Cambia el President, se mantiene la estrategia

domingo, 17 de enero de 2016 ·

Martí Caussa

En un sorprendente pacto en el último minuto el dilema “Mas o marzo” que ha dominado el debate político catalán de los últimos meses ha sido evitado. No habrá nuevas elecciones autonómicas en marzo y el presidente de la Generalitat no será Artur Mas, sino Carles Puigdemont. En Catalunya se inicia un rumbo teóricamente claro en su objetivo principal, pero en la práctica lleno de contradicciones y un nuevo pulso entre el movimiento soberanista catalán y el Estado español; este último, después de las elecciones del 20D, no tiene gobierno ni una orientación política clara, pero sus fuerzas mayoritarias son firmemente contrarias a reconocer el derecho a decidir de Catalunya.

Como la dinámica política catalana tiene diferencias muy importantes respecto a la del resto del Estado español voy a empezar recordando las dos tendencias de fondo que la vienen caracterizando.

En primer lugar la existencia de un potente movimiento popular a favor de la independencia que lleva años movilizando a millones de personas. Es un fenómeno exclusivo de Catalunya, que no tiene parangón ni en Euskal Heria, ni en Galicia, ni en el País Valencià, ni en ningún otro lugar. Posiblemente por eso es difícil de entender fuera de Catalunya, porque no se puede analizar exclusivamente en términos de derecha e izquierda, ni como una emanación o una expresión de los partidos nacionalistas. Sus organizaciones principales son Omnium Cultural, la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que es la más importante y tiene organización en la práctica totalidad de los pueblos y ciudades de Catalunya. La ANC es una organización independiente de los partidos nacionalistas, una parte muy notable de sus militantes son muy críticos con ellos, los consideran el “eslabón débil” del movimiento, aunque en su seno hay militantes de estos partidos a título individual y sus ideas influyen a la organización; los partidos mayoritarios en su interior son CDC y ERC, pero la CUP está presente y es respetada, aunque su influencia es minoritaria. La mayoría de los militantes del movimiento independentista creen que la posibilidad de la independencia está próxima y que la estrategia fundamental para hacerla realidad es la movilización y la unidad del conjunto del movimiento, incluidos los partidos nacionalistas. En su interior se ha considerado mayoritariamente que la figura de Artur Mas, después de su conversión al independentismo, era clave para asegurar el éxito del proceso. Por eso cada vez que Mas ha planteado un ultimátum el movimiento ha cedido: cuando reconvirtió la consulta del 9N en proceso de participación ciudadana, cuando atrasó al 27S la fecha de las elecciones y cuando exigió que la candidatura unitaria independiente incluyera a miembros de los partidos y a él mismo.

En segundo lugar existe en Catalunya un movimiento favorable a la construcción de alternativas electorales unitarias que impulsen políticas sociales favorables a las clases populares, erradiquen la corrupción y avancen en formas de democracia participativa. Los partidos más significativos que participan en el mismo son Podem, ICV, EUiA y la CUP. Este movimiento es homologable al que existe en el conjunto del Estado, especialmente a nivel municipal. Pero no existe separadamente del anterior, porque un gran número de personas participa en los dos; pero solamente la CUP, Procés Constituent y sectores minoritarios de ICV y EUiA participan de manera fuerte y simultánea en los dos, aunque sin una coincidencia práctica sistemática en las iniciativas que impulsan. Lo anterior es uno de los factores que explica la exageración de la tendencia a votar diferente en las elecciones municipales, las autonómicas o las estatales, especialmente ahora que el mapa político está en plena recomposición. Las elecciones municipales del 24M, en las que el derecho a decidir tuvo una incidencia limitada, vieron el triunfo de candidaturas populares como Barcelona en Comú o Guanyem Badalona en Comú (con alcaldesa de la CUP). En las elecciones autonómicas del 27S, que se presentaron como un “plebiscito” por la independencia, la CUP consiguió un magnífico resultado con un programa independentista y anticapitalista; en cambio Catalunya sí que es Pot, que defendía un programa social y un referéndum pactado, sacó menos diputados que ICV-EUiA (dos de sus componentes) en las elecciones anteriores. El 20D no se presentó la CUP, el movimiento independentista estaba en pleno desconcierto por la falta de gobierno, y En Comú Podem fue la candidatura más votada, con 928.000 votos (24,7%), defendiendo un programa de medidas sociales, democráticas, contra la corrupción y la exigencia de un referéndum vinculante sobre la independencia de Catalunya (que Podemos defendió en todo el Estado).


0 comentarios :

emeek emana

Soberanía y emancipación

Soberanía y emancipación
Bikila

Mosaiko. Gure esju dago

Mosaiko. Gure esju dago
VIDEO. Pincha la imagen

Gorripidearen Aurkezpena

Lehenengo Konferentzia

Lehenengo Konferentzia
1ª Conferencia de Gorripidea

Eztabaida - Debate

Dekalogoa

Gure esku dago

Giza eskubideak / DDHH

Gernikako akordioa

Garoña Itxi Orain!

VIDEO. German gogoan

Etxe kaleratze gehiagorik ez!

Etxe kaleratze gehiagorik ez!
VIDEO: Pásalo

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA

EUSKAL PRESOAK EUSKAL HERRIRA
Joxe Iriarte "Bikila" Cumbre del Akonkagua 6.959 m

Artxiboa

Etiketak