el franquismo.Pero la gente de izquierda de las generaciones anteriores compartimos la admiración hacia las y los trabajadores de las minas y sus comarcas, el recuerdo de tantas huelgas, de sus historias y sus leyendas. Y, quizás por eso, hay un sentimiento de deuda hacia ellos (en un sentido próximo al que le da Santiago Alba en un articulo precioso: “Y luchemos entonces para restablecer un mundo de deudores y acreedores, verdaderamente digno, en el que siempre adeudemos aún, y nos adeuden, una caricia, un insomnio, una manzana, un libro”), que hace pasar ahora a segundo plano las contradicciones ecológicas que plantea una lucha que reivindica la minería del carbón (“El pueblo de Madrid está con el carbón”, decía uno de lo mineros, traduciendo al producto de su trabajo una solidaridad dirigida hacia ellos); la sobreabundancia de "cojones" y similares ("También hay que echarle ovarios, dijo con toda la razón una mujer minera); el cambio radical del peso social del sector y el tipo de organización sindical que le caracteriza, con un control estricto de las federaciones correspondientes de CC OO y UGT que no son, precisamente, una referencia de sindicalismo combativo. Nada de esto importa ahora, porque lo que importa es, además de vivir esas horas de solidaridad esperanzada, que es el alimento fundamental de la resistencia, una cualidad importantísima que la lucha minera puede aportar a la movilización y a la construcción de alternativas frente a la dictadura de los mercados que se está cebando contra nuestros pueblos. Esa cualidad, no sé si imaginada, pero que varios colegas hemos creído sentir en las marcha de ayer y de hoy, es la convicción de que estamos en una lucha a medio plazo y la plena disposición a darla, por todos los medios necesarios. Esas pueden ser, o son, las luces que las lámparas mineras han instalado en el túnel. Luces de verdad, de las que ayudan a ver por dónde hay que moverse, a evitar agujeros y trampas, y luces en el túnel en el que estamos encerrados, no esas milongas sobre el “final del túnel”.

Que estamos encerrados en un túnel y que nos arrastran por él a latigazos es la conclusión del programa que el presidente Rajoy ha dictado en el Parlamento, aplicando las instrucciones de la Troika, aunque en este caso no está del todo claro cómo se han repartido los papeles sus tres componentes. El análisis en profundidad de las medidas impuestas y de sus consecuencias lo harán quienes están capacitados para ello.

Sólo quiero señalar dos puntos generales: el primero, es la confirmación de que no hay oposición parlamentaria de izquierdas que pueda asumir el papel, cada día más imprescindible, de referente político frente a la derecha y esta UE.

Lo de Rubalcaba se lo debería hacer mirar. Verdaderamente, se supera en cada comparecencia. Las críticas de perfil bajo y con alternativas de perfil aún más bajo, los apoyos al gobierno en cuestiones vitales de la política europea, las ofertas consecutivas de pactos de Estado… todo esto quizás responda al cálculo de que Rajoy caerá, “como fruta madura”, que diría aquel, y que la alternancia será más cómoda cuanto menos expectativas de cambio genere. Es en cualquier caso una política absurda, como reflejan las caídas del PSOE en las encuestas de intenciones de voto.

Por supuesto, la política parlamentaria de IU es muy diferente. Pero si la tribuna del Parlamento puede tener alguna utilidad en un debate sobre medidas que suponen una agresión brutal contra las condiciones de vida de la mayoría de la población no será por decirle al gobierno que está echando gasolina a las calles, sino por proponerle a la gente indignada que podríamos hacer juntos con esa gasolina. Para eso sería necesario que la política parlamentaria estuviera subordinada a la política en y de las organizaciones y movimientos sociales. No es así, y ésta es una de las razones más importantes para concluir que hace falta otra izquierda.

El segundo punto es la dificultad para entender el proyecto de la Unión Europea para el Estado español; dicho de otra manera, donde quieren que esté y qué quieren que sea este país, digamos dentro de tres años, cuando teóricamente se apreciarán los resultados de la terapia de choque que se está aplicando. Es posible que ese proyecto no exista y que lo que se persigan sean simplemente victorias a corto plazo en la guerra de clases. Quizás el objetivo que proclamó Margaret Thatcher en la época ascendente del neoliberalismo: “La economía es el medio; se trata de conquistar las almas”, ahora se haya sustituido por “subyugar las almas”, lo que equivaldría a considerar la hegemonía como un objetivo de utilidad marginal. Quizás sea así. Pero la conclusión a medio plazo de las políticas que se están imponiendo en Grecia, Portugal, Irlanda y aquí, con diferencias más cuantitativas que cualitativas, parecen diseñar una “Europa del Este” en el Oeste, un conjunto de países empobrecidos en bienes y en derechos, gobernados por regimenes autoritarios-parlamentarios y sometidos al imperialismo interior del núcleo duro de la UE. Con estas o/y otras hipótesis convendría pensar en el adónde vamos, o adónde nos llevan, porque hay cuestiones políticas fundamentales vinculadas con estos debates.

Aunque habría que decir: adónde nos quieren llevar. Que nos lleven o no es lo que está en juego, en cualquier hipótesis.

¡Qué subidón escuchar en la Moncloa: ¡Sí se puede!, gritado con la misma convicción por quienes lo hicieron suyo, hace poco más de un año, en la Puerta del Sol y quienes posiblemente lo descubren ahora, llegando a Madrid con sus cascos y sus lámparas!

Soy minero

· 0 comentarios

Isaac Rosa. Eldiario.es

Que en estos tiempos hipertecnologizados hayan tenido que ser los mineros los que enseñen el camino al resto de trabajadores, da que pensar. Que en la época de empresas flexibles, sociedad de la información, economía global, riqueza virtual y trabajadores desubicados y desideologizados, hayan tenido que ser los viejos mineros, con sus duras herramientas, sus manos callosas y su fuerte conciencia de colectivo, los que salgan a la luz y echen a andar para que los sigamos, debería hacernos pensar qué nos ha pasado a los trabajadores durante los últimos años, qué hemos hecho y dejado de hacer, qué nos han hecho y qué nos hemos dejado hacer.

Habrá quien diga que el protagonismo minero de estos días es pura coherencia: si la crisis y las políticas anticrisis suponen para los trabajadores un salto atrás en el tiempo, un regreso a trompicones al siglo XIX, nadie mejor que los mineros al frente de la manifestación, ellos que con tanta rotundidad encarnan aquellos tiempos iniciales del movimiento obrero. Pero no estamos ante un asunto de coherencia histórica, sino mucho más.

Las emocionantes escenas vividas en cada pueblo por donde han pasado los mineros en su marcha hacia Madrid, la acogida, las palabras de ánimo, las ayudas recibidas, la solidaridad extendida por todo el país, en las calles y en las redes sociales, y finalmente el recibimiento en la capital y el acompañamiento en su protesta por tantos trabajadores, deberían ser un revulsivo, marcar un punto de inflexión en la construcción de resistencias colectivas. Los mineros han roto algo, han despertado algo que dormía en nosotros, nos han empujado.

Sé que hay un componente no pequeño de simpatía que escapa a las razones de su protesta. Hay algo de justicia histórica, de memoria, de sentimentalidad obrera si quieren, en el cariño que los mineros reciben estos días, y digo cariño con intención, porque en ocasiones se trata de cariño más que de comprensión de sus reivindicaciones. La figura del minero, con su casco, su lámpara y su rostro ennegrecido está fuertemente arraigado en el imaginario de la clase trabajadora desde hace siglos, y por eso con los mineros no funciona el habitual discurso de los “privilegiados” con que algunos intentan anularlos desde la derecha mediática (por eso, y porque la minería representa desde siempre lo más duro y peligroso del mundo del trabajo, y su fatiga, lesiones, enfermedades y accidentes no casan bien con ningún privilegio). Por todo ello, por su condición popular de héroes de la clase obrera (demostrada, por otra parte, en tantos episodios de lucha en efecto heroica a través de siglos), parece natural que los mineros encuentren todo ese calor a su paso por los pueblos. No creo que una marcha a pie de, pongamos, camareros, albañiles, periodistas o funcionarios, lograse tanto apoyo, tanto cariño, tantos recibimientos, homenajes y adhesiones, por justas que fuesen sus reivindicaciones.

Pero más allá de ese componente emocional, importa el momento en que se ha producido esta salida de los pozos. En un momento de terror económico como este, cuando los trabajadores nos sentimos acorralados, desesperanzados, y nuestra resistencia se limita a adivinar por dónde vendrá el siguiente golpe, la aparición en escena de los mineros puede ser la lucecilla al final del túnel (el túnel en que andamos perdidos los trabajadores, no el tópico túnel de la salida de la crisis donde la única luz que se ve es la del tren que viene de frente), la señal que estábamos esperando. Los mineros nos están dando una lección que no deberíamos dejar pasar, y que va más allá de sus reivindicaciones por justas que puedan ser.

Y lo son. Los mineros tienen razón en su lucha, y no voy ahora a extenderme en por qué tienen razón. La tienen por todos los motivos que ya habrán oído y leído estos días, pero incluso si no tuviesen esos motivos, seguirían teniendo la razón de su lado, por una elemental cuestión de justicia histórica. Se lo debemos, a ellos y a las generaciones de mineros que les anteceden, y eso basta para que estemos obligados a respetar su medio de vida y sus territorios, ofrecerles salidas dignas y no escatimarles un dinero que es calderilla comparado con los rescates financieros. Pero insisto: lo que hoy me interesa no es tanto su lucha particular (que apoyo), sino esa lección de dignidad, solidaridad y resistencia que nos dan al resto de trabajadores. Todos nos hemos sentido interpelados estos días por la lucha de los mineros, en dos direcciones: porque en su reivindicación de un futuro digno cabemos todos los que igualmente carecemos de ese futuro; y porque la contundencia de su lucha hace más evidente nuestra pobre reacción ante los ataques sufridos.

En cuanto a lo primero, la reivindicación de los mineros es extensible a todos nosotros. En los mineros vemos nuestro pasado, nuestra conciencia de clase que en algún momento perdimos o nos arrebataron, las posibilidades de lucha colectiva que hoy no encontramos. Pero sobre todo, vemos en ellos nuestro futuro: en su grito para no ser abandonados, para no desaparecer, para no ver arrasados sus pueblos y comarcas por el paro y la inactividad, asoma un resquicio del futuro que nos espera a todos, convertidos todos en trabajadores abandonados a nuestra suerte, abocados a un largo tiempo de escasez, de miseria; a merced de un viento que no deja nada en pie; con millones de empleos en extinción, y toda España convertida en una gran comarca minera amenazada por la desolación y la falta de salidas.

En cuanto a lo segundo, la dureza clásica con que resisten los mineros, la violencia con que responden a la violencia, hace que debamos buscar otra palabra para denominar lo que hacemos los demás, eso que a menudo llamamos de manera exagerada resistencia. Mientras nosotros ‘incendiamos’ las redes sociales, los mineros prenden fuego real a las barricadas en las autopistas. Mientras nosotros convocamos una huelga cada dos años, sin mucha convicción y sobre todo sin continuidad, los mineros eligen la huelga indefinida durante semanas, inflexible. Mientras nosotros escribimos posts y tuits de denuncia contra los recortes (yo el primero), ellos se encierran en los pozos, paralizan el tráfico, levantan en pie de guerra comarcas enteras, y finalmente echan a andar por la carretera. Mientras nosotros pintamos ingeniosas pancartas y componemos simpáticos pareados para gritar en manifestación, ellos se enfrentan a cuerpo con la Guardia Civil. Mientras nosotros retuiteamos y damos miles de “me gusta” para apoyar las reivindicaciones de los colectivos más castigados, ellos van pueblo por pueblo dando y recibiendo abrazos, compartiendo comidas y techo. Mientras esperamos al próximo aniversario para volver a tomar las plazas, ellos se plantan en la Puerta del Sol tras haber hecho suyas las plazas de todas aquellas localidades por las que pasaron.

La lección está clara: ante el ataque total contra los trabajadores, estos no son tiempos de hashtag, sino de barricada. Frente a la solidaridad efímera de la red social y la indignación inofensiva, son tiempos de caminar juntos, de compartir encierro o marcha, de encontrarse en las calles, de abrazarse como ya no nos abrazábamos, como estos días se abrazaban los mineros con quienes los esperaban a la entrada de cada pueblo.

Por todo ello, el gobierno no puede permitir que los mineros ganen este pulso: porque si triunfan, estarán dando un mal ejemplo para el resto de trabajadores, que podríamos tomar nota, aprender la lección, seguir su ejemplo para ser escuchados, para no ser pisoteados, para no seguir perdiendo: luchar, resistir, construir redes de solidaridad, ser firmes, llegar hasta las últimas consecuencias, tomar la calle, recuperarla. Por eso la durísima represión policial contra los mineros y su criminalización mediática.

Por las mismas razones los trabajadores necesitamos que los mineros ganen este pulso: porque su victoria despeja el camino para nosotros, y en cambio su derrota nos haría más difícil levantar la resistencia. Por eso hoy todos somos mineros, y tenemos que estar con ellos. Por justicia, por historia, por memoria, porque lo merecen. Pero también por nosotros, porque si ellos temen por su futuro, el nuestro es más que negro, negro carbón.

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/07/11/soy-minero/

Donde dije... digo...

miércoles, 11 de julio de 2012 · 0 comentarios

No hablaré de la herencia recibida.

Dos minutos cincuenta y dos segundos, que no tienen desperdicio. Después de verlo no sabe uno si reirse o llorar...

http://www.youtube.com/watch?v=j3wI-9hJ-Zo

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak