AHT- TAV STOP!

miércoles, 30 de octubre de 2013 · 0 comentarios

AZAROAK 16 DENOK IRUÑERA!

TARTALARIAK AURRERA! LA DESOBEDIENCIA NO ES DELITO!

Entzutegi Nazionalak azaroaren 18an eipatuko ditu Yolanda Barcina tartakatzeagatik 5 eta 9 urte arteko kartzela zigorrak eskatzen zaizkien 4 auzipetuak.

El 18 de Noviembre en la Audiencia Nacional tendrá lugar el juicio por la protesta de los tartazos contra el TAV en la persona de Yolanda Barcina. Piden de 5 a 9 años de cárcel por unos tartazos que en cualquier país occidental tan solo serían considerados como una multa administrativa.

FIRMA LA PETICIÓN EN CHANGE:

Mugitu Mugimendua:    http://mugitu.blogspot.com.es/

Iraganak bizi gaitu oraindik

martes, 22 de octubre de 2013 · 0 comentarios

Joxe Iriarte, Bikila. Gorripidearen kidea

Europako Giza eskubideen Auzitegiak, itxaropenari zirrikitu bat ireki dio Parot Doktrinaren inguruan ebatzitakoarekin. Baina gainontzekoetan iraganak bizi gaitu, oraindik. Errepresioa, makila dantza, da Espainiar gobernuaren politikaren ardatz nagusia Euskal Herriarekiko eta bereziki Ezker Abertzalearekiko. Trantsizioan, frankismoaren krimenak estaltzeko “borron y cuenta nueva” inposatu zuten berberek, orain, mendekuaren doktrina ezarri dute indarrean. Mendekuaren bitsa darie ahoa irekitzen duten bakoitzean.

Batzuk eta besteek urtetan aldarrikatu dute delako normalizazio demokratikoa. Nik ez dut sinisten langabeziak eta miseriak ia toki guztiak kolpatzen ari den garaiotan egora normaltzat har dezakegunik, edo kapitalismoari normala zaiona, guk ontzat hartu. Baina, bai usten dut partidu politikoen jarduera demokratikoa beharrezkoa ez ezik posible dela. ETAk eten du bere jarduera armatua, hala ere, indarrean jarraitzen du ezker abertzalearekiko errepresioa.

Nire uste apalean, Euskal Herri osoari dagokio (eta batez ere Euskal Instituzioei) 26/11 eta 35/02 delako epaiketa bertan behera gera daitezela exijitzea, eta halaber auzipetu guztiak libre utzi.

Ezingo naiz egon 26an Bilbon, baina nire gogoa eta aldarria bat egiten dute manifestazioaren asmoekin.

Fagor

sábado, 19 de octubre de 2013 · 0 comentarios


Fagor Etxetresnak lantegiko ia kooperatibista denak, datorren astean langabezira doaz.

Lanean jarraitzeko diru laguntza bat beharrezkoa zen baina horretarako laguntzarik ez ematea erabaki omen du MCCk.

Ondorioa, Fagor Etxetresnak “Pre-Concurso de Acreedores” delakoan sartzen da. Lau hilabetez zorra negoziatu behar dute, eta ikustekoa da milaka lan postuarekin zer gertatzen den. Euskal Herrian 1.700 lanpostu eta atzerrian berriz beste 4.000 dira.

Zergatiak berriz ikusita daude

Krisiak eragiña handia izan du, baina krisiaren aurretik, 15 urtetik hona hartutako erabakiak baita ere.

Atzerrian enpresak erostea da ekonomikoki larrienetakoa, (nahiz eta orduan saldu bazkideei irabazi handiak izan behar zutela) bultzatutako estrategia ezertarako ez duela balio hontxe ikusten dugu.

Baina balore kooperatiboak galtzen ikustea ere larria da: Pertsona lehen mailan jartzea, demokrazia, berdintasuna, elkartasuna… bertako zuzendaritzek MCCek buru dela ematen du aspalditik utzi zutela alde batera.

Bazkideak esaten dute oso Informazio gutxi jasotzen dutela, Demokrazia hortaz kalitate txikikoa da, eta hartzen diren erabakiak ere.

Pertsona lehen mailan jartzea suposatu beharko luke bazkide gehiengoarekin kontatzea, berdintasunean, hau da informazio guztiarekin.

Ordua da beheko bazkideen ahotsa entzuteko eta benetazko demokrazia bultzatzeko.


Relatos que sustentan el sumario y la función del Derecho

miércoles, 16 de octubre de 2013 · 0 comentarios

Macrojuicio por el sumario 35/02

Ramón Zallo

A Sabin Arana, in memoriam

Ramón Zallo, intervención en la Jornada de análisis del Sumario 35/02 en el Bizkaia Aretoa de la UPV- EHU.

Cualquier sociedad democrática requiere no solo unos valores morales y jurídicos reconocidos constitucionalmente, sino también el impulso de las élites y de las fuerzas vivas para mantenerlos inspirando cada actuación. En otro caso, valores como democracia, pluralismo, libertad ideológica, garantías procesales… se van erosionando en el camino del mal uso del Derecho subordinado a finalidades políticas.

1. La función del Derecho

El precio de la Transición amnésica lo seguimos pagando con la lectura formalista del Derecho que, en lugar de ser paraguas de amparo y orgullo de la sociedad, se convierte en herramienta de aquellas élites que ocupan poderes y marginan, ya sean sectores sociales, ya sean corrientes políticas, sometiendo a la colectividad entera a sus intereses y puntos de vista.

Cuando terminaba la carrera de Derecho a finales de los 60 los que éramos de izquierda seguíamos con interés la llamada Doctrina del Uso Alternativo del Derecho, de origen en la Italia de PCI, y que apuntaba una salida a un dilema clásico. Mientras el Derecho era siempre expresión de un momento normativo del pasado e iba siempre detrás de la realidad, las sociedades en permanente proceso de cambio –en aquella época el impulso era de democratización e igualación social- requieren que el Derecho no solo no obstaculice esas mutaciones en dirección a valores de progreso sino que, podía y debía coadyuvar al mismo.

Para ello se debían poner en primer plano: el valor de protección de la ciudadanía por delante del articulado literal; el espíritu de la ley como norma de convivencia por encima de la forma; el mandato social de justicia por delante del protocolo de un aparato de Estado.

La seguridad jurídica se vinculaba, desde luego, al principio de legalidad -de la ley cierta, de la individualización de la pena y el tasado estricto de los hechos punibles más que de las conductas- pero también a la primigenia idea de justicia y desarrollo social. Se trataba de no distanciar la justicia respecto a la evolución social y de preparar, en el tiempo, nuevos cambios cuya competencia reside en el legislador. Algo de esto ha ocurrido con la actitud de una parte de la magistratura con los desahucios, negándose a la mera aplicación de una ley injusta y forzando un cambio legal.

Nótese que el concepto “alternativo” se remite, en el lenguaje sociológico y político, a movimientos sociales de nuevo cuño, sensibilidades nuevas frente a viejos u ocultos problemas (sexismo, medio ambiente, participación..) ….

Hace tiempo que ya no está de moda esa doctrina. Además se ha producido una involución doctrinal en beneficio de una lectura formalista del Derecho y de la función de disciplina cuando no de amedrentamiento social, en un auténtico Uso Reaccionario del Derecho; y, en la parte más progresista, se ha producido el atrincheramiento en los principios de legalidad, constitucionalidad, carga de la prueba, proporcionalidad y seguridad jurídica.

Siendo necesaria la aplicación de la ley para vivir en sociedad, en la actualidad la pena se ha configurado solo como disuasora social, bajo una lógica que, en demasiadas ocasiones, oculta una lógica puramente vindicativa y de ostracismo social, ajenas a la reinserción y a la reparación.

Para el caso de delitos de intencionalidad política el riesgo es máximo porque se sustancian también espacios políticos de las elites. Y si en unos casos –corrupción, abusos de poder, terrorismo…- hay valores a proteger indistintamente de quien los cometa, en otros, con la extensión de la tipificación delictiva a corrientes políticas enteras, se entra en una zona de uso partidista del Derecho, habida cuenta que las judicaturas tampoco son ajenas a una sacralización del Estado y a las ideologías que la sustentan.

Para decirlo todo, también es verdad que, en algunos momentos de la Historia, cuando el Derecho consagra conquistas sociales largamente trabajadas, y luego hay involuciones políticas termidorianas, la letra de la ley es una salvaguarda.

Ya lo decía el sabio clérigo Lacordaire en el XIX: “Entre los fuertes y los débiles la libertad es la que oprime y la ley la que libera”. Y lleva razón en esas etapas históricas. Pero apostillaría que compatibilizar libertad y ley es lo que definiría a una justicia permanentemente basada en la convivencia y la solidaridad.

2. La cuestión del tiempo judicial

Es importante esta cuestión del tiempo en el Sumario 35/02 que se juzga en la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional cuya vista oral se inicia el 17 de octubre de 2013. Se enjuicia a un grupo de cuarenta personas entre quienes se encuentran buena parte de quienes fueron dirigentes abertzales así como a responsables -taskeros- de las Herriko Tabernak, proveedores y gestoría. Solo faltan en el banquillo los clientes y txikiteros, pero debía ser mucho lío hacerlo. Se piden penas de prisión entre 8 y 12 años.

Es importante la idea del tiempo en tres sentidos: por el tiempo transcurrido cuando se inició el sumario (11 años); por la situación jurídica de los encausados en la época; y por la extemporánea presencia de un proceso en un tiempo político radicalmente distinto al de inicios de la década pasada.

En el primer sentido, ni qué decir tiene que son 11 años de indefensión, señalamiento, congelación de cuentas, limitación de movimientos, fianzas millonarias…. Ya es una pena adelantada sobre un juicio no realizado y que podría terminar en absolución, en una situación completamente ajena a cualquier idea de justicia, y que está basada en un Derecho Penal del Enemigo, o sea en una causa general contra el pluralismo, en este caso contra toda una corriente social tenida por enemiga por el Estado. O sea, no es un proceso en el que se sustancien bienes jurídicos, sino en el que se saldan cuentas políticas.

En el segundo sentido, es importante también la cuestión del tiempo porque, en aquella época, aun eran legales las estructuras de las que se habla. Ello implica que la atribución de delito por pertenecer a ellas vulnera el principio de irretroactividad. Y más, cuando unos meses después -27/3/2003- se ilegalizaron los partidos políticos de la Izquierda Abertzale oficial por aplicación de la entonces reciente Ley Orgánica de Partidos Políticos y no trajo consigo actuaciones penales contra sus miembros.

En el tercer sentido, hay un desfase radical entre las épocas políticas de la instrucción y del juicio.

Hay que recordar que se empezó a incoar en 2002, en un tiempo político negro que era otro tiempo social: la economía de las burbujas múltiples iba viento en popa; gobernaba el Aznar más duro; ETA mataba a cinco personas en 2002; el Estado no estaba en crisis; se abrieron procesos de ilegalización de todas las estructuras de la Izquierda Abertzale histórica; unos meses después, en febrero de 2003, se cerraba Egunkaria y ocho años después, en la sentencia, el Juez Bermúdez criticaba duramente una instrucción sustentada solo en informes policiales carentes de imparcialidad y objetividad.

Ah! Y oficiaba de juez estrella Baltasar Garzón, fabricante de la teoría de “Todo es ETA”, el elixir que pacificaría Euskal Herria, y que Mayor Oreja utilizó para criminalizar a todos los nacionalismos como actores, inductores, colaboradores, cómplices o, simplemente, culpables de silencio. O sea, por no pensar como el PP y que llevó incluso a Ibarretxe y López a los juzgados.

En el principio el Verbo se hizo Garzón quien, mientras fue útil, encandiló a los aparatos de Estado con su silogismo de parvulario que venía a decir que “si ETA es de Izquierda Abertzale; toda la Izquierda Abertzale es ETA; y toda actividad abertzale es actividad al servicio de ETA”.

Un hallazgo de un juez (progresista en otras áreas) y que sirvió para cargar la munición involucionista del Estado, mientras el insigne exmagistrado miraba para otro lado, sin investigar, cuando las cuerdas de detenidos que denunciaban torturas pasaban por su despacho.

A Garzón le pasa como a las personas mayores. Quiere recuperar la memoria lejana del franquismo –¡bienvenida sea!- pero es amnésico respecto al tiempo más reciente en el que fue nefasto protagonista. ¡Un lavado de cara en el túnel del tiempo!

Pero hoy estamos en 2013. En otro tiempo radicalmente distinto. Sortu está legalizada; Bildu es parlamentaria como segunda fuerza del Parlamento Vasco; es la Izquierda Abertzale oficial la que ha forzado el cese definitivo de la lucha armada de ETA poniéndole a las puertas de su disolución, mientras Otegi está en la cárcel como castigo por liderar ese proceso; la economía esta en crisis total; hay crisis de régimen en varios planos como son la institución monárquica, el desafío catalán al estado centralista y el desapego ciudadano respecto a los partidos mayoritarios y a un Estado del Medioestar que camina hacia el Estado del Malestar; es notorio el descrédito de las elites financieras y políticas.

En Euskal Herria hay un deseo social casi unánime de pasar página, eso sí, como decía el escritor Sánchez Ostiz, después de haberla escrito y de mirarnos en el espejo, porque ya ha habido demasiadas amnesias.

Dejando aparte las jurisdicciones penal, civil y contenciosa para temas comunes, y que operan con profesionalidad, se ha llegado a un descrédito social de esa parte del Sistema Judicial que, en base a su designación orgánica por cuotas partidistas, se funcionaliza respecto a las estrategias políticas, en una doble vía de politización de la justicia y de judicialización de la política.

No olvidemos que una democracia de baja calidad por fuerza genera un sistema judicial problemático con la separación de poderes. Así nos encontramos con un Tribunal Constitucional que ya cercenó el Estatut catalán y tiene como presidente a un militante durmiente del PP; o una Audiencia Nacional como tribunal extraordinario que, salvo excepciones, aun sigue la doctrina Garzón y, desde luego, ejecuta la doctrina Parot; o tribunales que permiten que Galindo, reo de graves asesinatos, salga de la cárcel a los cuatro años, los mismos que lleva Otegi por opinar; o que la fiscalía del Estado haya animado procesos como el de Egunkaria, Zumalabe, Herrira, o este mismo de Herriko Tabernak. Casi siempre, todo queda en nada, pero el mal ya se hizo con la instrucción.

LEER MÁS.

“En la medida en que el movimiento por la independencia se ha reforzado, Convergència se ha ido debilitando”

jueves, 10 de octubre de 2013 · 0 comentarios

Entrevista a Mikel Aramendi
www.sinpermiso.info

Conversamos largamente sobre las revueltas en el mundo árabe y sobre coyuntura política europea, española, vasca y catalana con Mikel Aramendi, antiguo militante de la izquierda radical vasca, investigador y reconocido comentarista político de la prensa euskaldún. Oriente Próximo arde.

¿Cómo interpretas el proceso acaecido en la región desde la revolución tunecina de enero de 2011 hasta la fecha?

Por una parte, debe utilizarse una perspectiva endógena, en la que entrarían los problemas socioeconómicos, la estructura social, demográfica, etc., que son harto distintos en cada país. Desde ese punto de vista, la situación en Túnez y en Egipto, por ejemplo, es muy diferente de la que se da en Siria y no digamos en los países del Golfo; las situaciones internas son muy dispares. En el caso de Túnez, es claro que la situación interna era explosiva; en el caso de Egipto, también, porque existen problemas sociales y económicos muy generales y radicales.

Ahora bien, junto a ese factor interno existe un problema geopolítico, en el que cuenta el peso, la fuerza, presencia, etc. de ese país en su contexto regional —que, en algunos casos es muy grande, como en Egipto, y, en otros, es muy pequeño, como en Túnez—. A eso habría que añadir el contexto geopolítico internacional de cada uno de ellos, sobre todo en relación con las potencias occidentales o europeas; en algunos casos, este aspecto será clave; en el caso de Egipto, sin embargo, desempeñaría un papel más periférico.

Para observar la evolución del proceso en su complejidad es importante la relación entre la élite y el movimiento popular porque también las élites son harto distintas en cada país. En el caso de Egipto, el papel que desempeñó la élite militar tanto en la primera fase de la revolución como el que ha ejercido ahora ha sido decisivo; el papel de esa élite militar en el caso de Túnez fue otro; en el caso de Libia, deberíamos observar de otro modo el papel de la élite (si es que podemos hablar de tal élite y no de una sociedad mucho más tribal, más alejada de la estructura “moderna”), partiendo de que las contradicciones socioeconómicas eran menores y el malestar social no era tan explosivo.

El caso más complejo sería el de Siria, porque ahí se entreveran muchos factores: los problemas socioeconómicos, la contradicción entre élites ―no es casualidad que el Estado haya estado en manos de élites etnorreligiosas minoritarias: alauíes, cristianos, etc.―, y que la élite suní, sin ser marginal, estuviera en un segundo plano. Pero, sobre todo, el influjo político que ejerce Siria en todos los conflictos de Oriente Medio, el papel que desempeña en el conflicto con Israel, etc. explican que sea uno de los casos más explosivos.

De todo ello se podría deducir por qué se han quedado fuera de esa ola los países que apenas han resultado afectados. En el caso de Argelia, el recuerdo del proceso de 1991 ―revolución, contrarrevolución, golpe de Estado, guerra civil, etc. ― ha funcionado como desactivador de la explosión. Seguramente, en Argelia existen tantas contradicciones sociales como en los demás países de su entorno, o más —desde luego, más que en Libia—; pero ese pasado era muy cercano y, por tanto, no podía arrancar ningún movimiento con perspectivas de obtener la victoria política. Otro caso semejante podría ser el de Iraq, que apenas participa de esta primavera porque está aún presente ese pasado tremendamente traumático; los condicionantes básicos podrían ser tan importantes como en otros países, pero la situación distaba de estar “madura”. ¿Por qué no prende la primavera árabe en Arabia Saudí? Porque su situación sociopolítica es muy diferente y el poder ha sabido blindarse a base de dinero, que tiene en abundancia. El caso de Marruecos sería muy especial…

Visto en su globalidad, se dan algunos elementos comunes, pero que se distribuyen de modos harto distintos: en algunos casos, la situación ha llegado a explotar y, en otros, aun existiendo las condiciones, no ha explotado, mientras que, en otros, incluso sin existir contradicciones muy agudas, ha habido un proceso de explosión. El caso de Bahrein tiene alguna semejanza con Siria, pero, en el ámbito internacional, el estado de Bahrein ha gozado de una protección internacional que el estado sirio no ha tenido: la llamada comunidad internacional ha respaldado la represión interna del estado de Bahrein, al contrario de lo que ha ocurrido en Siria.



La desobediencia civil es un instrumento útil, humano y fértil

· 0 comentarios

El líder de la CUP en el Parlament, David Fernández, habla sobre la movilización por la consulta del derecho a decidir y la Vía Catalana

El líder de CUP, David Fernández. FRANCESC SANS

En vísperas de una Diada marcada por la movilización por la consulta del derecho a decidir y la llamada Vía Catalana convocada por la Asamblea Nacional Catalana, Público se reúne en el Parlament de Catalunya con el diputado David Fernández de la Candidatura de Unidad Popular (CUP). Fernández estará hoy a las 10:00 horas en el homenaje a Gustavo Muñoz, joven socialista e independentista de origen andaluz que fue asesinado por la Policía en una manifestación el 11 de septiembre de 1978.

El lema de la CUP para la Diada del 11 de septiembre es: "Decidimos independencia... para cambiarlo todo". ¿La independencia lo cambiar a todo?

Todo proceso histórico es un proceso abierto. Para la Candidatura de Unidad Popular y para la izquierda independentista, la independencia es una posibilidad de cambio político y social profundo. No es una barita mágica ni un mantra que a fuerza de decirlo lo cambiará todo, sino un proceso donde las clases populares recuperan el protagonismo. Nos independizaremos de muchas cosas, seguramente del Estado español como una estructura de poder que es incapaz de dar solución al problema de las nacionalidades históricas, pero también, y sobre todo, nos independizaremos de los mercados financieros que hipotecan el futuro de este pueblo y ahonda en las desigualdades sociales. También, claro está, queremos independizarnos de nuestra propia oligarquía.

¿La lucha social no queda relegada por la lucha nacional?

En el caso de la CUP no. La CUP es un proyecto que nace bajo la dictadura franquista, en 1968. Pensamos que no es posible la liberación nacional sin la liberación social al mismo tiempo. Un país nuevo sin justicia social no es más que otra jaula.

¿Las familias que mandan en Catalunya, algunos hablan de cuatrocientas, lo seguirán haciendo en un país independiente?

Lo que está claro es que en los últimos 34 años el gran garante de la unidad de España es la oligarquía catalana, que está movilizándose para oponerse al actual proceso de autodeterminación. Es la oligarquía la que se reúne, a parte del señor Mas, en privado con Rajoy. Son el conde de Godó o Isidre Fainé, presidente de La Caixa, los mayores activistas hoy contra la plena soberanía política y económica de Catalunya. Pero respondiendo a la pregunta, pretenderán seguir mandando, pero para nosotros la independencia no es un punto de llegada, es un punto de partida. Y a partir de ahí hay que continuar, en mejores condiciones democráticas, la lucha por un modelo social y económico siempre en disputa. Hay quién hace la trampa de decir que la "independencia es lo primero", y que hay que relegar la lucha social. Te lo dice la misma gente que está cerrando escuelas, hospitales, privatizando el agua o vendiendo patrimonio público. No existe lo nacional neutro.

¿Artur Mas tiene definido un modelo de país o va a remolque de los acontecimientos?

Yo creo que sí, que tiene una idea de país. Pero habría que estudiar mucho a la oligarquía catalana y sus facciones. El pujolismo fue durante 34 años un cajón de sastre, donde había personas que provenían de la doctrina social de la iglesia, por situarlo en lo más socialdemócrata, hasta sectores de la derecha neoliberal. El president Mas públicamente defiende un modelo de país, seguramente por el acuerdo político con ERC, pero su discurso de 2010 y 2011 fue una apuesta por los recortes y la privatización, desde una vertiente ideológica que no es otra que la profundización en la mayor ofensiva neoliberal que estamos viviendo en todo el mundo. Yo creo que eso ha cambiado, porque del 51% que votaría por la independencia según las encuestas, una mayoría, el 71%, se declara de izquierdas, no de centro izquierda. Pero también es verdad que Mas lo que hace es protagonizar un proceso, diciendo "yo soy el país", que era la práctica habitual del pujolismo, y la doctrina sigue siendo la misma. Los empresarios son los primeros y detrás vamos los demás.

Los demás, los trabajadores, que ahora llaman clase media...

Lo de la clase media es una pamema que nos han vendido. En los países catalanes hay 3 millones de pobres, un 25% de paro y 150.000 personas desahuciadas de sus casas. Las capacidades de resistencia y oposición a la política de los mercados son frágiles, son débiles. Venimos de una profunda derrota de las izquierdas, quizá la conciencia de clase es lo que nos ha salvado. Alguna reflexión tendrán que hacer los sindicatos, nosotros creemos en el sindicalismo, pero los sindicatos han firmado lo que han firmado, como la reforma de las pensiones. La hicieron el PP y el PSOE, pero ¿quién se ha sentado a la mesa con ellos para firmar?

¿Y los políticos?

Hay una clase política privilegiada, elitista y que ha hecho de la política un negocio para hacer dinero. Lo que degrada es la forma de hacer política, pero no la política en sí. La respuesta contra los mercados tiene que ser política. Otra cosa son los políticos que son la correa de trasmisión de los poderes económicos. Por ejemplo, el Parlament no manda, mandan los poderes económicos. Tanto los países catalanes como el Estado español son una economía intervenida de hecho.

¿Mas y Rajoy han pactado la pregunta del referéndum?

No lo sé. La entrevista que dio Mas en Catalunya Radio aplazando, en las dos acepciones, poniendo plazos y aplazando la consulta, apunta a ruido de despachos, intentos para dificultar el proceso... después del autismo del Estado español en este año, creo que habrá operaciones más sutiles. Hay tres escenarios posibles, la independencia, el del Estado dentro de un marco confederal o el del federalismo asimétrico, que ya lo reconoce hasta el PSOE. Vendrá la cultura de la transición otra vez, a forzar el pacto entre elites. Pero no creo que estemos en la situación de una segunda operación Roca, que busque el encaje en España con una salida tramposa. Nosotros el único escenario que contemplamos es consulta o consulta, es la forma más democrática de decidir colectivamente y de constatar las diferentes opiniones que hay en la sociedad. Por rigor democrático, incluso.

El gobierno prohíbe la Vía Catalana en Castellón. ¿Qué opina?

Me parece una provocación en toda regla. Una vulneración del ordenamiento jurídico y del derecho a manifestación. El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, dice que podía haber peligro para los conductores. El peligro es un país que tiene un ministro de Interior que prohíbe manifestaciones democráticas. Además se hacen trampas con el lenguaje, no son catalanes que se van a Vinaroz a hacer la Vía Catalana, son personas del País Valencià que van a Vinaroz a dar su apoyo. Esto responde al españolismo ramplón, el metafalangismo de azuzar a unas comunidades contra otras. En 1982, Fernández Díaz era el Gobernador Civil de Barcelona cuando se encarceló a la lingüista Blanca Serra por llevar una pancarta con la palabra "independencia" en la manifestación pacífica contra la LOAPA. Esa rémora autoritaria del ordeno y mando aún sigue en personajes como este. A veces, para avanzar en democracia, la desobediencia civil es un instrumento útil, humano y fértil.

Usted dice siempre que no es nacionalista, sino independentista...

Yo no me identifico con el sentido más esencialista de nación. Somos un país hecho de inmigraciones y de pluralidad cultural, mis padres son de Zamora, por ejemplo. Toda nación refiere a unos mitos, yo no pregunto de dónde vienes, sino a dónde vas, si vamos a un proyecto compartido, republicano... La independencia para mí es un instrumento político para poder decidir sobre nuestra vida cotidiana y sobre el modelo de país que queremos. En esta Diada voy a compartir un acto con Diego Cañamero del SAT. Con él no soy nacionalista, soy un compañero de clase. Esto desmonta el tópico Catalunya/España, y que estamos de espaldas unos con otros. Nuestro enemigo no es ningún pueblo o cultura del Estado español, es la propia estructura política del Estado. Somos vecinos y vamos a tener que compartir la lucha contra la política neoliberal de la Unión Europea.

La Caixa, Banca Catalana... han sido el apoyo económico del nacionalismo institucional, ¿Muchos se han hecho ricos a cuenta de la patria?

Como en España o cualquier democracia de capitalismo maduro europeo. Las elites extractivas se han apropiado de las riquezas públicas, colectivas y se la han apropiado. El programa de la derecha catalana es idéntico al de la derecha española, que se envuelven en la bandera para defender la cartera. Es un clásico de los nacionalismos conservadores.

Manifestazio Nazionala

martes, 1 de octubre de 2013 · 0 comentarios

Tantaz tanta Euskal presoen eskubideen alde, tantaz tanta Konponbidearen alde

· 0 comentarios

Prentsaurreko honetan agertzen garen alderdi politiko, sindikatu eta erakunde sozialok iritzi publikoari helarazi nahi diogu Herrira herri-mugimenduaren aurka egindako operazioari buruzko iritzi bateratua, batetik, eta gertakari hori dela-eta elkarrekin emango dugun erantzunaren berri, bestetik.

Hasteko aipatu beharra daukagu hemen bildutako erakundeok Herrirarekin normaltasunez ditugula harremanak, eta horri eutsi egingo diogula. Asko partekatu izan dugu, elkarrekin lan egin dugu eta gure artean erakundeen zein pertsonen arteko harremanak daude. Erakunde horretako hainbeste militante eta arduradun atxilotu izanak nahigabea eta haserrea eragiten digu. Horregatik, edozer baino lehenago, atxilotuekiko eta hauen senideekiko elkartasuna adierazi nahi dugu. Halaber, ez dugu ezkutatu nahi beldur garela azken orduotan egoitza polizialean jaso dezaketen tratua medio.

Erabat arbuiatzen dugu ekintza judizial, polizial eta mediatiko hau gidatu duen erabaki politikoa. Izan ere, erabaki honek eskubide eta askatasun demokratikorik funtsezkoenak urratzen baititu. Herrira gurean erakunde aski ezaguna dugu: bere ekintza publikoa da; gure inguruko erakunde sozial eta politiko asko eta askorekin dago harremanetan, eta haiekiko lankidetza bilatzen du; bere ekimen guztiek hiru ezaugarri izan dituzte, eta uneotan ezinbestekoa da horiek nabarmentzea: baketsuak izan dira, elkar ulertuz pluraltasuna izan dute helburu, eta betiere giza-eskubideen defentsa izan dute ardatz.

Horrenbestez, guretzat begibistakoa da bidegabekeria honek helburu politiko bat, edo hainbat, duela. Lehena, ageri-agerikoa, euskal preso politikoen eskubideen defentsa kriminalizatzea. Noiz, eta argitaratzekotan denean espainiar estatuak presoekiko ezarri duen zigorren luzapen krudelari buruzko epaia. Kriminalizazioa medio espainiar gobernuak aldez aurretik zuritu nahi du bere jokabidea, giza-eskubideen auzitegi europarrari kargu hartuko bailioke estatu-arrazoiaren aurkako epai bat emanez gero.

Bigarrenik, operazio honekin sine die luzatu nahi dute itun antiterroristaren aro politikoa, hots, makrosumario eta ilegalizazioek markatu duten aroa. Gure herriko esparru zabal baten lan politikoa eragoztea da xedea, hark irtenbideen aldeko jarrera izanagatik, ataka antirrepresiboan kateatuta gera dadin eta bere garapena galarazte aldera. Horixe da estatuaren “immobilismo” delakoaren helburua: Euskal Herrirako agenda bakarra aparatu guztien mobilizazio itsua da: errepresiboak, judizialak, instituzionalak nahiz komunikabideetakoak.

Hirugarrenik, nabarmena iruditzen zaigu makrooperazio honen keaz estali nahi dituztela egun espainiar gobernuan dagoen alderdiak dituen konta ezineko arazoak, esaterako, bi besterik ez aipatzearren, ustelkeria kasuak edota erabakitzeko eskubidearen aldeko erreibindikazio nazionalak gori-gori egotea. Ideia honen isla biribila da zein unetan datorren operazio hau, hain zuzen gobernuak justiziak erreklamatutako torturatzaileak atxilotzea ukatu duenean.

Laugarrenik, uste dugu era honetako operazioekin saiatzen ari direla presoen auzia gutxi batzuren arazo bihurtzen. Horregatik, gogoratu beharra daukagu hemen bildu garen erakundeok preso eta errefuxiatuekiko eskubideekin zalantzarik gabeko konpromisoa hartu dugula, eta konpromiso horri ez diogula amore emango, estatua setaz saiatuagatik ere. Hain zuzen, operazioa nolabait gure aurka ere badoa, eskubide horien defentsan Herrirarekin lanean ari izan baikara azken aldion.

Horregatik, sinetsita gaude erantzun zabal eta irmoa bultzatu behar dugula bidegabeko operazio honen aurka. Atzo goizetik bertatik erantzuna emateko dozenaka ekimen izan da gure herrietan eta eskualdeetan. Horiekin batera, hemen gauden antolakundeok iragartzen dugu Bilbon manifestazio nazionala izango dela datorren larunbatean, urriak 5, arratsaldeko 5.30etan, La Casillan hasita. Gure helburua da espainiar estatuari helaraztea euskal jendarteak bidegabekeria hauekiko duen sentipena, eta gure elkartasuna adieraztea atxilotuekin, berehala libre utz ditzatela exijituz.

Ekitaldia deitzen dugun erakundeok lan egingo dugu mobilizazio honek aste honetan babesik zabalena izan dezan. Hots, lan egingo dugu Herrirak egiten duen gisan, “Tantaz tanta, gota a gota”, guztion eskubide eta askatasunen defentsan elkar ulertzeko ahaleginez.

Sinatzaileak/Firmantes:

Alternatiba, Aralar, Eusko Alkartasuna, Ezker Batua, Gorripidea, Sortu, Askapena, Bai Euskal Herriari, Behatokia, Bilgune Feminista, Egiari Zor Fundazioa, CGT, EHNE, ELA, ESK, HIRU, LAB, STEE-EILAS, Eleak mugimendua, Elkartzen, EPPK bitartekaritza, Erabaki, Ernai, ESAIT, Eskubideak, Etxerat, Euskal Herrian Euskaraz, GITE-IPES, Ikasle Abertzaleak, Joxemi Zumalabe Fundazioa, Komite Internazionalistak, Sare antifaxista, Taupaka, sortzaileon elkartea, Torturaren Aurkako Taldea, Bilboko herri mugimendua/Movimiento popular de Bilbo.

Una marea por los Derechos de los presos vascos, una marea por la Resolución del Conflicto

· 0 comentarios

Los partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales que comparecemos hoy en esta rueda de prensa, queremos trasladar a la opinión pública una valoración conjunta de la operación desarrollada contra el movimiento popular Herrira, así como publicitar la respuesta que conjuntamente vamos a dar ante este hecho.

Antes que nada queremos señalar que las organizaciones aquí presentes nos relacionamos con normalidad con Herrira, y lo vamos a seguir haciendo. Hemos compartido mucho, hemos trabajado conjuntamente y hay entre nosotros lazos organizacionales e interpersonales. La detención de tantos militantes y responsables de esta organización nos llena de pesar y nos indigna. Por eso, antes que nada, queremos manifestar nuestra solidaridad con los detenidos y detenidas y sus familiares. No ocultamos, asimismo, nuestro temor por el trato que puedan estar recibiendo en las últimas horas en sede policial. 

Manifestamos nuestro más firme rechazo a la decisión política que inspira esta acción judicial, policial y mediática. Esa decisión vulnera los más elementales derechos y libertades democráticas. Herrira es una organización bien conocida en nuestro pueblo: actúa abiertamente; se relaciona y busca la colaboración con infinidad de organizaciones sociales y políticas de nuestro entorno; y todas sus iniciativas han tenido tres características que nos parece fundamental subrayar en este momento: han sido iniciativas pacíficas, han buscado la pluralidad en base al entendimiento, y han tratado siempre de la defensa de los derechos humanos.

Siendo esto así, para nosotros y nosotras, resulta evidente que este atropello tiene un objetivo político o varios. El primero, y más evidente, es el de criminalizar la defensa de los derechos de los presos y presas políticas vascas. Y ello en el horizonte de una próxima sentencia sobre el inhumano alargamiento de las condenas practicado por el estado español con las personas presas. Con esta criminalización el gobierno español se cura en salud, afeando al tribunal europeo de derechos humanos si se produjese un eventual fallo contrario a la razón de estado.

En segundo lugar, esta operación pretende alargar sine die el período político del pacto antiterrorista, plagado de macrosumarios e ilegalizaciones. Se trata de entorpecer la labor política de un amplio espacio de nuestra pueblo que aboga por las soluciones, condenándolo a una ciénaga antirrepresiva, e impidiendo su desarrollo. Ese es el objeto del llamado “inmovilismo” del estado, que es una movilización obstinada de todos los aparatos represivos, judiciales, institucionales y mediáticos como única agenda para Euskal Herria. 

En tercer lugar, nos parece evidente que esta macrooperación pretende correr una cortina de humo sobre los innumerables problemas a que se enfrenta el actual partido del gobierno español, como son –por citar sólo dos– los casos de corrupción o el auge de las reivindicaciones nacionales por el derecho a decidir. Que esta operación tenga, además, lugar precisamente cuando el gobierno se está negando a detener a torturadores reclamados por la justicia ejemplifica a la perfección esta idea.

En cuarto lugar, consideramos que operaciones como la que nos ocupa pretenden asimismo que la cuestión de los presos y presas se convierta en un problema de unos pocos. Por eso, tenemos que recordar que las organizaciones aquí presentes tenemos un compromiso inequívoco con los derechos de las personas presas y refugiadas, un compromiso que no va a decrecer por mucho que el estado se empeñe. En ese sentido, la operación es de alguna manera una operación contra nosotros y nosotras mismas, ya que venimos colaborando desde hace tiempo con Herrira en la defensa de esos derechos.

Por todo ello creemos que debemos impulsar una respuesta amplia y decidida contra esta operación injusta. Se cuentan ya por decenas las iniciativas locales y comarcales de respuesta que se han puesto en marcha desde ayer por la mañana en nuestro pueblo. Junto a ellas, las organizaciones aquí presentes, anunciamos la celebración de una manifestación nacional en Bilbao para el próximo sábado día 5 de octubre, que partirá de La Casilla a las 17:30 horas. Nuestro objetivo es trasladar al estado español el sentir de la sociedad vasca ante estos atropellos, así como expresar nuestra solidaridad con los detenidos, exigiendo su inmediata puesta en libertad.

Las organizaciones convocantes del acto vamos a trabajar para que esta movilización concite las más amplias adhesiones a lo largo de esta semana. Es decir, vamos a trabajar como lo hace Herrira, “Tantaz tanta, gota a gota”, buscando el entendimiento en la defensa de los derechos y libertades de todos y todas.

Sinatzaileak/Firmantes:

Alternatiba, Aralar, Eusko Alkartasuna, Ezker Batua, Gorripidea, Sortu, Askapena, Bai Euskal Herriari, Behatokia, Bilgune Feminista, Egiari Zor Fundazioa, CGT, EHNE, ELA, ESK, HIRU, LAB, STEE-EILAS, Eleak mugimendua, Elkartzen, EPPK bitartekaritza, Erabaki, Ernai, ESAIT, Eskubideak, Etxerat, Euskal Herrian Euskaraz, GITE-IPES, Ikasle Abertzaleak, Joxemi Zumalabe Fundazioa, Komite Internazionalistak, Sare antifaxista, Taupaka, sortzaileon elkartea, Torturaren Aurkako Taldea, Bilboko herri mugimendua/Movimiento popular de Bilbo.

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak