Vienen a rematarnos. El 3 de marzo de

miércoles, 26 de febrero de 2014 ·

Iker Casanova Alonso. Militante de Sortu

1976, fuerzas policiales españoles atacaron a tiros una concentración obrera en Gasteiz causando la muerte a cinco trabajadores. El ministro de Gobernación era Manuel Fraga, más tarde fundador del PP e impune por sus crímenes como pieza clave del franquismo. El ministro de Relaciones Sindicales era Martín Villa, otro demócrata de toda la vida, hoy millonario tras haber pasado por varios importantes consejos de administración. Con la intención de aplacar las protestas que se estaban sucediendo dentro y fuera de Euskal Herria, ambos ministros decidieron acudir a Gasteiz y, entre otros actos propagandísticos, realizar una visita a los heridos hospitalizados. Se cuenta que uno de ellos, al verles aparecer en su habitación, les espetó: «A qué venís, ¿a rematarnos?».

Supongo que los responsables de la cumbre española neoliberal convocada para el próximo 3 de marzo en Bilbo desconocen el significado que esa fecha tiene en la memoria colectiva de este país. En todo caso, los patrones que vendrán a Bilbo son los hijos (biológicos y políticos) de los que ordenaban a la Policía Armada ametrallar a obreros y nietos de los que mandaban al Regimiento Garellano, tan amado por el señor Azkuna, a tirotear a mineros en Bizkaia. Hoy imponen su dominio de forma más sutil, siempre que pueden, pero ante su visita, y en vista de la enorme crisis en la que nos han metido, del sistemático retroceso de derechos que están impulsando, del fracaso empírico de sus políticas para generar bienestar colectivo y del éxito rotundo de las mismas a la hora de hacer a los ricos más ricos y a los pobres más pobres, sólo nos queda preguntarnos como aquel día de marzo en Gasteiz: A qué vienen, ¿a rematarnos?

Vendrán ministros españoles, dirigentes del FMI, comisarios europeos y los responsables del BBVA, Telefónica, Inditex e Iberdrola, entre otros. Son los creadores de la crisis planetaria, una representación de lujo del neoliberalismo que viene a convencernos de que apliquemos aquí las mismas políticas con las que han destruido Grecia. El foro lo han denominado España 2014: De la estabilidad al crecimiento. Triple mentira. Ni se celebra en España, ni hay estabilidad ni se vislumbra crecimiento real, en todo caso estancamiento en el fondo del pozo. El PIB estatal se contrajo en un 1,2% en 2013, el paro está por encima del 26%, la deuda pública se acerca al 100% del PIB, la renta per cápita cae y se aleja de la convergencia con Europa, el número de ocupados está en niveles de 2002, la morosidad de la banca en máximos históricos... En 2013 se destruyeron 200.000 empleos, 65.000 de ellos en el último trimestre, presentado como el de la recuperación. En Euskal Herria la situación es similar aunque, de momento, a una escala menor.

La sociedad es consciente de ello y por eso, encuesta tras encuesta, se certifica el desplome de un PP corrupto e incompetente. Por eso necesitan desesperadamente proyectar el discurso de la recuperación, y más ahora que se afilan los cuchillos para las inminentes batallas internas. Estas jornadas están destinadas a vender una recuperación que no existe y, de paso, a reivindicar la españolidad de Euskal Herria. Que Urkullu se sume al festejo poniendo la alfombra roja es una nueva muestra de que su servilismo al poder español va más allá de acatar las imposiciones legales.

Analicemos algunos de los pilares del pensamiento único neoliberal, que serán el eje de la cumbre. Nos dicen una y otra vez que la administración es gigante y debe reducirse. La realidad es bien distinta. En el Estado español hay un trabajador público por cada 17 personas. En Hegoalde la cifra es de uno por cada 19'5 habitantes. En toda Europa se superan esos datos. En los países nórdicos hay casi un trabajador público por cada 8 habitantes. Es imprescindible que la administración crezca de forma sana, mientras reduce gasto en altos cargos, prebendas, chiringitos, obras absurdas... Crear empleo público en sanidad, educación, dependencia... permite ampliar el servicio a la ciudadanía, ahorrar en subsidios de desempleo y dinamizar la economía, todo ello con trabajo estable y de calidad. Desgraciadamente, parece que aquí se está haciendo caso a los gurús neoliberales. En la CAV se han perdido 4.000 empleos públicos en los últimos años por los recortes del Gobierno vascongado.

También nos dicen que se pagan demasiados impuestos y que eso ahoga el crecimiento. La realidad es nuevamente distinta. Redondeando, podemos decir que la presión fiscal media en la UE es del 40%, en el Estado del 33% y en Hegoalde del 31%. En el Estado francés es el 46%, mientras en Dinamarca y en Suecia ronda el 49%. Hay margen para una nueva fiscalidad que se sustente en la aportación de los que más tienen. Podría disponerse de miles de millones más para las políticas públicas. Las empresas con beneficios y los más acaudalados deben ser quienes afronten el mayor esfuerzo fiscal. Igualmente, la lucha contra el fraude debe ser implacable. Los que ponen en peligro los servicios públicos no son los que cobran la RGI de forma irregular, ni los inmigrantes enfermos, sino los empresarios que eluden/defraudan impuestos masivamente. En la CAV, en 2009, la renta media declarada por los asalariados fue de 22.640 euros, mientras la declarada por las actividades empresariales se situó en los 12.000 euros. Conclusión: los empresarios defraudan generalizadamente. A la cabeza de todos ellos, los que van a venir a Bilbo el próximo 3 de marzo, representantes de las empresas del IBEX-35, un 94% de las cuales tiene filiales en paraísos fiscales. El BBVA, invitado por el PP a dar lecciones morales, tiene al menos 43. El dinero que no pagan no lo dedican a la creación de empleo, sino a la especulación que crea nuevas burbujas.

Podríamos seguir diciendo que no hay que bajar los salarios, sino subirlos, empezando por el ridículo SMI, para así combatir la desigualdad y «obligar» a los empresarios a tener beneficios generando valor añadido y no simplemente ofreciendo un producto barato (sin embargo los dos años de la Reforma Laboral han permitido un descenso del 10% en los salarios en el Estado, y las rentas del capital ya superan a las del trabajo). Se pueden subir las pensiones en vez de bajarlas, ya que el gasto tanto en el Estado (10% del PIB) como en la CAV (11'77) es inferior a la media de la UE (13'1). Hay que incrementar el gasto social, que es también muy inferior al europeo, y lo sería aún más si no estuvieran incluidas las prestaciones de desempleo. Podríamos hablar de la concentración de la riqueza, del capitalismo de casino, de los desahucios, de la desaparición de los convenios, de que recortan en sanidad, I+D y en educación...

La minimización del Estado es su principal objetivo; destruido lo colectivo, el individuo aislado no es rival para los poderosos. Han provocado miseria y sufrimiento a lo largo y ancho del planeta, pero ellos (Ortega, Galán, Botín...) y sus empleados (Rajoy, Almunia, Lagarde...) son cada vez más ricos, por eso quieren profundizar en sus políticas. Vienen a intentar rematarnos, sí, pero no lo conseguirán porque este pueblo está aún muy vivo. Estos burócratas del exterminio económico se van a encontrar en Bilbo, en Euskal Herria, con un pueblo que no se traga sus mentiras. Mientras Urkullu, José Luis Bilbao y Azkuna rinden pleitesía a estos ladrones y a la marca España, la sociedad vasca les gritará en la calle que se vayan.

Grecia y Portugal se retuercen hoy bajo la bota austericida de la troika. En los años 90 fue América Latina la que se vio sometida al pillaje de sus recursos y empresas bajo los auspicios del FMI, para acabar sumida en la pobreza, la deuda eterna y la bancarrota. Solo la lucha de su población, desde dispersos movimientos sectoriales primero y a través de la configuración de amplios frentes políticos después, consiguió frenar y revertir las políticas de empobrecimiento. Hoy, en casi todo el continente un heterogéneo grupo de gobiernos, no sin problemas, carencias y contradicciones, avanza por la senda de la recuperación económica y social. Todos ellos, tan distintos, desde Cuba a Brasil, tienen algo en común: sus economías crecen, reducen la pobreza y la desigualdad y lo hacen aplicando las políticas opuestas al neoliberalismo.

No es tiempo de poses. Debemos ser la indignación organizada y constructiva, configurar una gran alianza que avance por el camino vasco del cambio social. Con un ojo puesto en los inspiradores modelos americanos y otro en las políticas más progresistas de nuestro entorno geográfico, político, económico y cultural, debemos construir una alternativa que vaya más allá de la denuncia y aspire a materializar un cambio profundo y real, el cambio posible aquí y ahora.

0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak