Soberanismo con plus: más allá del derecho a decidir

lunes, 11 de mayo de 2015 ·

Ramón. Zallo

NO son temas contrapuestos puesto que responden a distintas preocupaciones. La cuestión nacional responde a la problemática de una nación sin Estado en confrontación con el modelo de Estado unitario y que remite al principio de libertad y al sujeto político como demos (ámbito y sujeto del ejercicio de la democracia). Ahí aparecen como opciones la nación española y como respuestas la reforma o la revolución democrática de construcción nacional alternativa. La cuestión social responde a la desigualdad entre clases y remite a la defensa del status quo, a la reforma o a la revolución social como modos de salida.

Sin embargo, siempre han sido temas muy relacionados. Hay protagonismo y beneficio social para la clase o grupo social que hegemonice la alternativa nacional mayoritaria o triunfante y no cabe proyecto nacional sin proyecto social (explícito o implícito) y viceversa. Combínense las respuestas anteriores y aparecerán las distintas variantes de derechas, centro e izquierdas de referencia nacional vasca o española.

CAMBIOS La temática sigue siendo actual, pero adquiere una nueva luz con los cambios ocurridos desde los años 80. Cabe apuntar algunos:

-La experiencia desde la Transición tiene la doble cualidad de desmitificar una democracia esclerotizada y de ofrecer una mirada nueva y bastante compartida sobre lo que sería calidad democrática y los modos participativos ciudadanos. En Euskal Herria, la desaparición de la lucha armada elimina un tapón objetivo y mental para encarar esa calidad, puesto que una de las vías es la construcción política de las comunidades nacionales.

-La estructura de clases en el posfordismo es más estratificada y difusa que en el pasado (va más allá del lugar de producción en economías con peso mayoritario de los servicios) y viene acompañada por el deterioro de las condiciones de vida populares. La representación social y política tiene dificultades para canalizar su diversa composición y nos remite a proyectos políticos o ideológicos estructuradores, siendo uno de ellos el soberanismo con vocación integral.

-Otros sujetos y temáticas (feminismo, ecologismo..) aunque no pueden ejercer de eje centralizador político.

-Los Estados ceden competencias por arriba (ámbito supranacional) y por abajo (comunidades), pero encaran su recentralización a costa de estas últimas y no quieren saber nada de la puesta en cuestión del modelo de Estado unitario.

INSISTENTES NACIONES SIN ESTADO Las naciones sin Estado se han hecho un hueco fijo en el marco de esos cambios a través de la continuidad de sus proyectos durante décadas y, sobre todo, por sus apoyos persistentes por vía democrática. Se trata así de sujetos nada coyunturales, respaldados por mayorías, lo que les da pie a reclamar procesos constituyentes por la doble vía de legitimación: su reconocimiento en tanto sujeto político continuado y su disposición a reclamar y a aceptar -como ciudadanía- el veredicto de unas mayorías mediante las urnas. La ciudadanía real, como sociedad política contabilizada, es el referente constituyente del sujeto nacional o, dicho de otro modo, es la comunidad como ciudadanía la que constituye al sujeto nacional por mayorías.

Pero para lograr base social han tenido que trascender el discurso identitario o épico mediante alternativas en todos los órdenes; expresando proyectos económicos y sociales integrales para hoy -y no solo para mañana- y explicando que, sea la independencia o el máximo de competencias, se formulan para vivir mejor y no a costa del bienestar o para un cielo diferido. O sea, en el punto de mira no está solo el objetivo, sino que el proceso y el hoy son tanto o más importantes.

OBJETIVOS Y PROCESOS Respecto al objetivo, dado el enroque de los Estados anfitrión que intentan, en un bucle cerrado, imponer su demos (todos los españoles o franceses deciden), el elemento de definición y de legitimación de partida de los derechos nacionales sería cada vez menos la ideología -nacionalista/no nacionalista de un tipo u otro- o el proyecto -independencia, confederación, federación, autonomía- y, cada vez más, el concepto democrático mismo sobre el demos decisorio. El sujeto comunitario -tejido por la historia- como sujeto social convertido en sujeto político es lo que da pie al soberanismo, o sea a la disposición a que decida el futuro no una minoría que hegemonice procesos sino una mayoría social de forma democrática, ya lo haga en una dirección o en otra y aceptando los resultados, como en Quèbec o Escocia. Esa remisión al principio democrático es la gran fortaleza del soberanismo ante propios y extraños (la comunidad internacional hoy tan decisiva en un mundo global).

Respecto al proceso, el tema va más allá de lo democrático. Las personas en las sociedades avanzadas somos más que una identidad nacional y una ciudadanía; tenemos una identidad cultural, estamos muy tocados por nuestro lugar social y el modelo económico, tenemos derechos sociales, queremos una buena gestión participada, pertenecemos a algún género y a alguna generación y vemos con preocupación el futuro. Ello invita al soberanismo, como punto de encuentro racional y emocional para una nación justa y solidaria, a tomar las riendas de la vida toda, por lo que no es de extrañar que haya soberanismos de distintos colores.

SOBERANISMO AVANZADO ¿De qué fuentes puede beber el soberanismo y, especialmente, el progresista? Se suele entender el derecho a decidir como forma adaptada del derecho de autodeterminación en un Estado democrático o como pura formulación democrática ad hoc para canalizar una división ciudadana nacional. Pero puede ganar en valor añadido cualitativo con principios consagrados internacionalmente que combinen los derechos humanos de primera generación (derechos políticos), de segunda generación (derechos sociales y económicos) y de tercera generación, con su fuerte componente colectivo (paz, medio ambiente, identidades y diversidad, interculturalidad, autogobierno, sostenibilidad, derechos alimentarios, bioética, movilidad, cooperación, desarrollo con vida digna). E incluso conecta con los derechos nacientes de cuarta generación, vinculados a la revolución digital y a la sociedad del conocimiento (privacidad, seguridad, derecho de acceso, commons, software y cultura libres o neutralidad de las redes).

Es así que puede hacer suyos principios como los de diversidad (consagrado por la Unesco), de democracia participativa (para la regeneración democrática de las democracias de delegación mediante redes de participación, gobernanza y fiscalización ciudadana), de autogestión (propia de la economía solidaria o del bien común), de igualdad y de capacidades (Amartya Sen/Nussbaum), de economía integral (como respuesta de una colectividad en un mundo global), de subsidiaridad (lo hace mejor el más cercano con más medios), de sociedad-red (somos interdependientes) y de visibilidad (diplomacia, paradiplomacia y nodo de red).

O sea, el soberanismo, además de una apuesta por el sujeto comunitario en claves de democracia radical, que diría Ernesto Laclau, puede ser un proyecto de desarrollo integral que, además de la soberanía política, apueste por la soberanía económica -un modelo autocentrado y equitativo en economía abierta-, por las soberanías ecológica y alimentaria, por la soberanía mediática -una opinión pública propia desde un fuerte sistema comunicativo-, por una soberanía cultural, sociolingüística y educativa y por una soberanía en sus relaciones laborales.

Aunque nadie nos ahorrará los inevitables conflictos clasistas, ese planteamiento puede ayudar a unas alianzas sociales que catalicen las preocupaciones de grandes colectivos, yendo más allá de los viveros tradicionales del nacionalismo y del que retomaría algo sustancial: el impulso solidario de las comunidades hacia su emancipación.

2 comentarios :

RESISTENCIA ANTIESPAÑOLA dijo...
1 de junio de 2015, 18:39  

COMUNICADO
--------------------


Tras las elecciones municipales y autonómicas llevadas a cabo recientemente, se han abierto unas expectativas inusitadas hasta la fecha ante la espectacular irrupción en el mapa político de fuerzas casi desconocidas hasta hace poco más de un año, Podemos ( con diversas marcas ) y Ciudadanos, que han tomado auge ofreciendo medidas mágicas que solucionen la acuciante necesidad de amplias capas de la sociedad, sometidas
sin reparos a la maquinaria explotadora española.

Por otro lado, la derecha neofascista, representada principalmente en el Bipartido ( pp-psoe ) ha sufrido un serio varapalo en las urnas, extremo reconocido sobre todo por los dirigentes del pp, y no tanto, o directamente negado, por parte de los secuaces del psoe, que únicamente sacan pecho y afirman cínicamente que han ganado.
Es obvio que el fascismo español es cada vez más una bestia herida, que se agarra al poder a pesar de los serios correctivos que recibe en las urnas.
El pp está en plena crisis, y el psoe cree ser el centro de todas las miradas, y sus mandamases se frotan las manos pensando en futuros pactos que les mantengan en sus puestos de privilegio.

De los partidos emergentes, se pueden sacar distintas conclusiones sobre aspectos relevantes de su ideario.
De la formación autodenominada ciudadanos, que procede de una escisión del pp en Catalunya, poco o nada podemos esperar de positivo. No son más que una prolongación maquillada del pp, su marca blanca, una especie de lobo con piel de cordero.

RESISTENCIA ANTIESPAÑOLA dijo...
1 de junio de 2015, 18:39  

De los exmilitantes del 15-M , conocidos por la denominación Podemos, y diversos nombres usados en las elecciones municipales ( Ahora Madrid, Barcelona en comú , etc. ) esperamos que estén a la altura de las expectativas que están creando, y que no se queden en agua de borrajas, recalcando, no obstante , que la Resistencia ve con buenos ojos los programas sociales a los que pueden aspirar colectivos como Podemos, pero sin dejar de lado el avance claro y decidido en la negociación, y la búsqueda de acuerdos con las formaciones independentistas para alcanzar en un corto plazo formas de solución a las inquietudes nacionales de los pueblos y que permitan oir la voz de la ciudadanía de las naciones que aspiran a alcanzar cotas dignas de democracia, el restablecimiento de derechos conculcados por el aparato de poder español, y poder así, mediante su libre expresión democrática, alcanzar la merecida libertad y la construcción nacional, mediante la formación de nuevos estados, en una Europa cada vez más competitiva y que se debate en grandes incertidumbres económicas, sociales, etc. debido , en buena medida, a la rémora que le ha supuesto el fracaso del fallido estado español, al que tienen que sufragar para no lastrar aún más la economía europea , debido a los continuos despilfarros y malos usos de los que han hecho gala desde los partidos corruptos pp- psoe.

Si Podemos ( y sus marcas blancas ) llevan a cabo políticas, que ( además de centrarse en buena medida, en aspectos económicos que contribuyan a sanear las devastadas arcas ) sirvan también para atender las justas e históricas reivindicaciones de los pueblos que aspiran a librarse del yugo español, habrán dado pasos importantes para obtener el beneplácito de nuestra organización.

Se han esforzado mucho, desde sus comienzos, en dar a entender su presunta implicación en procesos y formas de pensamiento de izquierda, y ahora que tocarán el poder, tendrán ocasión de demostrarlo. Aún así, si desde la Resistencia viéramos que esa formación que tantas ilusiones a levantado, no hiciera honor a ello, y si no se avanzara eficazmente por el camino de la libertad y de la expresión de la voluntad de las naciones, seríamos los primeros en hacerlo ver y en mostrar nuestro profundo desacuerdo.
No apoyamos, de ningún modo, gobiernos que estén basados en pactos con los neofascistas del psoe-pp, ya que ambos son distintos perros con el mismo collar.
El psoe y el pp, como profundos defensores del españolismo más rancio y casposo, y por tanto, como enemigos decididos de la libertad de las Naciones del llamado estado español, no pueden ser puntos de apoyo para los pueblos, a los que siempre han utilizado en su provecho propio y a los que han esquilmado sin compasión para medro personal de sus dirigentes y allegados.

A las formaciones independentistas, les animamos a ffffffseguir luchando en los procesos de construcción nacional comenzados o en proyecto, y a no dejarse vencer jamás por los que tanto disfrutarían viendo hundirse el espíritu colectivo de sus pueblos.
Dedicamos un saludo especial al Pueblo Catalán, que lleva ya varios años en el candelero de la actualidad política, siguiendo su proceso de transición nacional hacia la libertad, a pesar de los múltiples obstáculos y trabas que se siguen encontrando.
Con andar firme y decidido lo conseguiremos, más pronto que tarde.

Adelante, Pueblos !
No os rindáis, proseguid la lucha por el camino hacia la libertad !

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak