“Es mentira que con la independencia todo se nos venga dado”

miércoles, 30 de julio de 2014 · 0 comentarios

Entrevista al periodista y una de las voces de la asociación Súmate: "Abogo por la disolución de CiU. Debe haber un partido de derechas en la República Catalana y tendrá votos, pero CiU es autonomista"

"Hemos sufrido los recortes y la austeridad porque a nadie, ni a los catalanes, ni los españoles, ni los italianos, ni los europeos se nos ha preguntado si las queríamos"

"Si cobramos mucho más pero tenemos un ejército y estamos en la OTAN no me gustará. No se trata de ser independientes para ser más ricos sino más justos"

Antonio Baños, Periodista

El periodista Antonio Baños, nacido en Barcelona en 1967, no ha catalanizado su nombre, pero se ha pasado al campo del independentismo. En su último libro La rebelión catalana, publicado en catalán y castellano, explica sus razones: “Yo, que Dios me perdone, era federalista, pero los padres de la mejor España de la historia, con Aznar al frente, son los que me han empujado hacia la sedición. Soy de los que cree que la rebelión catalana tiene que ser completa y ha de llevarnos a reconstruir todos los discursos y todas las realidades, sistema productivo incluido y todo eso con alegría”. Y con alegría lleva unos cuantos meses participando en actos favorables a la independencia, ya sean de la Asamblea Nacional Catalana, la CUP o de la asociación de independentistas castellanohablantes Súmate.

¿Qué nos espera este otoño? ¿Qué pasarà desde ahora hasta el 9 de noviembre?
Pasaremos mucho calor. Está bien que aumente la tensión política por lo menos hasta el 9 de noviembre. Con las europeas ya se ha visto que a la mínima que se toco un poco el panorama, con la aparición de Podemos, por ejemplo, todo zozobra. Hemos cambiado de Rey. Todo el mundo está agobiado. ¡Imagínate setiembre, octubre, noviembre... con tensión política constante! Eso puede forzar transformaciones interesantes. De lo único que tengo miedo es de que alguien, no sé quien, comience a hacer actos extraños. Que se rompan cristales de repente, algún incidente de falsa bandera... Hasta ahora, todo está dentro del límite del debate político, a favor o en contra. Me da miedo que algunos poderes fachas del Estado, el fondo de reptiles, tengan la tentación de la Valencia de los años ochenta. Pero no colaría. Más allá de esto, más tensión política quiere decir más debate político y eso es bueno. Nos puede dar pereza, no gustar o no interesar, pero malo no es.

¿Habrá consulta, con unas preguntas u otras, el 9 de noviembre?
Como ciudadano quiero creer que sí, que se nos tiene que preguntar. Y tiene que ser el 9 de noviembre, una fecha decidida por la Generalitat, con el acuerdo de cinco partidos. Desconvocarla sería muy ridículo. Sería demostrar que las instituciones catalanas son de juguete, comarcales, y que la gente no ha tenido la fuerza suficiente para obligar a hacer una consulta o un plebiscito. Apuesto, primero, por el referéndum el 9 de noviembre y no quiero pensar en otras circunstancias porque todas son más feas. Lo más limpio sería votar el 9 de noviembre, incluso con la doble pregunta convocada, que no me gusta, pero garantizaría que las instituciones catalanas son serias.

No se ha fijado como tienen que interpretarse los resultados para decidir qué opción ha ganado. ¿Qué pasará, sin embargo, si los independentistas consideran que han ganado?
Si sale que a la independencia no me busques durante una semana. Estaré de fiesta. La consulta no es vinculante pero es políticamente muy significativa. Si un pueblo te dice que opta por una relación política nueva, un Estado debería negociar. Sobre todo después del referéndum de Escocia, donde seguramente ganará el no, pero aun en ese caso habrá una negociación para aumentar la autonomía escocesa. Los Estados, cuando sus pueblos quieren algo, se les escucha. Por lo menos en el mundo occidental, en la Europa occidental. Sería muy ridículo que se hiciese una consulta el 9 de noviembre, saliese un a la independencia y dijesen que la Constitución no lo acepta e hiciesen como si no hubiera pasado nada. Al final, de tanto no escuchar a la gente, en el caso catalán y en otros casos, es posible que se les caiga todo encima.

El resultado de Escocia, sea un o un no a la independencia, influirá en el proceso catalán.
Si es influirá muchísimo. El entusiasmo de los independentistas catalanes quedará reforzado, porque se demostrará el “sí, se puede”. Se verá que hay todo un Libro Blanco de negociaciones entre Escocia y el Reino Unido y que no hay tanques, ni violencia, ni nada, lo cual desmontará la mayoría del argumentario español. Las encuestas indicaban que el remontaba pero si no hay una gran sorpresa ganará el no por poco. En cualquier caso, será una gran victoria porque querrá decir que un pueblo ha votado. El gobierno escocés habrá perdido pero seguirá gobernando y Escocia seguirá estando donde está. No pasará ninguna tragedia. Sería una gran lección para los apóstoles de la catástrofe. Se vota y no pasa nada. Tanto si sale el como el no. El 18 de setiembre, entre el 11 de setiembre y el 9 de noviembre, es una fecha fantástica para demostrar que con las urnas no muere nadie.

El debate social está tapado por el soberanista. ¿Lo continuará estando mucho tiempo?
El debate existe. Miremos sino como está el hospital de Bellvitge. Yo quiero que se haga la consulta cuanto antes mejor para que comience un proceso constituyente para echar a los convergentes. No quiero que gobiernen hasta 2016. Y también por eso exijo que se nos consulte y que se abra un proceso constituyente rápido. Va junto. No puede ser que a un país no se le pregunte qué quiere tanto en las cuestiones nacionales como en la relación con la Unión Europea. Si estamos hablando de hacer un país nuevo, una República catalana, tendrá que tener una Constitución nueva con unos parámetros que tendremos que discutir. Y aquí entran la relación con los poderes de la troika, la soberanía de los recursos naturales, el blindaje del estado del bienestar... Estos temas son el centro del debate republicano catalán. Cambiar la estanquera por la señera no tiene ninguna gracia.

El debate social no está disimulado ni va separado del nacional. Hemos sufrido los recortes y la austeridad porque a a nadie, ni a los catalanes, ni a los españoles, ni a los italianos, a los europeos se nos han preguntado si lo queríamos. Cuando reformaron el artículo 135 de la Constitución para que fuese prioritario el pago de la deuta pública antes que reforzar el estado del bienestar no se lo preguntaron a nadie. Preguntar a la gente tiene que ver con los recortes, porque sin os preguntasen diríamos que no. Por eso no lo preguntan. No son dos debates separados.

En Europa no parece que entusiasmen las propuestas independentistas de Escocia o Catalunya.
Es normal. Es un club de Estados y los Estados ya están hechos. En cualquier Estado, como en cualquier oficina burocrática, no gustan los cambios. Ni de fronteras, ni tener socios nuevos, ni ningún hecho imprevisto. Pero lo que no guste a los Estados no quiere decir que no guste a los pueblos. El proceso catalán es una mala noticia para la Unión Europea porque sí que se puede exportar, pero no para que se copie en Córcega, Bretaña, Flandes o la Padania. Si los catalanes nos preguntamos en qué Estado político queremos estar y conseguimos hacerlo, los portugueses o los griegos pueden preguntarse si tienen que pagar la deuda o no.

Cuando hubo el cambio de Rey, en la puerta del Sol de Madrid, la gente pedía el derecho a decidir: Monarquía o República. La democracia es contagiosa. Si un pueblo consigue votar, contra toda la legalidad y las inercias, es un ejemplo nefasto para la Unión Europea y muy bueno para los pueblos de Europa. No sólo para los pueblos que se quieren independizar sino para los que quieren que se les consulten todas las políticas. Legitimidad democrática y libertades nacionales van juntas. Los temas sociales y nacionales van juntos. Preguntamos eso pero queremos preguntar más cosas. Si sale el , la cantidad de preguntas que nos tendremos que hacer serán muchas: qué Constitución queremos, qué sistema judicial... Es una mala noticia para Europa pero ya me parece bien.

Por ahora, el proceso ha provocado dos víctimas: PSC y CiU. Están en sus horas más bajas desde el inicio de la democracia. ¿Quién saldrá peor parado al final de esta etapa?
El PSC tiene el mismo problema que la socialdemocracia en Europa. La socialdemocracia tenía sentido cuando decía a las clases obreras y populares que moderaba el capitalismo a cambio de que no se hiciesen comunistas y fuesen consiguiendo bienestar creciente, mejores servicios sanitarios, mejores coches... Este era el pacto que habían hecho los socialdemócratas con las fuerzas del capital y funcionaba muy bien desde los años cincuenta: “Vosotros moderad el beneficio y nosotros protegemos que la gente viva bien”. El problema que tiene el PSC, como lo tiene Hollande en Francia o cualquier socialdemócrata europeo, es que este pacto no lo puede cumplir porque el capital no hace ya caso a nadie. Es tan poderoso, tan global y está tan desregulado, que no se le puede embridar. ¿Qué oferta puede hacer un socialdemócrata? ¿Mantener el estado del bienestar? ¿Con qué amenaza hacia las fuerzas del capital?

Hay una crisis profunda de la socialdemocracia en toda Europa. Y el PSC, en concreto, está pagando que se le ha cambiado el panorama del país. Catalunya estaba dividida entre los buenos catalanitos de raíz pura que votaban a CDC y los charnegos, la gente del cinturón rojo, que votaban PSC. Más o menos, los dos imaginarios catalanes, los dos caladeros de votos, estaban repartidos. Y eso ha cambiado. Algunos nietos de los inmigrantes de Cornellà se han hecho indepes y algunos catalanitos votan Ciudadanos o se han cambiado de bando. El sistema autonomista, que ha durado 35 años, con un reparto entre el municipalismo del PSC y el imaginario nacional de Convergència se ha movido. Y se ha movido para los dos. Ni los catalanitos votan Convergència automáticamente, ni la gente del cinturón vota PSC automáticamente. Los dos más perjudicados son los partidos centrales, como pasará en breve con el PSOE y el PP, en España. Han pasado ya dos generaciones desde que se formó este imaginario y han cambiado las cosas. Han aparecido nuevos actores, nuevas realidades y tendrán que espabilarse.

¿Qué futuro auguras para Podemos en Catalunya?
En barrios como Torré Baró, Ciudad Meridiana, Vallbona... obtuvieron muy buenos resultados, hasta un 10%. Eran votos sobre todo de gente que había votado antes Ciudadanos, más que al PSC. También del PSC pero el voto de protesta que iba a Ciudadanos ha pasado a Podemos. Ha pasado de un partido más o menos de derechas y anticonsulta a un partido de ultraizquierda, por decirlo de alguna manera, que está a favor del federalismo o el confederalismo, de la consulta. Es bueno que haya un partido más a la izquierda de Izquierda Unida. Yo no les votaría por cuestiones de gustos pero su aparición está muy bien porque es el primer partido de ámbito español que entiende el proceso que está pasando en Catalunya. Votarían que no pero lo entienden, lo comprenden y lo respetan. Y es el primer partido post-ransición. Lo lleva gente a la cual la mitología de la transición no les interesa.

Gran parte del éxito de Podemos está en la buena imagen de su líder, Pablo Iglesias. Necesitará más líderes repartidos por toda España.
Los votos que se lleva son de gente muy joven. Como la CUP que se lleva votos de los parados, de los estudiantes, de gente joven, en situación precaria, a la que no les interpela ni el franquismo ni el papel del Rey el 23F. No lo han vivido. La estructura que se ha mantenido los últimos 35 años con la excusa de que había que continuar con el bipartidismo por el recuerdo del franquismo o del 23F, no les afecta. Son gente que no tiene ese imaginario. No tienen miedo a hacer consultas, a que se le pregunte a la gente, a presentar ILP... Tienen ganas de democratizar el Estado español y la sociedad catalana.

¿Ves Guanyem Barcelona, la candidatura que lidera Ada Colau, como un hecho local o puede desbordar los límites de la ciudad?
En Madrid y en otras ciudades se están organizando plataformas similares. Los actores de la transición se han agotado. Son cuarenta años. José Bono o Felipe González y un joven de veinte años hablan idiomas diferentes, hablan de Españas, mundos diferentes. La Catalunya de la que hablaba y ha construido Jordi Pujol no tienen nada que ver con la que hay ahora.

Los liderazgos no me interesan pero la idea de que se puede crear un espacio transpartido –desde Iniciativa hasta más allá de las CUP y los movimientos sociales-, y que todo este espacio, que estaba subrepresentado o mal representado, se puede articular y tiene un discurso que hacer en las ciudades y los municipios. Es un poco lo que hacían las CUP en el territorio, un municipalismo tranquilo, que construye alternativas. Todo lo que sea aparición de nuevos fenómenos políticos tiene  que ser bueno. Si cumplen las expectativas de sus votantes sobrevivirán. Si lo hacen mal, desaparecerán. No pasa nada. Si Podemos consigue alcaldías y lo hace mal, perderá fuerza.

La aparición de Podemos y movimientos como Guanyem Barcelona puede detener el crecimiento de las CUP?
Guanyem Barcelona es un espacio nuevo y tiene que trabajarse. En Podemos tienen muy claro que la situación en Catalunya es muy compleja y lleva una dinámica propia. Hablando con ellos, reconocen que no tenían ninguna intención de desembarcar con fuerza en Catalunya. No conocen el terreno. Mantendrán una relación de cordialidad con otros grupos. Podemos, la PAH, la CUP, Proceso Constituyente, Partido X, hablan entre ellos. No es un ambiente estanco. Son espacios a construir y todos tienen muchas cosas en común.

¿Oriol Junqueras será el próximo presidente de la Generalitat?
De la Generalitat, no. La Generalitat tendrá que abolirse. Es una institución autonomista. Será el primer presidente o el primer primer ministro de la República Catalana. No sé cómo acabará todo esto. Si tendremos una República presidencialista o no. Si lo votan, que lo sea. Yo preferiría a David Fernández. Sería más divertido.

Artur Mas tiene un futuro complicado ante sí.
Ha dicho que se retirará cuando acabe el proceso, si es que acaba algún día. Y tiene todo el sentido. Yo abogo por la disolución de Convergència i Unió. Tiene que haber un partido de derechas en la República Catalana y tendrá muchos votos, pero CiU, como partido y como marca es autonomista. Nos decía que iba a Madrid a defender los intereses de Catalunya y si formas una República eso tiene que desaparecer. Será preciso un nuevo partido de derechas con presupuestos nuevos.

Parecerá que se romperá la coalición de CiU pero Convergència también tendrá que refundarse. La derecha catalana ha vivido siempre de la negociación con el poder de Madrid. Era el poder burgués catalán negociando con el poder estatal madrileño. Y ha sido así desde mediados del siglo XIX. Si se crea la República Catalana, la derecha tendría que cambiar. Cambiar y perder las elecciones, pero eso ya es más un deseo personal.

Ante la posible independencia de Catalunya hay quien dice que será un desastre económico mientras otros afirman que saldrá ganando. ¿De qué bando te inclinas?
Ni de uno ni de otro. El Cercle Català de Negocis y Xavier Sala i Martín no me gustan. Aunque sean indepes y quieran una República Catalana, su República Catalana no es la que yo quiero. Eso se dirimirá en las elecciones que se hagan. Habrá otra lucha entre derechas e izquierdas, entre modelos de país, como en cualquier país. La idea de que seremos una Suiza rica me interesa poco. Quiero un país justo. No me interesa tener una gran renta per cápita si no legalizamos los derechos de los inmigrantes o no recuperamos el sistema de salud público que estamos perdiendo.

Si cobramos más pero tenemos un ejército y estamos en la OTAN, con bases militares, no me gustará. No se trata de ser independientes para ser más ricos sino de ser independientes para poder gobernarnos de una manera més justa. Hemos llegado a la conclusión de que el Estado español no funciona y de que, además, es irreformable. Porque si no funcionase pero se pudiese cambiar no habría tantos independentistas. El Reino de España está en colapso y está blindado. Es mucho más rápido y eficaz montar un Estado nuevo con las instituciones que tenemos.

Ahora bien, Catalunya es viable económicamente, evidentemente. Es un país europeo del Primer Mundo, aunque haya quien diga que es Somalilandia. Es un país rico, con gente con estudios, con infraestructuras hechas. Está construido. No habría ninguna debacle. Además, yo tampoco cobraré pensiones, con lo que gano de precario, como periodista. A mí no me solucionaría gran cosa.

¿Nos podemos encontrar con una Catalunya independiente y de izquierdas al final de este proceso?
Eso tiene que ganarse. El debate tiene demagogias por los dos lados. Del lado independentista está la demagogia de decir que una vez proclamada la independencia todo nos será dado, no habrá corruptos, no habrá ladrones, los empresarios pagarán un salario justo... todo eso es mentira.

La ventaja de tener una República independiente es que las leyes las puedes volver a hacer para controlar y vigilar más a los que nos roban y nos expolian, para blindar cuestiones como la sanidad, la vivienda, el territorio,... Podremos hacer leyes e instituciones nuevas más justas y adecuadas al mundo, pero por ser catalanes no somos más eficaces que los murcianos, por ejemplo.

¿Y esta República Catalana plantaría cara a la Europa que impone la política de austeridad?
El modelo de República que tienen las derechas catalanas es ser un país obediente con Bruselas y el Fondo Monetario Internacional y estar dentro de este juego, sin criticar mucho. Como Austria, un país que está allí, calladito. Es el juego de las derechas.

Pero aunque continuemos en España seguirá siendo el juego de las derechas. Lo que es interesante del proceso independentista es, por un lado, que es un proceso de liberación nacional, que suena un poco a años sesenta, pero también supone el empoderamiento popular. La soberanía popular no la tienen los pueblos, ahora. Ni tan siquiera los Parlamentos. La tienen instituciones supranacionales como la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional,... El proceso catalán tiene de interesante que es la recuperación de soberanía per la gente. Hay mucha gente que no es independentista y quiere votar porque entiende que hacerlo es recuperar soberanía que ha perdido.

Si a Europa le parece bien el proceso catalán es que no lo estamos haciendo suficientemente bien. Tiene que haber algún momento en que tengan algo de miedo. Hasta ahora, los que han dicho que están más espantados son Lara, Brufau, Fainé, Durao Barroso, Juncker... Eso es un buen síntoma. Si a la gente poderosa no les gusta lo que estamos haciendo es un motivo más para hacerlo.

Arnaldo Otegi, rehén político de España

sábado, 26 de julio de 2014 · 0 comentarios

Petxo Idoiaga
Catedrático de Comunicación Audiovisual en la Universidad del País Vasco 

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha desestimado, el 22 de julio, el recurso de amparo presentado por Arnaldo Otegi, Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto y Miren Zabaleta contra la sentencia del Tribunal Supremo que les condenó en mayo de 2012 a 6 años de prisión... tras rebajar la inicial condena de septiembre de 2011 a 8 y 10 años dictada por la Audiencia Nacional por el caso "Bateragune".

La cuestión de "forma". En aquella ocasión, el Tribunal Supremo, aceptando un "recurso de casación" y rebajando la pena a "solo" 6 años la condena de prisión para las personas juzgadas, rechazó que la Audiencia Nacional hubiera vulnerado su "derecho a la imparcialidad" porque formase parte del tribunal la magistrada Ángeles Murillo que había sido apartada, por imparcialidad, en un juicio anterior a Arnaldo Otegi. "El que es malo para sí, ¿para quién será bueno?" (Eclesiastes 14,5). Pues si lo dice la Biblia...

Los dos asuntos de "fondo". El primero, que la sentencia del TC ha tenido 7 votos favorables y 5 en contra. Los 7 corresponden a los miembros "conservadores" nombrados directamente a propuesta del PP o vinculados a este partido, lo que demuestra el carácter puramente político de esta resolución judicial. El segundo, que TC considere - como dicta su sentencia- que sí ha sido concluyente para "inferír que actuaban bajo la dirección" de ETA, "que su actuación era del todo coincidente en lo relativo a la consecución de objetivos políticos y también en cuanto al uso de de los medios violentos e ilícitos para su consecución, que es lo que define la actuación de las organizaciones terroristas".

No hay mucho que hablar sobre el primer asunto de fondo. No es que vivamos en un sistema en el que la "Justicia" está politizada, sino en el que el repartido poder político entre las dos "castas" partidarias dominantes, impone las resoluciones judiciales. No es el único, pero sí uno de los más determinantes males de la basura democrática vigente en España, una de las murallas a derribar para quien desee una, al menos, regeneración democrática.

El segundo asunto resulta igualmente patente pero es, incluso, más estratégico para el Estado fundado en la indisoluble unidad de España.

"Inferir" es deducir una cosa de otra. La inferencia no es, pues, una prueba en sí misma y, dicen que dice la Ley, sin pruebas no puede haber condena.

La coincidencia con la "consecución de objetivos políticos" es, cuando poco, un totum revolutum argumental. Si se refiere a la "independencia" y al "socialismo" (aunque en ETA esta afirmación no tenga un horizonte claro), pues hay decenas de miles de personas que lo apoyan y deberían ser detenidas y encarceladas para 8 o 10 años por lo menos.

Pero lo de la implicación de Otegi y las demás personas condenadas en el "uso de los medios violentos e ilícitos" para la consecución de los citados objetivos políticos no es sólo una mentira, sino que es una mentira que el TS y las instituciones políticojudiales españolas la afirman sabiendo que es absolutamente falso. La realidad es la contrapuesta: bajo esa acusación se está condenando, precisamente, a quienes desmontaron por iniciativa civil y democrática que siguieran utilizándose los medios violentos para la consecución de objetivos políticos.

En conclusión, sobre todo, se está criminalizando a la democrática defensa de una modificación radical de lo que, administrativamente, está bajo la marca "España".

Tras la sentencia del TC, los voceros que dicen hablar en nombre de la democracia institucionalmente antidemocrática y de, algunas, de las víctimas de ETA, han tocado a rebato las campanas de la iglesia (la católica oficial también está en ello). Pero no son sonidos de reivindicar sobre la violencia de ETA ni la verdad ni el reconocimiento. Sólo quieren que el ruido impida la comprensión de nuestra historia.

Ya sé que en el titular he puesto que Arnaldo es rehén político de España. Quizá habría sido políticamente más correcto decir que lo era del Estado español. Pero en esto no sólo está implicado el Estado (su poder políticojudicial, aunque la RAE me asegura que esa es una palabra errónea), ni sólo el sistema partidario (esa su parte, al menos, bien llamada "casta"), sino también el silencio social español. Entiendo ese silencio después de tantos años de ETA, aunque quisiera recordar, también, los mismo años de torturas y asesinatos del Estado. Pero, en todo caso, quiero afirmar que liberarse de ese silencio social es vital, además de para la libertad de estas personas, para la libertad política y moral de todo el movimiento social, soberanista y libertario sometido al Estado... ¡español!, por encima de cualquier otro adjetivo.

El TC avala la contrarreforma laboral del PP

lunes, 21 de julio de 2014 · 0 comentarios

Iñaki Uribarri

En la reunión del 15 de julio, el Tribunal Constitucional ha dado el visto bueno, con 9 votos a favor y 3 en contra, a algunos aspectos de la reforma laboral del PP de 2012, que habían sido demandados como inconstitucionales por el PSOE e Izquierda Plural. En las mismas posiciones y argumentaciones, más o menos, estaban los sindicatos y algunos juzgados de lo social. Esta sentencia, sumada a otra del pasado febrero, da como buena parte del contenido de la reforma laboral que el Gobierno Rajoy implantó por la vía de Decreto-Ley en febrero y con su mayoría parlamentaria absoluta como Ley en el verano de 2012. Sin embargo, todavía quedan por dilucidar algunos recursos de inconstitucional, que tienen que ver con cuatro temas de considerable enjundia:

1. Como afectan los ERE que implican despidos en el sector público; es decir, se debe despejar si la fórmula de facilitar el despido vía ERE (cuando haya problemas presupuestarios) es aplicable o no en la administración y los entes que de ella dependen.

2. Si para llevar adelante un despido mediante ERE, es suficiente que las empresas demuestren que les ha bajado su cifra de ventas durante los tres últimos trimestres consecutivos comparados con los tres trimestres correspondientes del año anterior.

3. La limitación de la ultraactividad de los convenios (continuación de la aplicación de los convenios mientras no se firme otro nuevo) a un año tras la pérdida de vigencia del convenio anterior.

4. Si es constitucional la modificación unilateral por parte del empresariado de las cláusulas firmadas en los contratos de trabajo (sueldos, jornada, horario, categoría laboral) siempre que superen las condiciones del convenio aplicable, cuando se demuestre la existencia de reducciones en la cifra de ventas los dos trimestres anteriores a la solicitud de esta medida comparados con los correspondientes del año anterior.

Los aspectos de la reforma que el Tribunal Constitucional ha aprobado el 15 de julio son los siguientes:

1. El nuevo contrato para emprendedores y emprendedoras que ampliaba el periodo de prueba hasta un año. Este contrato se aplica exclusivamente en empresas con plantilla inferior a 50 personas. El despido durante el año de prueba no tiene indemnización y la empresa tampoco debe justificar causa alguna, ya que se produce dentro del periodo de prueba. Es decir, equivale a que existe una libertad absoluta para que la patronal decida la idoneidad o no de la persona trabajadora.

La inmensa mayoría de juristas, además de la OIT y la anterior doctrina del propio Tribunal Constitucional, siempre han considerado que la justificación de los despidos era una regla de oro de las relaciones laborales, pues equilibraba un tanto la relación capital-trabajo en el mundo laboral.

2. Los convenios de empresa tendrán preferencia sobre los convenios sectoriales. Esto significa que en un convenio de empresa se podrán pactar condiciones laborales peores para la parte social que las que contiene el convenio sectorial.

3. La Comisión Consultiva Nacional de Convenio Colectivos (CCNCC), con sede en Madrid, hará el arbitraje obligatorio en los casos de desacuerdo entre las partes económica y social cuando se planteen descuelgues de los convenios vigentes por la parte económica.

4. Se asume la desaparición o el carácter residual de los salarios de tramitación (estos salarios eran los que tenía que pagar el empresario o empresaria desde la fecha del despido hasta la sentencia o la readmisión en el caso de los despidos improcedentes o nulos). Ahora es el desempleo el que carga con estos salarios, a través de sus prestaciones, sin que la patronal tenga que devolver nada, en caso de que la sentencia le sea desfavorable.

5. Se convalida que la indemnización de cualquier tipo de contrato indefinido será de 33 día por año, en caso de despido improcedente, a partir de la fecha de entrada en vigor de la reforma laboral 2012, sea cual sea la antigüedad del contrato. O sea, pasaron a la historia las indemnizaciones de 45 días por año con tope de 42 mensualidades.

En un artículo del catedrático del Derecho de Trabajo de la Universidad de Sevilla, Jesús Cruz Villalón, comentando la reciente sentencia del TC (El País 16/julio/2014) remarca dos cuestiones que comparto plenamente:

1. Que representa un giro cualitativo sobre lo que venía siendo la propia doctrina del TC (un giro a la derecha, por supuesto): sobre la necesaria causalidad de las extinciones de los contratos; sobre la eficacia vinculante de los convenios colectivos; sobre la inconstitucionalidad de los arbitrajes obligatorios públicos (salvo contadas excepciones) cuando modificaban lo pactado en el convenio.

2. Que los indicios que esta sentencia nos pone sobre la mesa llevan a pensar que ésta será la línea que va a seguir el TC en sus futuras sentencias sobre la reforma laboral de 2012.

Sin embargo hay una que no comparto. Es cuando Cruz Villalón afirma que “podría suceder que en el desarrollo cotidiano de las relaciones laborales las consecuencias sean menores. El contrato de trabajo con largo periodo de prueba en términos estadísticos ha tenido escasa acogida, aunque a partir de ahora tampoco es descartable que se incremente su número. El sistema de descuelgue del convenio no acordado en la práctica ha sido excepcional y, finalmente, el convenio sectorial ha conservado su fuerza a pesar de la preferencia aplicativa de los convenios de empresa impuesta por la reforma”.

Mis pegas son las siguientes:

1. Creo que cuando se instale definitivamente la recuperación económica los contratos de emprendedores/as van a crecer mucho, porque son baratísimos para el capital y porque pueden jugar un papel transitorio ideal hacia el contrato indefinido.

2. En La Comunidad Autónoma del País Vasco los convenios de empresa se están imponiendo mayoritariamente a los sectoriales. Porque es la orientación estratégica que defiende el sindicato mayoritario ELA (40% de representación), porque la patronal de las tres provincias vascongadas (Araba, Bizkaia y Gipuzkoa) ha decidido bloquear radicalmente la negociación colectiva (dos tercios de las trabajadoras y trabajadores vascos tienen sus convenios caducados), porque los sindicatos que estamos por mantener los convenios sectoriales (entre ellos el mío, ESK) no hemos sido capaces de cambiar la actitud de la patronal y de ELA, y porque a medida que se vaya recuperando empleo, a la nueva gente contratada no se le va a aplicar el viejo convenio caducado sino nuevas y peores condiciones. Es decir, de facto, se va a implantar un convenio B para este personal.

3. He dejado para el final la pega más importante que tengo con Cruz Villalón, aunque es más bien una pega dialéctica, por lo que no dice y sobre la que posiblemente nos pondríamos fácilmente de acuerdo. La orientación derechista del Tribunal Constitucional con la reforma laboral de 2012 se extiende a todos los campos que toca la reforma laboral. Por ejemplo, el abaratamiento de los despidos vía eliminación de los salarios de tramitación y forma de contabilizar los 33 días de indemnización en los antiguos contratos indefinidos de 45 días. En los despidos actuales que no llegan a juicio, que son más del 90%, nos resulta casi imposible pactar indemnizaciones que superen los 33 días.

Si alguien podía esperar que el Tribunal Constitucional ayudara, aunque fuera un poco, a recuperar algunas de las condiciones laborales más equilibradas que tenía la gente trabajadora frente al capital hasta el año 2012, que se lo quite definitivamente de la cabeza. Y lo que es peor, seguramente esta sentencia, y las que le seguirán, terminarán por desanimar a aquella parte de la judicatura (desde los juzgados provinciales, pasando por los Tribunales de las CC.AA. y terminando en la Audiencia Nacional) que objetivamente nos han apoyado combatiendo la reforma laboral en estos dos últimos años.

A quienes estamos en la lucha sindical nos queda por delante atravesar un desierto. Las condiciones laborales nos han cambiado tanto a peor de la mano de las reformas laborales que, en bastantes aspectos, es como si hubiéramos retrocedido cuarenta años. Esperemos que las nuevas generaciones que se han incorporado al mundo laboral, y las que les sigan, entiendan que las leyes no son eternas, que si son injustas hay que luchar por cambiarlas y no cumplirlas. Que eso hicimos en el pasado y no nos fue tan mal.

Iñaki Uribarri, es economista laboralista jubilado y miembro del sindicato ESK

Urreko Jerusalen odoleztuta

viernes, 11 de julio de 2014 · 0 comentarios

Joxe Iriarte, Bikila

Hiru gazte israeldarren bahiketaren ondorengo hilketa aitzaki, sionisten bonbardaketak Palestina, su eta gar ari jarri duten argazkiak iritsi zaizkik Facebooken bitartez. Agintariek mendeku deia egin ondoren palestinar gazte bahituaren gorpuzkin kiskaldua agertu da. Ikaragarria, bi aldetatik. Alabaina ezin ahaztu drama horretan, batzuen eta besten ardura zein den. Ezin ahaztu Israeldarrak direla palestina okupatu eta kolonizatu dutenak, palestinarrak bigarren mailako herritarrak bihurtuz, askotan inongo eskubiderik gabe.

Euskal Irratiko eguerdiko musika programa jakin dut Israelgo abesti herrikoiena, guretzako Gernikako Arbolaren pareko, beren ereserki nazionala baino ezagunagoa bakean zein gerran, soldaduek zein herritarrek abesten dutena, Yerushalain shel zahab (Urrezko Jerusalen) abestia, gure Pello Josepen bariazio txikiko kopia edo plagioa bat dela. Nonbait, Naomi Shanerek egileak (plagiatzaileak) Pako Ibañezi entzun zion Pello Josepe abestia, eta letra berria jarri aldaketa arin batzuk egin eta konkurtso batera aurkeztu eta irabazi. Handik egun gutxira Sei eguneko gerra deritzona eztanda egin zuen, eta soldadu israeldarrak alemanak Lili Marlenekin antzera, bere abesti aberkoi preziatuena bihurtu. Hainbesteko arrakasta izan zuen ereserki ofiziala ordezkatzeko proposamena eztabaidatu zuela parlamentuak. Ez zuen aurrera egin, baina gaur egun, bigarren abesti ofiziala omen da

Mikel Laboak doinu berea erabili zuen Ihes betea abestirako. Ihes betea zilegi balitz, nonbait balego bakea, baina palestinarrek ez dute non bizi bakean ezta ihes egiteko aukera, beren lurraldea armadaren zaintzapean eraikitako harresiz inguraturiko konzentrazio eremu bat bihurtu baitzaio.

Beste testuinguru batean euskaldunok harro eta pozik egon behako genuke beste herriek gure tradiziotik edatetik, azken finean, giza-errariek izan ezik, denok gara unibertsalak gure txokoan errotuta. Baina, nago, plagio hori madarikatu behako genuela, bere edertasunean herri baten kolonialismoaren sinboloa bihurtu delako. Palestinarrak entzutean madarikatzen dutelako.

Agian egunen batean, abesti horrek beste zentzu bat har lezake eta  gerta baledi anaitasunaren himnoa bihurtzen delarik, ordun poztuko nintzateke. Tamalez, hori heldu bitartean eta sarraskilarien ahotik entzuterakoan nire gaitzezpen latzena. 

Israel, la vergüenza del mundo

jueves, 10 de julio de 2014 · 0 comentarios

Iosu Perales

El asesinato de tres  jóvenes colonos israelíes me merece la más firme condena. No es de este modo que se puede avanzar hacia una paz justa. Desde el primer momento el gobierno de Israel ha atribuido a Hamás la comisión de los crímenes, pero la organización islámica no los ha reivindicado. No faltan voces que aseguran la posibilidad de una mano oculta dispuesta a generar la excusa para un ataque israelí brutal sobre Gaza y de incursiones en Cisjordania que tendrían como objetivo romper el acuerdo nacional entre Al Fatha y Hamás. No lo sé. Pero invito a las lectoras y lectores a no desechar este punto de vista.

Ahora bien, pongamos que ha sido obra de Hamás o de otra facción islámica. En ese caso afirmo que nadie en su sano juicio puede pensar que Eyal Yifrah, de 19 años, Gilad Shaar de 16 y Naftali Fraenkel, también de 16 años, son responsables de la ocupación que sufre palestina. Quienes les han asesinado han cometido un acto aberrante, profundamente inmoral, y además políticamente equivocado. Acciones como esta son contrarias a los intereses del pueblo y de la causa palestina, pues lesiona gravemente su imagen en el ámbito internacional, y degrada sus luchas. Para mí, que defiendo al pueblo palestino y sus derechos, y condeno firmemente al sionismo, la violación de los Derechos Humanos es condenable venga de donde venga.

Es igualmente monstruoso el asesinato del joven palestino Mohamad Abu Jedir de 16 años, a manos de un grupo sionista radicalizado. El ojo por ojo es un modo de venganza que desgraciadamente ha sido y es alentado por el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, como ha sido reconocido por el diario israelí Yediot Aharonot. Él mismo ha ordenado venganza cuando su ejército bombardea Gaza, un pequeño espacio de 360 kilómetros cuadrados convertido en un ghetto donde viven 1.657.000 palestinos en completa indefensión.

Cuando escribo estas líneas los bombardeos sobre Gaza se han cobrado 70 muertos y más de 500 heridos, la mayoría civiles. Para los sionistas que gobiernan Israel la vida de cada uno de los suyos vale por muchas vidas árabes. Esa es la piedra angular de una concepción que los sitúa por encima de otras razas. ¿A qué recuerda semejante barbaridad etnicista?

También digo que Israel, su existencia tal y como la conocemos actualmente, se debe a la sistemática expulsión de los palestinos de sus tierras, de su patria. 536 poblados palestinos fueron destruidos por Israel en la guerra de 1948 y hoy son más de cuatro millones los que viven en el exilio. El intento sionista de invertir la demografía pasa por prácticas como la demolición de casas en nuestros días, la ocupación de tierras y propiedades palestinas y su confiscación, los saqueos, los cierres herméticos de ciudades y pueblos a lo largo del tiempo, las detenciones masivas…La propia ciudad de Jerusalén  bajo control israelí consiente que unos cuantos miles de judíos norteamericanos propietarios de viviendas que no las ocupan (viven habitualmente en Estados Unidos) figuren como empadronados para así aumentar la población judía y minorizar a la palestina.
La historia de este conflicto es la historia de una ocupación seguida de una progresiva colonización militarizada. No es este un conflicto entre iguales, sino entre un Estado que posee armas nucleares y un pueblo sin estado que dispone de armas ligeras y está sometido a controles por tierra, mar y aire. La ocupación es el origen y sólo cuando tenga punto y final habrá esperanza para una paz basada en la convivencia de dos estados.

Esta ocupación ha sido condenada por Naciones Unidas. El Tribunal de Justicia de la Haya exigió asimismo la demolición del muro que rodea Cisjordania y aísla a las poblaciones palestinas que permanecen encerradas en cárceles abiertas. Son más de 30 las resoluciones de Naciones Unidas que Israel no cumple. Es un Estado díscolo que vive en la impunidad gracias a la protección de Estados Unidos.

En muchos aspectos la opresión sionista sobre Palestina tiene similitudes con la sufrida por el pueblo judío a manos de los nazis. Los ghettos, las redadas indiscriminadas, las persecuciones que sufren los jóvenes, las hogueras de libros sacados de la universidad de Ramallah, las detenciones administrativas que se prolongan durante meses, la destrucción de los bienes de población palestina (viviendas, comercios, vehículos), las venganzas sobre familiares de milicianos palestinos, el bombardeo de campos de refugiados como Yenin, Jabalia, Qalandia, los cortes agua y luz de poblaciones palestinas…

Mi denuncia no obedece a una predisposición anti judía. Debo decir que la clase obrera judía es heredera de una gloriosa tradición en las luchas del movimiento obrero. Los caminos del proletariado occidental están sembrados de una multitud de heroicos luchadores judíos. Todavía me emociono leyendo La Orquesta Roja, o viendo su versión cinematográfica. El problema es que un sionismo de guerra, que incluso desprecia a quienes murieron en los hornos crematorios por no rebelarse ante sus verdugos, se ha erigido en la marca del Estado de Israel: la masacre de Sabra y Chatila, rebasó todas las líneas rojas y desde ese momento la ética quedó enterrada y la mayoría israelí eligió ser cómplice en lugar de denunciar y hacer pagar a los culpables por semejante atrocidad. La paranoia de la seguridad ha hecho de Israel un Estado sometido a la lógica de la guerra.

El pueblo llano israelí, para recuperar su tradición gloriosa no tiene otro camino que ponerse de parte de los palestinos y sus derechos, pasarse al lado de quienes sufren represión y son esclavizados por el Estado de Israel. Ya hay muchas mujeres y hombres judíos que luchan contra el sionismo. La propaganda oficial los llama traidores, renegados, antisemitas, por oponerse a la opresión, pero ellos son la esperanza de un futuro en el que judíos y árabes puedan vivir juntos, en paz.

Lo cierto es que sólo mediante una gran presión de la comunidad internacional se puede poner fin a la tragedia. A los Estados y a Naciones Unidas toca la gran responsabilidad de obligar a Israel a una negociación que realmente no quiere ya que el sionismo se encuentra cómodo en su política actual de hechos consumados: seguir avanzando hacia el dominio total de la Palestina Histórica. Lo que no puede ser es que Israel tuerza la voluntad de la comunidad internacional, siga siendo un estado rebelde cuando no delincuente, y representando un peligro para la paz mundial.


También la diplomacia ciudadana tiene mucho que decir. ¿Cómo? Apoyando activamente el Boicot internacional a Israel. El BDS, el boicot, las desinversiones y las sanciones contra la ocupación, el apartheid y la colonización, es una gran iniciativa surgida de la sociedad civil palestina, no contra el pueblo israelí, ni contra los judíos, sino contra el Estado que practica políticas sionistas. ¡Acabemos con la opresión sionista, vergüenza del mundo!

Guanyem Barcelona: per un grapat de regidors

viernes, 4 de julio de 2014 · 0 comentarios

Gerard Horta, antropòleg

El tràngol fosc del postfranquisme acollí des del 1977 la participació de les burocràcies dirigents del PSUC i CCOO. El PSUC –posteriorment EUiA i ICV– formà part d'una pila de governs municipals de Barcelona del 1979 al 2011, i disposà de múltiples llocs de poder a la Diputació provincial. Malgrat tot, 32 anys al poder no serviren per impulsar una xarxa potent de cooperativisme urbà, resoldre les necessitats d'habitatge públic o d'escoles-bressol, avançar en la participació política veïnal, evitar d'esdevenir aparador graponerament turistitzat, o articular un model urbanístic que respongués a les necessitats de la majoria del veïnat. Tractem d'organitzacions inoperants a l'hora de sacsejar tan sols un pèl el model de relacions socials dominant, que no han qüestionat ni l'ordre estatal vigent ni la repressió política patida per altres sectors socials –m'hi he referit dins llibres com 'L'espai clos' (2004) o 'Rambla del Raval de Barcelona' (2010). El menyspreu envers tanta gent treballadora 'anònima', protagonista de dolorosos sacrificis –moltíssims, militants del PSUC sota la dictadura franquista–, ha procedit de polítics professionals i sindicals lligats a una esquerra política que ha contribuït decisivament a despolititzar i desmobilitzar les classes populars urbanes --un panorama generalitzat a l'Europa occidental aquests quaranta anys. La confrontació entre les representacions i les pràctiques ens permet de comprendre les lògiques dels qui racionalment han optat per aferrar-se al poder en benefici propi, i no per fer-ne instrument de canvi.

Ha costat anys i panys que arrelés una Esquerra Independentista (EI) que trenca frontalment la dicotomització entre alliberament nacional i alliberament social i que, de l'assemblea, en fa el rovell de l'ou militant. En vista d'això, la proposta d'ajuntar electoralment ICV-EUiA, Procés Constituent, les PAH i més col·lectius amb la CUP de Barcelona parteix d'una anàlisi que confon 'guanyar Barcelona' amb el fet d'accedir a l'ajuntament amb més o menys representants. Una cosa és treballar cada dia per articular col·lectivament l'associacionisme combatiu als barris i als llocs de feina --fugint del sindicalisme professional, groc, verticalitzat--, i una altra és fer de la presència a les institucions l'objectiu central de la pràctica política. Rere d'aquesta distinció hi ha dos projectes antagònics --no crec que qui impulsa Guanyem Barcelona ho ignorin.

Per ventura, les persones agrupades al Procés Constituent, les PAH i la resta de moviments col·lectius hauran de triar entre un projecte i un altre. EUiA i tot haurà de fer algun dia, o no, el pas que mai no ha gosat fer. Ben lluny de purismes essencialitzadors, em fa la impressió que hi ha qui es nega a entendre que el projecte, l'estratègia, els objectius i els mètodes organitzatius de la CUP de Barcelona i de l'EI atreuen més persones --barrejant-s'hi generacions i experiències socials molt distintes-- justament perquè s'hi encarna tot allò que en el transcurs de quasi quatre dècades el PSUC/ICV/EUiA llençà als marges del camí. La precarització de les condicions de vida i de treball, amb una tercera part de barcelonins i barcelonines que malviuen a la pobresa o al llindar de la pobresa, i l'afartament de la imposició de tres segles de 'imperio' expliquen l'acceleració del procés de conscienciació política que ha conduït tanta gent als nous moviments col·lectius. Elaborar un còctel electoral que inclogui els qui han donat suport a la 'desmemòria històrica', la constitució, els pactes de la Moncloa, de Toledo i de Can Pixa, estatuts autonòmics i estatuts dels treballadors, lleis antiterroristes i processos gentrificadors, parasitant associacions de veïns, lluites laborals i el que va arribar a ser un potent moviment ecologista resulta, pel cap baix, paradoxal.

Qui botarà d'alegria si el projecte de la unitat popular es desactiva des de dins i acaba essent abduït per l'esquerra de l'establishment? Malgrat la bona fe de molts dels impulsors de Guanyem Barcelona, el seu discurs desprèn un regust agre de regeneracionisme ciutadanista. Fins i tot diuen: 'Si som capaços d'imaginar una altra Barcelona, tindrem el poder de transformar-la.' És a dir, la lluita de classes ha deixat d'existir i cedeix el pas a la New Age: ara tot depèn de la nostra capacitat imaginativa.

La desesperació que arrosseguem els qui érem adolescents a la fi dels setanta prové d'una reflexió forjada a còpia de repressió, humiliacions i mentides: coneixem prou bé les mesquineses contra les quals ens enfrontem. En aquest sentit, i amb tots els errors i defectes que hi vulgueu trobar, la joventut de moviments com l'EI i les CUP significa una oportunitat única. El seu arrelament popular gradual als barris de Barcelona és el fruit d'una feina sorda i honesta que ve d'antic i que ha encoratjat l'arribada de gent de tots els bagatges, que ha trobat un espai polític i humà digne en què pot militar. Es tracta de gent de vint anys a quaranta que pensa, escolta, debat i actua col·lectivament i críticament, tot trencant compartimentacions socials i intergeneracionals. Malbaratarem això que ha costat tant de desenvolupar? Bescanviarem aquesta tasca feixuga per un grapat de regidors? A empentes i rodolons, la construcció de la unitat popular beu d'una síntesi d'experiències col·lectives que prova d'obrir-se sense dogmatismes, més enllà de la CUP, a projectes paral·lels per a guanyar els carrers com un pas que es projecti a l'Ajuntament de Barcelona.

Sóc fill d'en Joaquim, militant del PSUC que en refundà la cèl·lula de Cultura el 1954 amb més companys, a la Model el 1965 i expulsat del partit el 1968 perquè en qüestionava la direcció; i de la Paula, que deixà literalment la pell a CCOO. Per ells, la transició fou sòrdida vergonya, bruta traïció. Que algú ens convoqui a 'reapropiar-nos les institucions' amb els mateixos que han estat 32 anys establerts còmodament als governs de l'Ajuntament i la Diputació de Barcelona sona cínic. Tanmateix, reflexionem-hi i debatem-ho (CUP, EI, Procés, les PAH, espais diversos, figuretes mediàtiques, tothom...), sapiguem què decidim i com la història ens alliçona. En un cantó, el maquillatge electoral d'ICV-EUiA i una ànsia compulsiva de cadiretes, càrrecs i, sobretot, subcàrrecs; a l'altre, el trajecte rude a través de la vida col·lectiva: aprofundir i eixamplar un projecte de participació horitzontal al qual no es puguin retreure gaires complicitats ideològiques i orgàniques amb el model de política, d'economia, de societat, d'urbanisme i de ciutat que maldem per transcendir.

Aclariment: Sóc militant de la CUP de Barcelona, la COS del Barcelonès i la Trobada Alternativa de Nou Barris, si bé escric aquest article a títol exclusivament individual.

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak