Las batallas de Kobane, de Alepo y el reaprendizaje de la solidaridad

viernes, 5 de diciembre de 2014 ·

Pierre Rousset. 

FUENTE: Viento Sur

Hace ya mucho que aprendimos a prevenirnos contra las pretensiones “humanitarias” de las intervenciones imperialistas. Denunciar los objetivos más o menos ocultos de nuestro propio imperialismo (en este caso el francés) sigue siendo una exigencia constante, primordial. Las semillas de la crisis que sacude hoy el Medio Oriente fueron sembradas en la guerra de Irak de 2003 y -remontándonos más lejos en el tiempo- en la firma de los acuerdos Sykes-Picot (1917).

Sin embargo, la solidaridad no se resume en denunciar al propio imperialismo: también tiene que responder a las necesidades concretas (políticas, humanitarias y materiales) de los pueblos y de los movimientos cuya lucha apoyamos. A menudo esto no plantea ningún problema particular, como en el caso de la defensa de militantes condenados a penas inicuas por tribunales de excepción, ¡pero hay que hacerlo!/2. Pero en muchos otros casos, para ser eficaz, hay que comprender las condiciones en las que esas luchas se llevan a cabo, lo que a menudo resulta complicado.

El internacionalismo tiene una historia y sus modalidades están profundamente marcadas por la mundialización capitalista, el carácter global de la crisis ecológica actual, las conmociones geopolíticas, la crisis del movimiento obrero y la pérdida de legitimidad de la referencia socialista. Todos los terrenos de la solidaridad están concernidos por estos cambios radicales y ya se ha escrito mucho sobre el tema; no voy a insistir. Querría centrarme aquí a cuestiones específicas que nos plantea el apoyo a las resistencias y a las luchas populares armadas.

Evidentemente, no se trata de plantearse las cuestiones como si fuéramos expertos militares o pretender descubrir el Mediterráneo; se trata de aprender de las experiencias para adquirir un mínimo de “inteligencia política” en este terreno de lucha. En los años 1960-1970, abordamos de ese modo la cuestión de la guerra revolucionaria, de la guerra popular prolongada y de la guerrilla urbana/3, intentando asimilar las lecciones de las luchas armadas de la época y de las orientaciones puestas en marcha por las organizaciones que las dirigían (por nombrar algunos de los autores más conocidos que expresan esas experiencias: Trotsky, Mao, Giap, el Che, los Tupamaros...).

En este texto, no intento presentar un balance de esos “años de fuego”, sino comparar ese pasado y el presente en lo que respecta al papel de la solidaridad, teniendo particularmente en cuenta los cambios radicales del marco geopolítico. Habiendo estado implicado en el movimiento de solidaridad con Vietnam antes de 1968, en la fundación y la animación del Frente Solidaridad Indochina (1969) y, mas tarde, habiendo estado implicado en numerosas organizaciones de solidaridad hacia países como Tailandia o las Filipinas, voy a referirme fundamentalmente a estas experiencias asiáticas.

Los movimientos armados de izquierdas y/o de poblaciones oprimidas no han desaparecido jamás del mapa asiático (India, Filipinas, Sur de Tailandia, Birmania, Nepal, Sri Lanka...), incluso sin en la mayor parte de los casos el dinamismo sociopolítico inicial de las “persistentes” luchas armadas se ha agotado, si algunos de esos movimientos se han desarmado o se han situado en posición propiamente defensiva (autodefensa) y si algunos otros han degenerado. Recordemos que la revolución nepalí (la conquista temporal del gobierno por una organización armada “clásica” a través de la acción de masas y la vía electoral) es reciente, de 2006... Ahorabien, en la mayor parte de las regiones del mundo, las luchas armadas han dejado de existir, con algunas excepciones (Colombia...) o han sido reemplazadas por la militarización y la etnización de los conflictos (lo que no voy a tratar aquí). Por otra parte, el fin de los “años de fuego” fue a menudo traumático (incluso para nosotros, en particular con el aplastamiento militar de nuestra pequeña organización argentina o del PRT).

Digamos que para una gran parte de la izquierda radical internacional, la reflexión sobre las condiciones de una lucha o de una resistencia armadas se ha interrumpido. Y en consecuencia, no hemos estudiado bajo este ángulo las nuevas experiencias, en particular en el mundo árabe tras 2011. Por ello, las discusiones sobre las tareas de solidaridad padecen sus consecuencias.

PINCHA AQUÍ PARA LEER MÁS:  http://www.vientosur.info/spip.php?article9618

0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak