Por qué lo nacional está ocultando lo social

sábado, 21 de diciembre de 2013 ·

Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario digital EL PLURAL, y en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 18 de diciembre de 2013
Este artículo señala las causas históricas y actuales de que el tema nacional  esté absorbiendo la atención política y mediática en el país, a costa de la visibilidad de la profunda crisis social existente en España (incluyendo Catalunya).
El jueves 12 de diciembre, el Presidente de la Generalitat de Catalunya anunció el contenido de las preguntas que intentará que se realicen el 9 de noviembre en el referéndum que se promueve bajo el nombre de “derecho a decidir”, y que consiste en que se le pregunte a la ciudadanía española censada en Catalunya si desea que Catalunya sea o no un Estado, y en el caso de que desee que sea un Estado, si desea que este sea o no independiente. Independientemente de lo acertada o desacertada que sea la fórmula escogida para preguntar a la ciudadanía (y tiene mucho de desacertada), el hecho es que ha iniciado un proceso con muchos interrogantes, oportunidades y también riesgos.
El primero de ellos es que es probable que dicha consulta no se realice. Los establishments políticos y mediáticos españolistas, basados en la capital del Reino, Madrid, no querrán que se haga el referéndum, pues según ellos, este establecería un precedente que rompería con su concepción de España, que queda plasmada en la Constitución, concepción que, además, está garantizada por el Ejército, es decir, por la fuerza física militar (léase la Constitución y verá los capítulos donde aparece esta visión de España). Se ignora, en la constante apelación a la Constitución por los que se oponen a la consulta en Catalunya, que esta Constitución fue resultado de un proceso de transición inmodélico, vigilado y supervisado por el Ejército (heredero del Ejército golpista), proceso enormemente desigual en el que las derechas (en realidad, las ultraderechas) controlaban los aparatos del Estado y las izquierdas, que habían liderado las fuerzas democráticas, acababan de salir de la clandestinidad. Resultado de este enorme desequilibrio de fuerzas, la democracia española configurada en la Constitución es sumamente limitada, que no acepta ni la plurinacionalidad del Estado español ni facilita la participación de la ciudadanía en el proceso de decisión a través de formas de democracia directa tales como referéndums o consultas populares (Ver mi artículo “En defensa de Joan Coscubiela y el derecho a decidir”. Público, 12.12.13).
Un indicador de tal limitada democracia es la negativa a la consulta en Catalunya, la cual, por cierto, no es vinculante, sino meramente informativa. De permitirse, sería la primera vez que a la población de Catalunya se le hace una pregunta directamente sobre un tema que es de gran importancia para ella (subrayo que una consulta es diferente a un referéndum sobre un Estatuto, por ejemplo). Ahora bien, es probable que se prohíba. Y es precisamente esta prohibición y resistencia a la expresión de un deseo democrático que, en el caso de que se hiciera, es más que probable que entre los votantes en esta propuesta saliera la independencia como la alternativa preferida. Ello sería resultado del enorme hartazgo de grandes sectores de la población en Catalunya hacia aquel establishment político y mediático españolista, gran defensor del Estado español actual. Este establishment monopoliza el entendimiento de lo que es España, y rechaza cualquier otra versión de España distinta a la que ellos tienen. De ahí que gran parte de los catalanes que votarían estarían motivados por dicho hartazgo, ejerciendo su voto en contra del Estado español, que no es lo mismo que votar contra España (como maliciosamente se presenta por los nacionalistas españolistas). En realidad, el hecho más notable de la consulta, en caso de que se celebrase, sería precisamente el elevadísimo número de no independentistas que votarían a favor de la independencia. No hay comprensión (por parte de aquel establishment españolista) del nivel de rechazo que existe, repito, no hacia España, sino hacia el Estado español, centro, precisamente, de aquel establishment. De hecho, la mayoría de la población española también rechaza al Estado español cuando expresan su desacuerdo con el eslogan del movimiento 15-M “no nos representan”.

PINCHA AQUÍ para leer más

0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak